Macrólidos para la panbronquiolitis difusa

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La panbronquiolitis difusa (PBD), caracterizada por una limitación progresiva del flujo de aire e infección recurrente de las vías respiratorias (IVR), es una enfermedad respiratoria crónica que afecta a personas que residen en países de Asia Oriental. La prevalencia de la PBD en Japón es de aproximadamente 11 casos por 100 000 personas; aún se desconoce la prevalencia fuera de Japón. Los macrólidos son antibióticos que se utilizan contra diversas bacterias patógenas y diversas enfermedades infecciosas. Han sido los antibióticos de primera elección para el tratamiento de la PBD desde los años ochenta, sobre la base de varios estudios observacionales que encontraron que podían mejorar de manera significativa el resultado de la PBD. Sin embargo, las pruebas de alta calidad para apoyar su uso son inciertas. Se realizó una revisión sistemática sobre la base de datos médicas principales, en las que se buscaron ensayos de alta calidad sobre el uso de macrólidos en el tratamiento de la PBD. Se recuperó sólo un ensayo controlado aleatorio (RCT) que implicaba a 19 participantes y era de calidad metodológica deficiente. El mismo halló que las imágenes de tomografía computarizada de los participantes tratados con una dosis baja y a largo plazo de un macrólido (eritromicina) mejoraron en relación con el valor inicial, mientras que las imágenes del 71,4% de los participantes en el grupo de control (sin tratamiento) empeoraron y el 28,6% se mantuvo sin cambios. No se informaron efectos adversos.

Se llegó a la conclusión de que el uso de macrólidos para el tratamiento de la PBD se basa en estudios de ensayos controlados no aleatorios o retrospectivos y que hay pocas pruebas de ECA. No es posible dar ninguna nueva recomendación en base a los hallazgos de esta revisión. Sin embargo, mientras se aguardan las pruebas de estudios nuevos, de alta calidad y bien diseñados, es razonable utilizar bajas dosis de macrólidos luego del diagnóstico y continuar el tratamiento por al menos seis meses de acuerdo con lo establecido por las guías actuales.

Conclusiones de los autores: 

Hay pocas pruebas acerca de los macrólidos para el tratamiento de la PBD. Por lo tanto, no es posible dar ninguna nueva recomendación. Puede ser razonable utilizar dosis bajas de macrólidos luego del diagnóstico y continuar el tratamiento por al menos seis meses de acuerdo con lo establecido por las guías actuales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La panbronquiolitis difusa (PBD) es una enfermedad respiratoria crónica que afecta a personas que residen en países de Asia Oriental. Los macrólidos, una clase de antibióticos, se han utilizado como tratamiento principal para la PBD, sobre la base de pruebas de estudios retrospectivos y no aleatorios.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los macrólidos para la PBD.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2010, número 1), que contiene el registro especializado del Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias Agudas (Cochrane Acute Respiratory Infections Group), MEDLINE (1966 hasta abril 2010), EMBASE (1974 hasta abril 2010), Chinese Biomedical Literature Database (CBM) (1978 hasta abril 2010), China National Knowledge Infrastructure (CNKI) (1974 hasta abril 2010), KoreaMed (1997 hasta abril 2010) y en la Database of Japana Centra Revuo Medicina (1983 hasta abril 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) o cuasialeatorios que evalúen el efecto de los macrólidos para la PBD.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los estudios y el riesgo posterior de sesgo de acuerdo con la herramienta de la Colaboración Cochrane (Cochrane Collaboration's tool) que evalúa el riesgo de sesgo. Los resultados primarios fueron: tasa de supervivencia a los cinco años, función pulmonar y respuesta clínica. Se utilizaron los cocientes de riesgos (CR) para los resultados de los ensayos individuales en el análisis de datos y se midieron todos los resultados con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Sólo un ECA (19 participantes) con limitaciones metodológicas significativas fue incluida en esta revisión. El mismo halló que las imágenes de tomografía computarizada de los participantes tratados con una dosis baja y a largo plazo de un macrólido (eritromicina) mejoraron en relación con el valor inicial, mientras que las imágenes del 71,4% de los participantes en el grupo de control (sin tratamiento) empeoraron y el 28,6% se mantuvo sin cambios. No se informaron efectos adversos.

Share/Save