Vitamina A para la prevención de la ceguera en niños con sarampión

Antecedentes

Anualmente 500.000 niños quedan ciegos en todo el mundo; el 75% de ellos viven en países de bajos ingresos. Las causas principales de ceguera en los niños varían mucho según la región y se relacionan con el nivel de vida de la comunidad. La cicatrización de los ojos por el sarampión, la deficiencia de vitamina A, el uso de remedios oculares tradicionales nocivos y la infección ocular del recién nacido son las principales causas de ceguera en los países de bajos ingresos. La vitamina A es un nutriente importante en el cuerpo que se requiere para el funcionamiento normal del ojo. La deficiencia de la misma da lugar a una visión deficiente.

La infección por sarampión en niños se ha asociado con la deficiencia de vitamina A y la ceguera. El control de la ceguera en los niños constituye una prioridad alta dentro del programa VISION 2020 The Right to Sight Program de la OMS. Los estudios han informado del efecto beneficioso de la vitamina A para reducir la carga de la enfermedad y la tasa de mortalidad en los niños con sarampión. Esta revisión analizó el uso de la vitamina A para prevenir la ceguera en niños infectados con sarampión sin características de deficiencia de vitamina A.

Características de los estudios

Se incluyeron dos ensayos controlados aleatorizados de calidad moderada, que incluían 260 niños con sarampión, que comparaban a los niños a los que se les administraba vitamina A con los que no se les administraba.

Resultados clave

La evidencia está actualizada hasta diciembre de 2015. Dos dosis de vitamina A administradas en dos días consecutivos a niños con sarampión hospitalizados aumentaron significativamente la concentración sanguínea de vitamina A después de una semana. Sin embargo, existe una limitación en el sentido de que ninguno de los dos estudios incluidos informó de ceguera u otros trastornos oculares en niños infectados por el sarampión. Además, en los estudios incluidos no se informó de ningún efecto secundario del tratamiento. No se encontró evidencia suficiente para demostrar los efectos beneficiosos o no de la vitamina A para la prevención de la ceguera en niños infectados con sarampión.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia y la metodología de ambos estudios fueron moderadas. El tamaño de la muestra de los estudios incluidos era relativamente pequeño, lo que podría afectar a la exactitud de los resultados.

Conclusiones de los autores: 

No se encontró ningún ensayo que evaluara si la suplementación con vitamina A en niños con sarampión previene la ceguera, ya que ninguno de los estudios informó ceguera u otras morbilidades oculares como variables principales de evaluación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La reducción de la concentración de vitamina A aumenta el riesgo de ceguera en niños infectados por el virus del sarampión. La promoción de la administración de suplementos con vitamina A en niños con sarampión contribuye al control de la ceguera en los mismos, y constituye una prioridad alta dentro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) VISION 2020 The Right to Sight Program.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la vitamina A para prevenir la ceguera en niños con sarampión sin características clínicas previas de deficiencia de vitamina A.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL 2015, número 11, MEDLINE (1950 hasta diciembre, semana 3, 2015), Embase (1974 hasta diciembre 2015) y LILACS (1985 hasta diciembre 2015).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que evaluaran la eficacia de la vitamina A para prevenir la ceguera en niños bien alimentados con diagnóstico de sarampión, pero sin características clínicas previas de deficiencia de vitamina A.

Obtención y análisis de los datos: 

Para la revisión original, dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios para su elegibilidad y extrajeron los datos sobre los resultados informados. Se estableció contacto con los autores de los ensayos incluidos para obtener información adicional sobre datos no publicados. Se incluyeron dos ECA que fueron clínicamente heterogéneos. Los resultados continuos se presentaron como la diferencia de medias (DM) con un intervalo de confianza (IC) del 95% y los resultados dicotómicos como riesgo relativo (RR) con un IC del 95%. No se consideró apropiado realizar un metanálisis debido a la heterogeneidad clínica considerable.

Resultados principales: 

Para la primera publicación de esta revisión, dos ECA con 260 niños con sarampión que compararon la vitamina A con placebo cumplieron los criterios de inclusión. Ningún estudio informó ceguera ni otras morbilidades oculares como variables principales de evaluación. Un ensayo de calidad moderada sugirió evidencia de un aumento significativo de los niveles de retinol sérico en el grupo de vitamina A una semana después de dos dosis de vitamina A (DM 9,45 µg/dl, IC del 95%: 2,19 a 16,71; 17 participantes, evidencia de calidad moderada), pero no seis semanas después de tres dosis de vitamina A (DM 2,56 µg/dl, IC del 95%: -5,28 a 10,40; 39 participantes, evidencia de calidad moderada). No hubo diferencias significativas en el aumento de peso a las seis semanas (DM 0,39 kg, -0,04 a 0,82; 48 participantes, evidencia de calidad moderada) y a los seis meses (DM 0,52 kg, IC del 95%: -0,08 a 1,12; 36 participantes, evidencia de calidad moderada) después de tres dosis de vitamina A.

El segundo ensayo no encontró diferencias significativas en los niveles de retinol sérico dos semanas después de una dosis única de vitamina A (DM 2,67 µg/dL, IC del 95%: -0,29 a 5,63; 155 participantes, evidencia de calidad moderada). El porcentaje de desnutrición entre los dos grupos no difirió significativamente a la semana (RR 0,93; IC del 95%: 0,56 a 1,54; 145 participantes) y a las dos semanas (RR 0,82; IC del 95%: 0,52 a 1,29; 147 participantes) después de una dosis única de vitamina A. No se informó ningún evento adverso en ninguno de los estudios. No se encontró ningún nuevo ECA para esta segunda actualización.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save