Quetiapina versus fármacos antipsicóticos típicos para la esquizofrenia

Los fármacos antipsicóticos son el tratamiento principal para la esquizofrenia y ayudan a tratar los síntomas positivos (como escuchar voces, ver cosas y tener creencias extrañas) y los síntomas negativos (que incluyen apatía, cansancio y pérdida de la emoción) de esta enfermedad. La selección del fármaco antipsicótico más eficaz que puede ser tolerado por los pacientes con esquizofrenia es fundamental para un tratamiento exitoso. Los fármacos más antiguos (también conocidos como típicos o fármacos antipsicóticos de primera generación), como la clorpromazina y el haloperidol, se han utilizado para tratar la esquizofrenia durante más de 50 años. Aunque estos fármacos más antiguos son buenos para tratar los síntomas positivos de la esquizofrenia, tienden a causar efectos secundarios indeseables. Estos efectos secundarios pueden hacer que los pacientes no toleren o no les guste tomar estos fármacos, lo que puede provocar la recaída y el ingreso hospitalario. Desde 1988 ha estado disponible una generación más nueva de fármacos antipsicóticos. Estos fármacos nuevos (conocidos como atípicos o fármacos antipsicóticos de segunda generación) son eficaces para tratar los síntomas de la esquizofrenia, pero se considera que tienen menos efectos secundarios que los fármacos más antiguos. Sin embargo, aunque los fármacos más nuevos pueden causar menos efectos secundarios como los trastornos del movimiento, se han vinculado a otros efectos secundarios como problemas del corazón o aumento de peso. La quetiapina es un fármaco antipsicótico nuevo para la esquizofrenia que ha estado disponible durante una década. Sin embargo, no está claro cómo los efectos de la quetiapina difieren de los de los fármacos antipsicóticos más antiguos. Esta revisión evaluó la efectividad y la tolerabilidad de la quetiapina versus los fármacos antipsicóticos más antiguos. Esta revisión incluyó 43 ensayos con 7217 pacientes. La mayoría de los estudios se realizó en China. En lo fundamental, la quetiapina no difirió de los fármacos más antiguos para el tratamiento de los síntomas positivos de las enfermedades mentales. Tampoco hubo diferencias claras en cuanto al tratamiento de los síntomas negativos. Sin embargo, es importante señalar que las pruebas de estos ensayos indican que la quetiapina causa menos efectos secundarios (como aumento de peso, mareos, trastornos del movimiento, incapacidad para permanecer sentado, estremecimientos, temblores y niveles anormales de la hormona prolactina que puede contribuir a problemas de salud sexual y mental). Sin embargo, las pruebas de los ensayos son limitadas debido al elevado número de pacientes que abandonan temprano en casi todos los estudios. Se necesitan más pruebas a partir de la finalización de estudios bien diseñados que comparen la quetiapina con fármacos antipsicóticos más antiguos.

Este resumen en lenguaje sencillo ha sido escrito por un consumidor, Benjamin Gray, Service User: RETHINK.

Conclusiones de los autores: 

Es posible que la quetiapina no sea diferente de los antipsicóticos típicos en el tratamiento de los síntomas positivos y la psicopatología general. No hay diferencias claras en cuanto al tratamiento de los síntomas negativos. Sin embargo, causa menos efectos adversos en cuanto al ECG anormal, los efectos extrapiramidales, los niveles anormales de prolactina y el aumento de peso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La quetiapina es un fármaco antipsicótico atípico ampliamente utilizado para la esquizofrenia que ha estado en el mercado durante una década. Sin embargo, no está claro cómo difieren los efectos de la quetiapina de los de los antipsicóticos típicos.

