Apoyo nutricional preoperatorio en pacientes sometidos a cirugía gastrointestinal

Existe una gran cantidad de investigación que relaciona un nivel deficiente de nutrición (desnutrición) con infecciones y otras complicaciones posteriores a la cirugía gastrointestinal. Estas otras complicaciones podrían incluir el deterioro tisular en el sitio de la cirugía, insuficiencia cardíaca, coágulos sanguíneos o hemorragia. Esta revisión considera la bibliografía sobre la administración de nutrición adicional a los pacientes antes de una cirugía gastrointestinal, para determinar si esta nutrición adicional presenta algún beneficio en cuanto a la reducción de las infecciones u otras complicaciones. Esta revisión consideró todos los métodos de administración de nutrición artificial a los pacientes antes de la cirugía. Los mismos incluyeron la administración de nutrición directamente en el torrente sanguíneo (nutrición parenteral), la alimentación mediante un dispositivo que permite que la nutrición se administre directamente en el aparato digestivo (nutrición enteral) o suplementos nutricionales que se toman como una bebida.

Las búsquedas de todas las bases de datos relevantes identificaron 9990 artículos, y después de la selección inicial de todos estos artículos, 167 fueron seleccionados como apropiados para esta revisión. A partir de la lectura de los resúmenes de estos ensayos, se obtuvieron 33 artículos completos, de los cuales 13 cumplieron la inclusión.

Los resultados mostraron que los estudios que evaluaban las bebidas orales con nutrientes agregados para ayudar a combatir las infecciones (“mejoría inmune”) administradas antes de una cirugía podrían reducir las complicaciones totales de un 42% en el grupo de control a un 27% en los que recibieron las bebidas, mientras que las infecciones se redujeron de un 27% en el grupo de control a un 14% en el grupo que recibió las bebidas. La nutrición parenteral redujo las complicaciones totales de un 45% en el grupo de control a un 28% en el grupo que recibió nutrición parenteral. No se demostró ningún beneficio en cuanto a las bebidas con suplementos enterales o estándar.

Por lo tanto, se han demostrado algunos beneficios para los pacientes con la administración de apoyo nutricional con bebidas para mejorar la inmunidad y con la nutrición parenteral antes de una cirugía. Sin embargo, los estudios sobre la nutrición parenteral se realizaron hace más de 20 años y durante ese tiempo ha habido muchos cambios en la práctica quirúrgica. La evaluación de la calidad de los estudios sobre la NP fue generalmente baja. Las bebidas para mejorar la inmunidad sólo se probaron en pacientes quirúrgicos seleccionados y también se informaron algunos efectos no deseados al utilizar estas bebidas en pacientes de la unidad de cuidados intensivos; por lo tanto, no se conoce si habría efectos perjudiciales al administrar estas bebidas a los pacientes que potencialmente podrían requerir apoyo en unidades de cuidados intensivos después de la cirugía. No se demostraron beneficios con la alimentación estándar oral o enteral y se necesita más investigación en estas áreas con pacientes desnutridos.

Conclusiones de los autores: 

Se han demostrado beneficios significativos con la administración preoperatoria de nutrición MI en algunos ensayos de alta calidad. Sin embargo, se identificó sesgo lo cual puede limitar la generalizabilidad de estos resultados a todos los candidatos a la cirugía GI y los datos deben considerarse en el contexto con otras innovaciones recientes en el tratamiento quirúrgico (p.ej. RMDC). También se informaron algunos efectos no deseados con los componentes de la nutrición MI en los pacientes de la unidades de cuidados intensivos y no se conoce si habría efectos perjudiciales al administrar nutrición MI a los pacientes que podrían requerir apoyo en unidades de cuidados intensivos después de la cirugía. Los estudios que evalúan la NP demostraron que la administración de NP a los candidatos quirúrgicos predominantemente desnutridos redujo las complicaciones posoperatorias; sin embargo, estos datos pueden no ser aplicables a la práctica clínica actual, como mínimo debido a que han incluido un grado alto de “hiperalimentación”. Los ensayos que evalúan la nutrición enteral u oral fueron no concluyentes y se necesitan estudios adicionales para seleccionar a los pacientes sometidos a la cirugía GI para estas intervenciones nutricionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento posoperatorio en pacientes sometidos a la cirugía gastrointestinal (GI) se está convirtiendo en un tratamiento bien establecido, y los protocolos de “Recuperación mejorada después de la cirugía” comienzan 24 horas antes de la cirugía con carga de carbohidratos y alimentación temprana oral o enteral administrada a los pacientes el primer día después de la cirugía. Sin embargo, aún no se conoce si la intervención nutricional debe iniciarse antes en el período preoperatorio. El estado nutricional preoperatorio deficiente ha estado vinculado sistemáticamente con un aumento de las complicaciones posoperatorias y un resultado quirúrgico más deficiente.

