Corticosteroides para el síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas, disminución de las plaquetas) en el embarazo

La preeclampsia es una complicación grave del embarazo, caracterizada por hipertensión con proteínas en la orina, que en ocasiones evoluciona hacia convulsiones (ataques). El síndrome HELLP es una forma más grave de preeclampsia que puede provocar problemas con la función hepática, la coagulación de la sangre y la disminución de las plaquetas. El síndrome HELLP se puede diagnosticar durante el embarazo o después del parto y se asocia con enfermedad en la madre, incluido el hematoma, la rotura o la insuficiencia hepáticos; edema pulmonar; insuficiencia renal y muerte. La salud del recién nacido también puede ser deficiente, principalmente debido al parto prematuro y al retraso del crecimiento. La presente revisión examina el efecto de tratar a las mujeres con síndrome HELLP mediante corticosteroides (que pueden reducir la inflamación). Los resultados de esta revisión no indicaron que hubiera un efecto claro sobre la salud de las mujeres embarazadas cuando se trataron con corticosteroides, ni sobre sus recién nacidos. Los corticosteroides parecieron mejorar algunos componentes de las pruebas sanguíneas en las mujeres, pero no está claro si lo anterior tuvo un efecto sobre su salud general. La revisión identificó 11 ensayos controlados aleatorios que incluyeron 550 mujeres y compararon corticosteroides (dexametasona, betametasona o prednisolona) administrados durante el embarazo, justo después del parto o en el período posnatal, o antes y después del parto, con placebo o ningún tratamiento. Dos ensayos adicionales indicaron que no hubo diferencias claras entre la dexametasona y la betametasona en cuanto a resultados clínicos significativos para las mujeres o sus recién nacidos. La dexametasona mejoró el recuento plaquetario materno y algunas medidas bioquímicas en mayor medida que la betametasona.

Conclusiones de los autores: 

No hubo pruebas claras de cualquier efecto de los corticosteroides sobre resultados clínicos significativos. Las mujeres que recibieron esteroides mostraron una mejoría más significativa en los recuentos plaquetarios, que fue mayor en las que recibieron dexametasona en comparación con las que recibieron betametasona. Hasta el momento, no hay pruebas suficientes de los beneficios en cuanto a resultados clínicos significativos para apoyar el uso sistemático de los esteroides en el tratamiento del síndrome HELLP. El uso de los corticosteroides puede estar justificado en situaciones clínicas, en las cuales se considere clínicamente importante el aumento de la tasa de recuperación del recuento plaquetario.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La preeclampsia es una complicación relativamente frecuente del embarazo. El síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas, plaquetas bajas) es una manifestación grave de la preeclampsia con morbilidad y mortalidad significativas para las mujeres embarazadas y sus hijos. Los corticosteroides se utilizan frecuentemente en el tratamiento del síndrome HELLP porque se considera que mejoran los resultados.

Objetivos: 

Determinar los efectos de los corticosteroides sobre las mujeres con síndrome HELLP y sus hijos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 junio 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan cualquier corticosteroide con placebo, ningún tratamiento u otro fármaco; o que comparan un corticosteroide con otro corticosteroide u otra dosis en mujeres con síndrome HELLP.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos de forma independiente.

Resultados principales: 

Once ensayos (550 mujeres) compararon corticosteroides con placebo o ningún tratamiento. No hubo diferencias en el riesgo de muerte materna (cociente de riesgos [CR] 0,95; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,28 a 3,21), muerte materna o morbilidad materna grave (CR 0,27; IC del 95%: 0,03 a 2,12) ni en la mortalidad perinatal/infantil (CR 0,64; IC del 95%: 0,21 a 1,97). El único efecto claro del tratamiento sobre los resultados individuales fue una mejoría en el recuento plaquetario (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,67; IC del 95%: 0,24 a 1,10). El efecto sobre el recuento plaquetario fue mayor para las mujeres que comenzaron el tratamiento en el período prenatal (DME 0,80; IC del 95%: 0,25 a 1,35).

Dos ensayos (76 mujeres) compararon dexametasona con betametasona. No hubo pruebas claras de una diferencia entre los grupos en cuanto a la mortalidad perinatal/infantil (CR 0,95; IC del 95%: 0,15 a 6,17) ni en la morbilidad perinatal/infantil grave o la muerte (CR 0,64; IC del 95%: 0,27 a 1,48). No se informaron la muerte materna ni la morbilidad materna grave. En cuanto al recuento plaquetario, la dexametasona fue superior a la betametasona (DM 6,02; IC del 95%: 1,71 a 10,33) cuando el tratamiento se comenzó en el período prenatal (DM 8,10; IC del 95%: 6,23 a 9,97) y posnatal (DM 3,70; IC del 95%: 0,96 a 6,44).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save