Reforzamiento de las terapias cognitivas y conductuales (TCC) con d-cicloserina para la ansiedad y trastornos relacionados

¿Por qué es importante esta revisión?

Muchas personas presentan ansiedad y trastornos relacionados (trastorno de estrés postraumático, trastorno por ansiedad social, trastorno de pánico con o sin agorafobia, fobia específica y trastorno obsesivo compulsivo). Estos trastornos son incapacitantes y pueden afectar la capacidad de los pacientes de funcionar bien en el trabajo y en las situaciones sociales. Las opciones de tratamiento actuales incluyen terapias de conversación como las terapias cognitivas y conductuales. Sin embargo, muchos pacientes no responden como se espera a estos tratamientos. Utilizar las terapias cognitivas y conductuales en combinación con algunos fármacos, por ejemplo, d-cicloserina (DCS), es una opción que puede mejorar la respuesta al tratamiento. En esta revisión se examinaron las pruebas de la DCS combinada con las terapias cognitivas y conductuales como un tratamiento para la ansiedad y trastornos relacionados en niños, adolescentes y adultos.

¿Quién puede estar interesado en esta revisión?

- Pacientes con ansiedad y trastornos relacionados.

- Las familias y los amigos de los pacientes que presentan ansiedad y trastornos relacionados.

- Médicos generales, psiquiatras, psicólogos y farmacéuticos.

- Los profesionales que trabajan con adultos, así como niños y adolescentes, en servicios de salud mental.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

- ¿El tratamiento con DCS en combinación con las terapias cognitivas y conductuales es más eficaz que el tratamiento con placebo (píldora simulada) y las terapias cognitivas y conductuales para la ansiedad y los trastornos relacionados?

- ¿El tratamiento con una combinación de DCS y terapias cognitivas y conductuales es más eficaz en la ansiedad y trastornos relacionados en comparación con otros?

- ¿Cuán aceptable es la DCS para los pacientes? Y, ¿se retiran los pacientes del tratamiento?

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos médicas para encontrar informes de ensayos clínicos (específicamente ensayos controlados aleatorios) publicados hasta el 12 de marzo de 2015 que investigaran el tratamiento de la ansiedad y trastornos relacionados con DCS combinada con las terapias cognitivas y conductuales. Para estar incluidos en la revisión, los ensayos tenían que comparar el tratamiento combinado con DCS y una terapia cognitiva y conductual con el tratamiento combinado con placebo y una terapia cognitiva y conductual para la ansiedad y trastornos relacionados. Se incluyeron estudios con participantes de todas las edades.

Se incluyeron 21 estudios en la revisión, con un total de 788 participantes.

¿Qué dicen las pruebas de la revisión?

No hubo pruebas de una diferencia entre el tratamiento combinado con DCS y las terapias cognitivas y conductuales, y el tratamiento combinado con placebo y las terapias cognitivas y conductuales, para la ansiedad y trastornos relacionados en niños, adolescentes o adultos. Esta conclusión se basó en pruebas de calidad muy baja, debido principalmente a los tamaños pequeños de la muestra y la inconsistencia entre los estudios.

No hubo pruebas de una diferencia entre el número de niños, adolescentes y adultos que se retiraron del tratamiento con DCS agregada a las terapias cognitivas y conductuales, y los que se retiraron del tratamiento con placebo agregado a las terapias psicológicas.

¿Qué debe suceder a continuación?

Se necesitan más ensayos que permitan una comprensión más clara del efecto del tratamiento con DCS en combinación con las terapias cognitivas y conductuales.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión no encontró pruebas de una diferencia entre el reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales y el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales para tratar la ansiedad y trastornos relacionados en niños, adolescentes y adultos. Estos resultados se basan en pruebas de calidad muy baja de estudios heterogéneos con tamaños de la muestra pequeños y datos incompletos para la respuesta clínica, lo que impide establecer conclusiones sobre el uso del reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales en esta etapa. Debido a que existen algunos datos preliminares alentadores de estudios individuales, se necesitan estudios de investigación adicionales para evaluar el reforzamiento con DCS en comparación con el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales y determinar los mecanismos de acción, así como la magnitud del efecto en la ansiedad y trastornos relacionados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Un número significativo de pacientes que presentan ansiedad y trastornos relacionados (como el trastorno de estrés postraumático [TEPT], el trastorno por ansiedad social [TAS], el trastorno de pánico con o sin agorafobia [TP], la fobia específica [FE] y el trastorno obsesivo compulsivo [TOC]) no logra responder óptimamente al tratamiento de primera línea con medicación o terapias cognitivas y conductuales. El agregado de d-cicloserina (DCS) a las terapias cognitivas y conductuales puede mejorar la respuesta al tratamiento al repercutir en el sistema glutamatérgico. Esta revisión sistemática tuvo como objetivo investigar los efectos de agregar DCS a las terapias cognitivas y conductuales mediante la síntesis de los datos de los ensayos controlados aleatorios relevantes y según las guías recomendadas por Cochrane.