Objetivos: 

Examinar los efectos de la quetiapina en comparación con los antipsicóticos típicos para el tratamiento de la esquizofrenia y las psicosis esquizomorfas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (marzo de 2010) y se examinaron las referencias de todos los estudios identificados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios que compararon la quetiapina oral con fármacos antipsicóticos típicos en pacientes con esquizofrenia o psicosis esquizomorfas.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos se extrajeron de forma independiente. Para los datos dicotómicos, se calculó el cociente de riesgos (CR) y los intervalos de confianza (IC) del 95% mediante un modelo de efectos aleatorios. Los resultados seleccionados se presentaron en una tabla "Resumen de los resultados" y como riesgos comparativos cuando fue apropiado. Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias (DM) según un modelo de efectos aleatorios. Se evaluó el riesgo de sesgo de los estudios incluidos.

Resultados principales: 

La revisión incluye 43 ensayos controlados aleatorios (ECA) con 7217 participantes. En su mayoría los estudios se realizaron en China. Los porcentajes de participantes que abandonaron los estudios temprano fueron similares (36,5% en el grupo de quetiapina y 36,9% en el grupo de antipsicóticos típicos) y no se observaron diferencias significativas entre los grupos para el abandono temprano debido a cualquier motivo (23 ECA; n = 3576; CR 0,91; IC: 0,81 a 1,01; pruebas de calidad moderada); sin embargo, menos participantes del grupo de quetiapina abandonaron los estudios temprano debido a eventos adversos (15 ECA; n = 3010; CR 0,48; IC: 0,30 a 0,77).

El estado global general fue similar entre los grupos (ninguna respuesta clínicamente significativa; 16 ECA; n = 1607; CR 0,96; IC: 0,75 a 1,23; pruebas de calidad moderada) y no hubo diferencias significativas en los síntomas positivos (subpuntuación positiva de PANSS: 22 ECA; n = 1934; DM 0,02; IC: -0,39 a 0,43; pruebas de calidad moderada). La psicopatología general fue contradictoria (subpuntuación de psicopatología general de PANSS: 18 ECA; n = 1569; DM -0,20; IC: -0,83 a 0,42) entre los asignados a quetiapina y a los antipsicóticos típicos. Sin embargo, la quetiapina fue significativamente más eficaz desde el punto de vista estadístico para los síntomas negativos (subpuntuación negativa de PANSS: 22 ECA; n = 1934; DM -0,82; IC: -1,59 a -0,04; pruebas de calidad moderada); pero este resultado fue muy heterogéneo y se alcanzó en dos estudios atípicos pequeños con tamaños del efecto grandes. Sin estos dos estudios no hubo heterogeneidad ni diferencias estadísticamente significativas entre la quetiapina y los antipsicóticos típicos.

Comparada con los antipsicóticos típicos, la quetiapina podría causar menos efectos adversos (nueve ECA; n = 1985; CR 0,76; IC: 0,64 a 0,90 número necesario a tratar para dañar [NNTD] 10; IC: 8 a 17), menos ECG anormal (dos ECA; n = 165; CR 0,38; IC: 0,16 a 0,92; NNTD 8; IC: 4 a 55), menos efectos extrapiramidales generales (ocho ECA; n = 1,095; CR 0,17; IC: 0,09 a 0,32; NNTD 3; IC: 3 a 3; pruebas de calidad moderada) y menos efectos extrapiramidales específicos que incluyen acatisia, parkinsonismo, distonía y temblor. Además, podría causar un menor nivel de prolactina (cuatro ECA; n = 1034; DM -16,20; IC: -23,34 a -9,07; pruebas de calidad moderada) y un menor aumento de peso comparada con algunos antipsicóticos típicos a corto plazo (nueve ECA; n = 866; CR 0,52; IC: 0,34 a 0,80; NNTD 8; IC: 6 a 15).

Sin embargo, no hubo diferencias significativas entre los dos grupos en el intento de suicidio, el suicidio, la muerte, la prolongación del QTc, la presión arterial baja, la taquicardia, la sedación, la ginecomastia, la galactorrea, la irregularidad menstrual y el recuento de leucocitos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save