Estimulantes del apetito para pacientes con fibrosis quística

Pregunta de la revisión

Se buscaron pruebas sobre los efectos tanto beneficiosos como adversos del uso de estimulantes del apetito en pacientes con anorexia vinculada a la fibrosis quística.

Antecedentes

La pérdida del apetito en los pacientes con fibrosis quística afecta tanto a los pacientes en sí como a las familias. Los estimulantes del apetito se han usado para ayudar a los pacientes con fibrosis quística, que presentan falta de apetito, a aumentar las cantidades que comen con objeto de que aumenten de peso y mejoren la salud general. Sin embargo, hay inquietudes en cuanto a que los estimulantes del apetito presentan el potencial de causar efectos secundarios.

Fecha de la búsqueda

La última búsqueda de pruebas se realizó el 8 abril 2014.

Características de los estudios

Se incluyeron tres ensayos, con un total de 47 pacientes; uno de los mismos se realizó en niños pequeños y se incluyó tanto a niños como a adultos en otros dos. Estos ensayos consideraron los efectos de los fármacos (acetato de megesterol y clorhidrato de ciproheptadina) en comparación con placebo (un comprimido que no contiene medicación) para estimular el apetito. Los ensayos duraron entre tres y seis meses.

Resultados clave

Se encontró que, a corto plazo (hasta seis meses), estos fármacos pueden mejorar el peso y el apetito. No se observó ningún efecto en la función pulmonar. Todos los estimulantes pueden tener efectos adversos que pueden empeorar la fibrosis quística, como efectos sobre el control del azúcar en sangre, la fatiga, el estado de ánimo, la retención de líquidos, el hígado y la disnea, aunque lamentablemente las pruebas exactas sobre la frecuencia con que ocurrieron estos síntomas no siempre se informaron de la misma manera. Los ensayos que se encontraron fueron demasiado pequeños para indicar si el acetato de megesterol y el clorhidrato de ciproheptadina pueden mejorar el peso y el apetito de forma segura.

Aunque hay pruebas para sugerir que los estimulantes del apetito pueden mejorar el peso y la falta de apetito en adultos y niños con fibrosis quística, se cree que se necesita más investigación para identificar formas apropiadas de medición del apetito y luego recopilar datos sólidos de suficientes pacientes para determinar si los estimulantes del apetito pueden mejorar el apetito de forma segura en pacientes con fibrosis quística.

Calidad de la evidencia

Es muy grato que en dos de los tres ensayos los voluntarios tuvieran las mismas probabilidades de recibir estimulantes del apetito o placebo, aunque no se sabe con seguridad si lo anterior es válido para el tercer ensayo. No está claro si los voluntarios o los médicos podrían reconocer en qué grupo iban a estar incluidos. Se cree que ninguno de los voluntarios o los médicos podía establecer si estaban recibiendo estimulantes del apetito o un placebo. Los voluntarios se retiraron de dos estudios y existen algunas preocupaciones acerca de los motivos de los mismos. También existen algunas inquietudes en cuanto a que algunos de los resultados que el ensayo iba a medir no se informaron en los resultados publicados.

Conclusiones de los autores: 

A corto plazo (seis meses) en adultos y niños, los estimulantes del apetito mejoraron solo dos de los resultados de esta revisión - el peso (o puntuación z del peso) y el apetito; y los efectos secundarios se informaron de manera insuficiente para determinar el grado total de su impacto. Aunque los datos pueden sugerir el uso potencial de estimulantes del apetito para tratar la anorexia en adultos y niños con fibrosis quística, lo anterior se basa en datos de calidad moderada de un número pequeño de ensayos y, por lo tanto, este tratamiento no puede recomendarse de forma concluyente sobre la base de los hallazgos de la revisión. Los médicos deben ser conscientes de los efectos adversos potenciales de los estimulantes del apetito y, en consecuencia, deben vigilar activamente a cualquier paciente al que se le hayan prescrito estos fármacos.

Se necesita investigación para determinar medidas alternativas significativas para el apetito y definir lo que constituye un aumento de peso de calidad. Los ensayos futuros de los estimulantes del apetito deben usar una medida validada de los síntomas que incluya un instrumento específico de la enfermedad para medir la falta de apetito. Esta revisión destaca la necesidad de ensayos multicéntricos, bien diseñados, y con el poder estadístico adecuado para evaluar los agentes que aumentan con seguridad el apetito en pacientes con fibrosis quística y para establecer la modalidad óptima del tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La pérdida crónica del apetito en pacientes con fibrosis quística afecta tanto a los pacientes como a las familias. Los estimulantes del apetito se han utilizado para ayudar a los pacientes con fibrosis quística y anorexia crónica a lograr un índice de masa corporal y un estado nutricional óptimos. Sin embargo, los mismos pueden tener efectos adversos sobre el estado clínico.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión es buscar y evaluar sistemáticamente las pruebas sobre los efectos beneficiosos de los estimulantes del apetito en el tratamiento de la anorexia relacionada con la FQ y resumir los informes de cualquier efecto secundario.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron ensayos mediante búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Enfermedades Genéticas (Cochrane Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group's Cystic Fibrosis Trials Register), MEDLINE, Embase, CINAHL, búsqueda manual en las listas de referencias y mediante contacto con expertos locales e internacionales.

Última búsqueda en las bases de datos en línea: 1 abril 2014.

Última búsqueda en el registro de ensayos de Fibrosis Quística: 8 abril 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios de los estimulantes del apetito, en comparación con placebo o ningún tratamiento durante al menos un mes en adultos y niños con fibrosis quística.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores extrajeron de forma independiente los datos y evaluaron el riesgo de sesgo en los ensayos elegibles. Se realizaron metanálisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos (total de 47 pacientes incluidos) que compararon estimulantes del apetito (clorhidrato de ciproheptadina y acetato de megesterol) con placebo; no siempre se informaron el número de adultos o niños dentro de cada ensayo. El riesgo de sesgo de los ensayos incluidos se consideró moderado.

Un metanálisis de los tres ensayos mostró que los estimulantes del apetito produjeron un aumento mayor en la puntuación z del peso a los tres meses en comparación con placebo, diferencia de medias 0,61 (intervalo de confianza del 95%: 0,29 a 0,93) (p < 0,001) (n = 40), sin pruebas de una diferencia en el efecto entre dos estimulantes del apetito diferentes. Uno de estos ensayos también informó un aumento significativo del peso al administrar acetato de megesterol comparado con placebo a los seis meses (n = 17). Ninguno de los tres ensayos informó diferencias significativas en el volumen espiratorio forzado en un segundo (porcentaje teórico) entre los grupos de estimulantes del apetito y de placebo al momento del seguimiento, con duraciones que variaron de dos a nueve meses. Un metanálisis de dos ensayos mostró una proporción significativamente mayor de pacientes que informaron un aumento del apetito, odds ratio 45,25 (intervalo de confianza del 95%: 3,57 a 573,33) (p = 0,003) (n = 23), aunque la frecuencia de los efectos secundarios informados fue indeterminada.

Tools
Information
Share/Save