Cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo debida a un supuesto trastorno del esfínter posterior a la cirugía de próstata

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La incontinencia urinaria posterior a la prostatectomía debida a una enfermedad benigna o maligna es un resultado bien conocido y muchas veces temido. Si bien una pequeña cantidad de incontinencia tal vez no represente un problema, los niveles mayores de incontinencia podrían tener un impacto mayor en la calidad de vida de los pacientes. Entre los seis y 12 meses posteriores a la cirugía de próstata se puede presentar una mejoría en la continencia urinaria; pero, a pesar del tratamiento conservador, a los pacientes con incontinencia persistente se les suele ofrecer la cirugía como opción para tratar este trastorno molesto.

Esta revisión buscó ensayos que investigaran la efectividad de los tratamientos quirúrgicos de la incontinencia urinaria posterior a la cirugía de próstata. Existen cinco tipos de cirugía y, a pesar de que algunos de ellos se han usado por más de 20 años, sólo se halló un estudio que cumplía los criterios de inclusión. Hubo pruebas débiles sobre la efectividad del implante de un esfínter urinario artificial en comparación con el tratamiento inyectable, pero tuvo más efectos adversos y mayores costos. No hubo pruebas acerca de los otros tipos de cirugía.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas actualmente disponibles son limitadas ya que sólo se identificó un ensayo clínico aleatorio pequeño. Si bien el resultado es favorable para el implante de EUA en el grupo con incontinencia grave, este resultado debe considerarse con cautela debido al tamaño pequeño de la muestra y a la incertidumbre acerca de la calidad metodológica del estudio hallado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La incontinencia posterior a la prostatectomía por enfermedad benigna o maligna es un resultado reconocido y muchas veces temido. Si bien la presencia de algunos episodios menores de incontinencia puede pasar desapercibida, cuando éstos son más graves pueden tener un impacto mayor en la calidad de vida de los hombres.

En teoría, la incontinencia posterior a la prostatectomía puede ser originada por una disfunción del esfínter o de la vejiga. La mayoría de los pacientes con incontinencia posterior a la prostatectomía (60% a 100%) presentan incontinencia urinaria de esfuerzo, que consiste en el síntoma de emisión involuntaria de orina durante un esfuerzo o ejercicio, o bien al estornudar o toser. Esta situación puede deberse a un trastorno intrínseco del esfínter y puede tratarse con cirugía para un manejo óptimo de la incontinencia. La deficiencia del detrusor es muy frecuente después de una cirugía de enfermedad prostática benigna.

Objetivos: 

Determinar los efectos del tratamiento quirúrgico para la incontinencia urinaria relacionada con un supuesto trastorno esfinteriano posterior a la cirugía de próstata por síntomas de las vías urinarias inferiores secundarios a hipertrofia prostática benigna (resección transuretral de la próstata [RTUP], fotovaporización de la próstata, enucleación láser de la próstata y prostatectomía abierta) o prostatectomía radical para el cáncer de próstata (retropúbica, perineal, laparoscópica o robótica).

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (búsqueda 28 de julio de 2010), MEDLINE (enero de 1966 hasta enero 2010), EMBASE (enero 1988 hasta enero 2010), LILACS (enero 1982 hasta enero 2010) y en las listas de referencias de los artículos relevantes, se hicieron búsquedas manuales en las actas de congresos y se estableció contacto con los investigadores para localizar estudios.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que incluyen tratamientos quirúrgicos para la incontinencia urinaria posterior a la cirugía de próstata.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores examinaron de forma independiente los ensayos identificados, evaluaron la calidad de los artículos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Sólo un estudio con 45 participantes cumplió los criterios de inclusión. Los pacientes se dividieron en dos subgrupos (incontinencia mínima o total) y cada grupo se asignó al azar para recibir un implante de esfínter uretral artificial (EUA) o la inyección de Macroplastique. El seguimiento varió desde seis a 120 meses. En el ensayo en general, los pacientes tratados con EUA tenían más probabilidades de estar secos (18/20, 82%) que los tratados con la inyección (11/23, 46%) (OR 5,67; IC del 95%: 1,28 a 25,10). Sin embargo, este efecto sólo fue estadísticamente significativo en los pacientes con incontinencia más grave ('total') (OR 8,89; IC del 95%: 1,40 a 56,57) y los intervalos de confianza fueron amplios. Hubo complicaciones más graves en el grupo sometido a EUA, y los costos fueron mayores.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save