Objetivos: 

Evaluar el efecto del reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales en comparación con el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales en el tratamiento de la ansiedad y los trastornos relacionados. Además, evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la DCS entre la ansiedad y trastornos relacionados diferentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Esta revisión incorpora por completo los estudios identificados a partir de una búsqueda en el registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Depression, Anxiety and Neurosis Controlled Trials Register, CCDANCTR) hasta el 12 marzo 2015. Este registro incluye ensayos controlados aleatorios relevantes (ECA) de: The Cochrane Library (todos los años), EMBASE (1974 hasta la fecha), MEDLINE (1950 hasta la fecha), PsycINFO (1967 hasta la fecha), el World Health Organization's trials portal (ICTRP) y ClinicalTrials.gov. También se revisaron las listas de referencias de metanálisis e informes de ECA previos. No se impusieron restricciones de idioma, ámbito, fecha o estado de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ECA del reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales versus el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales para la ansiedad y trastornos relacionados.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores (RO y TA) evaluaron de forma independiente los ECA para la elegibilidad e inclusión, extrajeron los datos de los resultados y del riesgo de sesgo y los introdujeron en un formulario de extracción adaptado. Se estableció contacto con los investigadores para obtener la información que faltaba. Además, dos autores de la revisión (KSW y HB) introdujeron y analizaron los datos.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron 21 ECA publicados, con 788 participantes en ámbitos ambulatorios. Dieciséis estudios tuvieron un rango de edad de 18 a 75 años, mientras cuatro investigaron poblaciones pediátricas con edades entre ocho a 17 años y uno incluyó niños, adolescentes y adultos. Los 21 ECA investigaron TOC (número de ECA [n] = 6), TEPT (n = 5), TAS (n = 5), FE (n = 3) y TP (n = 2). La mayoría de la información de los estudios se calificó con riesgo de sesgo bajo o incierto.

No hubo pruebas de una diferencia entre el reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales y el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales para el tratamiento de la ansiedad y trastornos relacionados en adultos en el punto final (los que responden al tratamiento, n = 9, cociente de riesgos [CR] 1,10; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,89 a 1,34; número de participantes (n) = 449; pruebas de calidad baja) y entre uno y 12 meses de seguimiento (n = 7; CR 1,08; IC del 95%: 0,90 a 1,31; n = 383). El reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales no fue superior al reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales en los niños y adolescentes, en el punto final (n = 4; CR 1,01; IC del 95%: 0,78 a 1,31; n = 121; pruebas de calidad baja) y entre tres y 12 meses de seguimiento (n = 3; CR 0,86; IC del 95%: 0,67 a 1,09; n = 91).

No hubo pruebas de una diferencia en la aceptabilidad del tratamiento para el reforzamiento con DCS de las terapias cognitivas y conductuales en comparación con el reforzamiento con placebo de las terapias cognitivas y conductuales en los adultos (n = 16; CR 0,88; IC del 95%: 0,61 a 1,25; n = 740), ni en los niños y adolescentes (n = 4; CR 0,90; IC del 95%: 0,17 a 4,69; n = 131). Estas conclusiones se basaron en pruebas de calidad moderada en adultos, y pruebas de calidad muy baja en niños y adolescentes. Aunque la diferencia observada fue pequeña, se debe señalar que hubo una eficacia alta de las terapias basadas en la exposición sola en los ensayos incluidos. Debido al número limitado de estudios no fue posible realizar un análisis de subgrupos de los factores moderadores del efecto clínico y metodológico.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save