Intervenciones para mejorar el control de factores de riesgo modificables en la prevención secundaria del accidente cerebrovascular

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta

Se deseó evaluar los efectos de las intervenciones para implementar estrategias de prevención secundaria de accidentes cerebrovasculares con objeto de reducir el riesgo de accidente cerebrovascular u otros eventos cardiovasculares adicionales en pacientes que ya han sufrido un accidente cerebrovascular o un accidente isquémico transitorio (AIT).

Antecedentes

El accidente cerebrovascular y el AIT son enfermedades causadas por interrupciones en el suministro de sangre al cerebro. Los pacientes que presentan un accidente cerebrovascular o un AIT están en riesgo de accidente cerebrovascular y otros eventos cardiovasculares en el futuro. Pueden utilizarse varios fármacos y cambios en el estilo de vida para disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares mediante la mejoría del control de los factores de riesgo modificables. En esta revisión, los factores de riesgo modificables de accidente cerebrovascular incluyeron presión arterial sistólica y diastólica, lípidos sanguíneos, fibrilación auricular, control de la diabetes, índice de masa corporal (IMC) y administración de medicación preventiva según lo prescrito. Las pruebas provenientes de la investigación indican que los factores de riesgo modificables suelen no ser controlados de forma efectiva después de un accidente cerebrovascular o un AIT. Por lo tanto, es importante identificar las intervenciones de asistencia sanitaria que puedan facilitar la prevención de accidentes cerebrovasculares mediante la mejoría del control de factores de riesgo modificables y el cumplimiento de los pacientes con la medicación prescrita. Las categorías de intervenciones consideradas en esta revisión sistemática fueron intervenciones educativas y conductuales para los pacientes; intervenciones educativas y conductuales para los profesionales del servicio de atención de accidentes cerebrovasculares; intervenciones organizativas.

Características de los estudios

Se identificaron 26 estudios, hasta abril 2013, para su inclusión en la revisión. Estos estudios incluyeron a un total de 8021 participantes con enfermedades cerebrovasculares y se realizaron en los EE.UU., Canadá, Europa, Asia y Australia. La media o mediana de edad de los participantes osciló entre 60 y 73 años. Seis estudios incluyeron a participantes con diagnóstico de accidente cerebrovascular isquémico, mientras que tres estudios incluyeron a participantes con accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico, o no especificaron el subtipo de accidente cerebrovascular. La mayoría de los estudios se realizó en ámbitos comunitarios o de atención primaria. Once estudios incluyeron intervenciones educativas o conductuales para los participantes y 15 estudios incluyeron intervenciones predominantemente organizativas. La mayoría de las intervenciones tuvo una duración de entre tres y 12 meses.

Resultados clave

El análisis de los efectos de los cambios en la organización de los servicios sanitarios fue compatible con mejorías significativas en la presión arterial sistólica, la presión arterial diastólica, el logro de la presión arterial deseada y el IMC; aunque la imprecisión de estos cálculos significó que no pudiese descartarse la ausencia de mejorías. Los efectos de estas intervenciones sobre los cambios en los lípidos sanguíneos, el control de la diabetes, el uso de medicación preventiva según lo prescrito o la aparición de accidente cerebrovascular y otros eventos cardiovasculares fueron imprecisos y compatibles con efectos beneficiosos y perjudiciales. Los cambios en los servicios sanitarios que consideraron sólo la educación o el comportamiento del paciente, sin ningún cambio en la organización de la atención del paciente, en general no se asociaron con pruebas claras de cambios en los factores de riesgo modificables de accidente cerebrovascular. Se identificó un gran número de estudios en curso, lo que sugiere que la investigación en esta área está aumentando.

Calidad de la evidencia

Se consideró que todos, excepto uno de los estudios incluidos, eran de una calidad razonable.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados agrupados indicaron que las intervenciones educativas no se asociaron con diferencias claras en ninguno de los resultados de la revisión. Los efectos calculados de las intervenciones organizativas fueron compatibles con mejorías y con ninguna diferencia en varios factores de riesgo modificables. Se identificó un gran número de estudios en curso, lo que sugiere que la investigación en esta área está aumentando. El uso de medidas de resultado estandarizadas facilitaría la síntesis de los hallazgos de la investigación futura.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT) presentan un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y otros eventos cardiovasculares en el futuro. Se han establecido estrategias basadas en pruebas para la prevención secundaria de accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, la ejecución de las estrategias de prevención podría mejorarse.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones de servicios de atención de accidentes cerebrovasculares para implementar estrategias secundarias de prevención de accidentes cerebrovasculares en el control de factores de riesgo modificables, incluido el cumplimiento de los pacientes con la medicación prescrita y la aparición de eventos cardiovasculares secundarios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrales Vasculares (Cochrane Stroke Group Trials Register) (abril 2013), registro de ensayos del Grupo Cochrane para una Práctica y Organización Sanitaria Efectivas (Cochrane Effective Practice and Organisation of Care Group) (abril 2013), CENTRAL (The Cochrane Library 2013, número 3), MEDLINE (1950 hasta abril 2013), EMBASE (1981 hasta abril 2013) y en 10 bases de datos adicionales. Se localizaron otros estudios mediante la búsqueda en las listas de referencias de los artículos y contacto con los autores de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaron los efectos de las intervenciones organizativas o educativas y conductuales (en comparación con atención habitual) sobre el control de factores de riesgo modificables para la prevención secundaria de accidentes cerebrovasculares.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los estudios para la inclusión y de forma independiente extrajeron los datos. Un autor de la revisión evaluó el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Se solicitaron los datos que faltaban a los autores de ensayos.

Resultados principales: 

Esta revisión incluyó 26 estudios con 8021 participantes. En general, los estudios fueron de una calidad razonable, pero un estudio se consideró en alto riesgo de sesgo. Quince estudios evaluaron intervenciones predominantemente organizativas y 11 estudios evaluaron intervenciones educativas y conductuales para los pacientes. Los resultados se agruparon cuando fue apropiado, aunque se observó la presencia de heterogeneidad clínica y metodológica. Los efectos calculados de las intervenciones organizativas fueron compatibles con mejorías y ninguna diferencia en los factores de riesgo modificables de la presión arterial sistólica media (diferencia de medias [DM] -2,57 mmHg; intervalo de confianza [IC] del 95%: -5,46 a 0,31), la presión arterial diastólica media (DM -0,90 mmHg; IC del 95%: -2,49 a 0,68), el logro de la presión arterial deseada (OR 1,24; IC del 95%: 0,94 a 1,64) y el índice de masa corporal medio (DM -0,68 kg/m2; IC del 95%: -1,46 a 0,11). No hubo ningún efecto considerable de las intervenciones organizativas sobre el perfil de lípidos, la HbA1c, el cumplimiento con la medicación o los eventos cardiovasculares recurrentes. Las intervenciones educativas y conductuales no se asociaron en general con diferencias claras en ninguno de los resultados de la revisión, y sólo hubo dos excepciones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save