Comunicación telefónica de los resultados de pruebas del VIH para mejorar el conocimiento del estado de infección por VIH

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Una gran proporción de personas no saben que tienen infección por el VIH. El conocimiento del propio estado serológico del VIH es necesario para acceder al apoyo del VIH, a la atención y al tratamiento, y para prevenir la adquisición o la transmisión adicional del VIH. Los pacientes a menudo necesitan regresar al sitio de las pruebas para recibir los resultados de las pruebas del VIH y el asesoramiento posterior a las pruebas una a dos semanas después de las mismas. Con frecuencia, las personas no regresan por los resultados de las pruebas del VIH, en particular en los países en vías de desarrollo. En este contexto, las barreras como la falta de dinero, el transporte o el estigma ligado al estado serológico positivo del VIH impiden que las personas obtengan los resultados de las pruebas del VIH. Sin embargo, los resultados de las pruebas del VIH también podrían comunicarse mediante una única llamada telefónica, ya sea por línea fija o un teléfono móvil. Debido al aumento reciente del uso de teléfonos móviles en los países tanto desarrollados como en vías de desarrollo, la notificación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH podría ser un método efectivo y factible para aumentar el número de personas que reciben los resultados de las pruebas del VIH. El objetivo de esta revisión fue evaluar la efectividad de la comunicación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH, en comparación con la comunicación en persona u otros métodos de notificación de los resultados de las pruebas del VIH. Después de una búsqueda exhaustiva en diversas bases de datos científicas y otros recursos, sólo se encontró un estudio relevante. Este estudio se realizó en 1998-1999 en los Estados Unidos en jóvenes de alto riesgo y sin hogar. A los participantes se les ofreció una prueba del VIH y se les comunicó que los resultados de las pruebas del VIH estarían disponibles en dos semanas. Luego fueron divididos en dos grupos; uno que debía regresar al sitio de las pruebas para recibir los resultados de las pruebas del VIH, y otro que tenía la opción de recibir los resultados de las pruebas del VIH ya sea por teléfono o en persona en el sitio de las pruebas. En términos generales, menos de la mitad de los participantes recibieron los resultados de las pruebas del VIH. La mayoría de los participantes en el grupo de notificación telefónica optaron por la comunicación por teléfono en lugar de en persona de los resultados de las pruebas del VIH. La proporción de jóvenes que recibió los resultados de las pruebas del VIH en el grupo de comunicación telefónica fue significativamente mayor en comparación con el grupo de comunicación en persona. Sin embargo, debido a que ninguno de los participantes del grupo de comunicación telefónica tuvo pruebas positivas del VIH, el estudio no pudo proporcionar información acerca de la efectividad de la comunicación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH en las personas con VIH. Además, no fue posible encontrar información acerca de otros resultados relevantes como la satisfacción de los participantes y de los profesionales con respecto a la comunicación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH, el costo o los efectos perjudiciales potenciales de esta intervención. Se necesitan con urgencia más estudios realizados en diversos ámbitos que comparen la efectividad de la comunicación telefónica con otras formas de comunicar los resultados de las pruebas del VIH y que aporten otra información relevante además de la proporción de personas que reciben los resultados de las pruebas del VIH.

  

Conclusiones de los autores: 

Sólo se identificó un estudio elegible. Aunque este estudio reveló que el uso de notificación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH fue más efectivo que la comunicación en persona, tuvo un riesgo alto de sesgo. El estudio se realizó hace alrededor de 13 años en un país de ingresos altos, en una población de alto riesgo, con prevalencia baja de infección por VIH, y la aplicabilidad de sus resultados a otros ámbitos y contextos no está clara. El estudio no proporcionó información acerca de la notificación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH a las personas con VIH positivo debido a que ninguno de los participantes del grupo de intervención tuvo pruebas positivas del VIH. No se encontró información acerca de la aceptabilidad de la intervención para los pacientes y los profesionales, sus resultados económicos o los efectos adversos potenciales. Se necesitan pruebas consistentes de diversos ámbitos sobre la efectividad de la notificación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La presente es una de tres revisiones Cochrane que examinan la función del teléfono en los servicios de VIH/SIDA. Tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo hay una gran proporción de personas que no saben que tienen infección por VIH. El conocimiento del propio estado serológico del VIH es necesario para acceder al apoyo del VIH, a la atención y al tratamiento, y para prevenir la adquisición o la transmisión adicional del VIH. El uso de llamadas telefónicas en lugar de la comunicación en persona u otros medios para dar a conocer los resultados de pruebas del VIH podría dar lugar a que más personas reciban los resultados de las pruebas del VIH.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad del uso de llamadas telefónicas para la comunicación de los resultados de pruebas del VIH y el asesoramiento posterior a las pruebas.

Para evaluar la efectividad de la comunicación de los resultados de pruebas del VIH por teléfono, el interés se centró en si pueden aumentar la proporción de personas que reciben los resultados de las pruebas del VIH y el número de personas que conocen su estado del VIH.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, PubMed Central, PsycINFO, ISI Web of Science, Cumulative Index to Nursing & Allied Health (CINAHL), WHOs The Global Health Library and Current Controlled Trials desde 1980 hasta junio 2011. También se realizaron búsquedas en las fuentes de literatura gris como los Dissertation Abstracts International, CAB Direct Global Health, OpenSIGLE, The Healthcare Management Information Consortium, Google Scholar, Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, International AIDS Society and AEGIS Education Global Information System, y las listas de referencias de los estudios relevantes para esta revisión.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA), ensayos controlados cuasialeatorios (ECCA), estudios controlados de tipo antes y después (CAD), y estudios de series de tiempo interrumpido (STI) que compararan la efectividad de la notificación telefónica de los resultados de las pruebas del VIH y el asesoramiento posterior a las pruebas en persona u otras formas de comunicación de los resultados de pruebas del VIH en las personas de forma independiente de las características demográficas y en todos los contextos.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, dos revisores buscaron, examinaron, evaluaron la calidad de los estudios y extrajeron los datos. Un tercer revisor resolvió cualquier desacuerdo.

Resultados principales: 

De 14 717 citas, sólo un estudio cumplió con los criterios de inclusión; un ECA realizado en jóvenes sin hogar y de alto riesgo entre setiembre de 1998 y octubre de 1999 en Portland, Estados Unidos. A los participantes (n = 351) se les ofreció asesoramiento y pruebas orales del VIH y fueron asignados al azar a grupos de notificación en persona (n = 187 participantes) y telefónica (n = 167). El grupo de notificación telefónica tuvo la opción de recibir los resultados de las pruebas del VIH por teléfono o en persona. En términos generales, sólo un 48% (n = 168) de los participantes recibió los resultados de las pruebas del VIH y asesoramiento posterior a las pruebas. Significativamente más participantes recibieron los resultados de las pruebas del VIH en el grupo de notificación telefónica en comparación con el grupo de notificación en persona; 58% (n=106) vs. 37% (n=62) (p

Share/Save