Hemofiltración de alto volumen para la sepsis

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La sepsis grave y el shock séptico se encuentran entre las causas más frecuentes de muerte en los adultos con enfermedades que requieren el ingreso a una unidad de cuidados intensivos (UCI). La sepsis a menudo surge después de una infección. Los microorganismos que causan la infección pueden ser bacterianos, virales o micóticos. Cuando se desarrolla la sepsis, el cuerpo responde mediante la producción de sustancias químicas que causan una inflamación masiva en todo el cuerpo. (La inflamación es la forma en que los tejidos corporales reaccionan a la infección, la irritación u otra lesión). Dicha inflamación puede causar insuficiencia de órganos individuales p.ej. los riñones, el corazón, la circulación y los pulmones. Las insuficiencias en los órganos como resultado de la inflamación provocan las tasas altas de mortalidad asociadas con la sepsis.

En teoría, si fuera posible neutralizar o eliminar artificialmente estas sustancias químicas del torrente sanguíneo podrían mejorar los resultados de los pacientes (como la insuficiencia orgánica y la muerte). La hemofiltración de alto volumen es un método que podría eliminar estas sustancias químicas. La hemofiltración de alto volumen incluye la extracción de la sangre del paciente a través de un catéter grande (un tubo hueco y flexible colocado en una vena grande). Después de extraída, la sangre del paciente se pasa a presión a través de un sistema de filtrado que elimina el exceso de agua y las toxinas. Luego la sangre "purificada" regresa al paciente a través del catéter. La hemofiltración de alto volumen también presenta desventajas potenciales. Es una técnica especializada que requiere equipamiento específico y adiestramiento extra. En teoría, también podría tener efectos perjudiciales como cambios en la presión arterial del paciente o la eliminación de sustancias químicas beneficiosas (como los antibióticos) administradas para el tratamiento de la sepsis. Esta revisión evaluó si la hemofiltración de alto volumen mejora los resultados, p.ej. las tasas de mortalidad, en pacientes en estado crítico con sepsis.

En esta revisión Cochrane se incluyeron tres ensayos con 64 pacientes. Los datos de resultado fueron limitados (un ensayo informó las tasas de mortalidad en la UCI y las tasas de mortalidad a los 28 días, un ensayo informó las tasas de mortalidad en el hospital y en el tercero, el número de muertes declarado no correspondió con las tasas de mortalidad mencionadas). Ningún ensayo informó la duración de la estancia en la UCI ni en el hospital y uno informó datos sobre la disfunción orgánica. No se informaron complicaciones.

No se encontraron pruebas claras sobre el efecto beneficioso de la hemofiltración de alto volumen en pacientes en estado crítico con sepsis grave o shock séptico. Por lo tanto, no hay pruebas suficientes para apoyar el uso de hemofiltración de alto volumen en estos pacientes. Se necesitan ensayos más grandes, realizados en muchos centros, para evaluar de forma más completa resultados clínicamente relevantes y para evaluar el costo en comparación con el efecto beneficioso.

Conclusiones de los autores: 

No se informaron efectos adversos de la HFAV. No hay pruebas suficientes para recomendar el uso de HFAV en pacientes en estado crítico con sepsis grave o shock séptico, excepto como intervenciones que se investiguen en el contexto de un ensayo clínico aleatorio. Estos ensayos deben ser grandes, multicéntricos y deben incluir medidas de resultado clínicamente relevantes. También se deben evaluar las implicaciones económicas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La sepsis grave y el shock séptico son causas principales de muerte en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Lo anterior sucede a pesar de los adelantos en el tratamiento de los pacientes con sepsis grave y shock séptico que incluyen el reconocimiento temprano, el control del origen, y la administración oportuna y apropiada de agentes antimicrobianos, así como tratamientos hemodinámicos, ventilatorios y metabólicos dirigidos a un objetivo. La hemofiltración de alto volumen (HFAV) es una técnica de purificación sanguínea que puede mejorar los resultados en los pacientes en estado crítico con sepsis grave o shock séptico. La técnica de HFAV ha evolucionado a partir de los tratamientos de diálisis utilizados para tratar la lesión renal aguda (LRA) en los pacientes en estado crítico en la UCI.

Objetivos: 

Esta revisión evaluó si la HFAV mejora el resultado clínico en pacientes adultos en estado crítico con sepsis en el contexto de las UCI.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, número 7); MEDLINE (1990 hasta agosto de 2011), EMBASE (1990 hasta agosto de 2011); LILACS (1982 hasta agosto de 2011), Web of Science (1990 hasta agosto de 2011), CINAHL (1982 hasta agosto de 2011) y en sitios web específicos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) y ensayos cuasialeatorios que compararon la HFAV o la hemodiafiltración de alto volumen con el tratamiento con diálisis estándar o habitual; y ECA y ensayos cuasialeatorios que compararon la HFAV o la hemodiafiltración de alto volumen con un tratamiento con diálisis diferente. Los estudios incluyeron a adultos en unidades de cuidados intensivos.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos. De ser necesario, se solicitó información adicional a los autores de los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos con 64 participantes. Debido al escaso número de estudios y participantes no fue posible combinar los datos ni realizar análisis de subgrupos. Un ensayo informó la mortalidad en la UCI y a los 28 días, un ensayo informó la mortalidad en el hospital y en el tercero, el número de muertes declaradas no correspondió con las tasas de mortalidad mencionadas. Ningún ensayo informó la duración de la estancia en la UCI o en el hospital y uno informó la disfunción orgánica. No se informaron eventos adversos. En general, los estudios incluidos presentaron un bajo riesgo de sesgo.

Share/Save