Objetivos: 

Examinar la bibliografía sobre el apoyo nutricional preoperatorio en pacientes sometidos a la cirugía gastrointestinal (GI).

Estrategia de búsqueda (: 

Las búsquedas se realizaron inicialmente en marzo de 2011 y se actualizaron posteriormente en febrero de 2012. Se incluyeron las bases de datos EBM Reviews (Cochrane DSR, ACP Journal Club, DARE, CCTR, CMR, HTA y NHSEED) MEDLINE, EMBASE, AMED, British Nursing Index Archive utilizando OvidSP en una búsqueda por separado de cada una de ellas, después de la cual se excluyeron los duplicados.

Criterios de selección: 

Los criterios de inclusión fueron los ensayos controlados aleatorios que evaluaban el apoyo nutricional preoperatorio en participantes sometidos a la cirugía GI mediante una fórmula nutricional administrada por vía parenteral, enteral u oral. Los resultados primarios incluyeron las complicaciones posoperatorias y la duración de la estancia hospitalaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos observadores seleccionaron los resúmenes para la inclusión en la revisión y realizaron la extracción de datos. Se evaluó el sesgo de cada uno de los estudios incluidos mediante las tablas de valoración del sesgo en el Cochrane Software Review Manager (versión 5.1, Colaboración Cochrane). Los ensayos se analizaron mediante el uso de los cocientes de riesgos con Mantel-Haenszel en métodos de efectos fijos presentados con heterogeneidad. Los metanálisis se realizaron en los ensayos que evaluaban la nutrición para mejorar la inmunidad (MI), los suplementos estándar orales, la nutrición enteral y la nutrición parenteral (NP) administrados de forma preoperatoria.

Las características de los estudios se resumieron en tablas. Los datos dicotómicos y de los cocientes se ingresaron en los metanálisis para los resultados primarios. Luego se resumieron en tablas con riesgo supuesto y correspondiente con el efecto relativo proporcionando intervalos de confianza del 95%.

Resultados principales: 

Las búsquedas identificaron 9900 títulos y, después de excluir los duplicados, inicialmente se examinaron 6433 títulos. Después del examen de títulos inicial, se excluyeron 6266. Se seleccionaron resúmenes para 167 estudios y se identificaron 33 artículos que satisfacían los criterios de inclusión, de los cuales 13 fueron incluidos en la revisión después de una evaluación de los textos completos.

Se incluyeron siete ensayos que evaluaron la nutrición MI en la revisión, de los cuales seis se combinaron en un metanálisis. Estos estudios mostraron un nivel bajo a moderado de heterogeneidad y una reducción significativa de las complicaciones posoperatorias totales (cociente de riesgos [CR] 0,67; IC 0,53 a 0,84). Tres ensayos que evaluaban la NP se incluyeron en un metanálisis y se demostró una reducción significativa de las complicaciones posoperatorias (CR 0,64; IC del 95%: 0,46 a 0,87) con heterogeneidad baja, en los participantes predominantemente desnutridos. Se incluyeron dos ensayos que evaluaban la nutrición enteral (CR 0,79; IC del 95%: 0,56 a 1,10) y tres ensayos que evaluaban los suplementos estándar orales (CR 1,01; IC del 95%: 0,56 a 1,10), de los cuales ninguno mostró diferencias en los resultados primarios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save