Ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga para las madres que lactan

Antecedentes

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPICL) son sustancias que abundan en el cerebro y son necesarios para el crecimiento y la maduración de la retina y el cerebro del niño. Estos ácidos grasos incluyen el ácido docosahexanoico (ADH) y se considera que son "esenciales" porque el organismo no los puede producir de manera eficiente. Lo anterior significa que los niños con lactancia materna obtienen los ácidos grasos de la dieta de la madre, principalmente del aceite de pescado y del pescado de mar. Se examinó la evidencia del efecto de la administración de suplementos de AGPICL en las madres que lactan, sobre el crecimiento y el neurodesarrollo de sus hijos.

Características de los estudios

Se encontraron ocho ensayos clínicos aleatorizados. En los ensayos se incluyeron 1567 mujeres de países de altos ingresos. Se encontró que la calidad de la evidencia fue moderada y baja.

Resultados principales

Esta revisión de seis ECA encontró que la administración de suplementos de AGPICL en la dieta de la madre durante el embarazo y los cuatro primeros meses después del parto no mejoró el neurodesarrollo de los niños en cuanto a las habilidades de resolución de problemas, la inteligencia ni el desarrollo motor o psicomotor. En la atención de los niños a los cinco años de edad se encontró evidencia débil (un estudio) que favoreció la administración de suplementos. La edad de los niños en el momento de la última evaluación del neurodesarrollo fue de siete años. La agudeza visual de los niños no fue diferente a los cinco años de edad en comparación con los niños del grupo control de madres que recibieron suplementos de aceites de soja o de maíz.

Conclusiones

Actualmente no hay evidencia concluyente que apoye o refute la práctica de administrar suplementos de AGPICL a las madres que lactan para mejorar el desarrollo neurológico de los niños.

Conclusiones de los autores: 

Según la evidencia disponible, la administración de suplementos con AGPICL no pareció mejorar el neurodesarrollo, la agudeza visual o el crecimiento de los niños. En la atención de los niños a los cinco años de edad se encontró evidencia débil (un estudio) que favoreció la administración de suplementos. Actualmente no hay evidencia concluyente que apoye o refute la práctica de administrar suplementos de AGPICL a las madres que lactan para mejorar el desarrollo neurológico o la agudeza visual de los niños.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPICL), en especial el ácido docosahexanoico (ADH), son los ácidos grasos más abundantes en el cerebro y son necesarios para el crecimiento y la maduración del cerebro y la retina. Los AGPICL se consideran "esenciales" porque el organismo no los puede sintetizar eficientemente, por lo que provienen de la dieta materna. Aún no se ha llegado a un acuerdo acerca de si los administración de suplementos de AGPICL para las madres que lactan son beneficiosos para el desarrollo de los niños.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de los administración de suplementos de AGPICL para las madres que lactan sobre el desarrollo cognitivo y físico de los niños, además de la seguridad para la madre y el niño.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (6 de agosto 2014), CENTRAL (The Cochrane Library2014, Número 8), PubMed (1966 a agosto 2014), EMBASE (1974 a agosto 2014), LILACS (1982 a agosto 2014), Google Scholar (agosto 2014) y en las listas de referencias de las revisiones narrativas y sistemáticas publicadas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados o ensayos controlados aleatorizados grupales que evaluaron los efectos de la administración de suplementos de AGPICL en las madres que lactan y sus hijos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad y la calidad de los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron su exactitud.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos controlados aleatorizados con 1567 mujeres. Todos los estudios se realizaron en países de altos ingresos. El seguimiento más largo duró siete años.

Se informan los resultados del punto temporal de seguimiento más largo de los estudios incluidos. En general hubo evidencia de calidad moderada de estos estudios, evaluadas mediante los criterios GRADE, para los siguientes resultados medidos más allá de los 24 meses de edad de los niños: desarrollo del lenguaje y peso del niño. Hubo evidencia de calidad baja para los resultados: Inteligencia o habilidad para resolver problemas, desarrollo psicomotor, atención del niño y agudeza visual del niño.

No se encontraron diferencias significativas en el neurodesarrollo de los niños durante el seguimiento a largo plazo más allá de los 24 meses: desarrollo del lenguaje (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,27; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,56 a 0,02; dos ensayos, 187 participantes); inteligencia o capacidad de resolución de problemas (tres ensayos, 238 participantes; DME 0,00; IC del 95%: -0,36 a 0,36); desarrollo psicomotor (DME -0,11; IC del 95%: -0,48 a 0,26; un ensayo, 113 participantes); desarrollo motor (DME -0,23; IC del 95%: -0,60 a 0,14; un ensayo, 115 participantes), o en los movimientos generales (riesgo relativo [RR] 1,12; IC del 95%: 0,58 a 2,14; un ensayo, 77 participantes; a las 12 semanas de vida). Sin embargo, las puntuaciones de atención del niño fueron mejores a los cinco años de edad en el grupo de niños cuyas madres habían recibido suplementos de ácidos grasos (diferencia de medias [DM] 4,70; IC del 95%: 1,30 a 8,10; un estudio, 110 participantes). En la memoria de trabajo y el control inhibitorio, no se encontraron diferencias significativas (DM -0,02; IC del 95%: -0,07 a 0,03 en un ensayo; 63 participantes); la puntuación de la optimización neurológica no presentó diferencias (valor de p: 0,55).

Para la agudeza visual de los niños no hubo diferencias significativas (DME 0,33; IC del 95%: -0,04 a 0,71; un ensayo, 111 participantes).

Para el crecimiento no hubo diferencias significativas en cuanto a la talla (DM -0,39 cm; IC del 95%: -1,37 a 0,60; cuatro ensayos, 441 participantes), el peso (DM 0,13 kg; IC del 95%: -0,49 a 0,74; cuatro ensayos, 441 participantes) y el perímetro cefálico (DM 0,15 cm; IC del 95%: -0,27 a 0,58; tres ensayos, 298 participantes). La masa grasa y la distribución de la masa grasa del niño no difirió entre el grupo de intervención y el grupo control (DM 2,10; IC del 95%: -0,48 a 4,68; un ensayo, 115 participantes; DM -0,50; IC del 95%: -1,69 a 0,69; un ensayo, 165 participantes, respectivamente).

Un estudio (117 niños) informó de una diferencia significativa en la alergia infantil durante el seguimiento a corto plazo (RR 0,13; IC del 95%: 0,02 a 0,95), pero no durante el seguimiento a mediano plazo (RR 0,52; IC del 95%: 0,17 a 1,59).

No se encontraron diferencias significativas en dos ensayos que evaluaron la depresión posparto. No fue posible agrupar los datos debido a las diferencias en la descripción del resultado. Un estudio (89 mujeres) no encontró diferencias significativas entre la administración de suplementos de AGPICL y el grupo control a las cuatro semanas posparto (DM 1,00; IC del 95% -1,72 a 3,72).

No se informaron efectos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save