Dosis aumentadas versus estables de corticosteroides inhalados para las exacerbaciones del asma crónica en adultos y niños

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las guías de consenso anteriores para el tratamiento del asma han preconizado la estrategia de duplicar la dosis de los corticosteroides inhalados al inicio de una exacerbación del asma como parte de un plan de acción. Se identificaron cinco ensayos con 1250 pacientes que compararon el efecto del aumento de la dosis de corticosteroides inhalados, iniciado por el paciente, con continuar con la dosis de mantenimiento habitual durante las exacerbaciones del asma. Los pacientes asignados a la estrategia de aumentar la dosis del corticosteroide inhalado no tuvieron significativamente menos necesidad de corticosteroides de rescate orales que los pacientes que continuaron con su dosis de mantenimiento habitual del corticosteroide inhalado. De la misma manera, otros resultados no lograron mostrar que esta estrategia fuera superior. La estrategia de aumentar la dosis no se asoció con un riesgo mayor de efectos adversos. Se necesitan más investigaciones para evaluar la efectividad del uso de dosis mayores de CSI al inicio de las exacerbaciones del asma (en particular en los niños).

Conclusiones de los autores: 

Hay muy pocas pruebas a partir de los ensayos en niños. En adultos con asma que usan diariamente CSI de mantenimiento, un aumento autoiniciado del CSI de 1000 a 2000 mcg/día al comienzo de una exacerbación no se asoció con una reducción estadísticamente significativa del riesgo de exacerbaciones que requiriesen corticosteroides orales de rescate. Se necesitan más investigaciones para evaluar la efectividad del uso de dosis mayores de CSI al inicio de las exacerbaciones del asma (en particular en los niños).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los planes de acción escritos que proporcionan guías para el tratamiento precoz de las exacerbaciones del asma han recomendado tradicionalmente duplicar los corticosteroides inhalados (CSI) como uno de los primeros pasos del tratamiento.

Objetivos: 

Comparar la efectividad clínica de aumentar la dosis del CSI versus continuar con la dosis de mantenimiento habitual como parte de un plan de acción iniciado por el paciente al comenzar las exacerbaciones del asma.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group Specialised Register) (última búsqueda octubre de 2009), que proviene de búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE y CINAHL, y búsquedas manuales en revistas sobre enfermedades respiratorias y resúmenes de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon la estrategia de aumentar la dosis diaria del CSI con continuar la misma dosis del CSI en el tratamiento de las exacerbaciones del asma en los niños o los adultos con asma persistente en el hogar con dosis diaria de CSI de mantenimiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos, evaluaron su calidad y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de ECA para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ECA (cuatro con diseño de grupos paralelos y uno cruzado [crossover]) con un total de 1250 pacientes (28 niños y 1222 adultos) con asma leve a moderada. La dosis media diaria del CSI al inicio fue 555 mg (rango 200 mg a 795 mg) y la dosis media diaria del CSI alcanzada después del incremento fue de 1520 mg (rango 1000 mg a 2075 mg), en equivalentes de dipropionato de beclometasona de CFC. Tres estudios con diseño de grupos paralelos en adultos (dos con el doble de la dosis y uno con cuatro veces; con una dosis media diaria alcanzada de 1695 mg con un rango de 1420 a 2075 mg), con 1080 pacientes contribuyeron con datos al resultado primario. No hubo disminución significativa de la necesidad de corticosteroides orales de rescate cuando los pacientes fueron asignados al azar a los grupos con el CSI aumentado comparado con los grupos con la dosis de mantenimiento estable (OR 0,85; IC del 95%: 0,58 a 1,26). No hubo diferencias significativas en el riesgo general de eventos adversos no graves asociados con la estrategia de mayor dosis del CSI, pero el gran intervalo de confianza impide establecer una conclusión firme. No se informaron eventos adversos graves.

Share/Save