Drenajes versus ningún drenaje después de la linfadenectomía pélvica para prevenir la formación de linfoquistes en pacientes con cáncer ginecológico

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Drenajes versus ningún drenaje después de la linfadenectomía pélvica para prevenir la formación de linfoquistes en pacientes con cáncer ginecológico

La linfadenectomía pélvica, un procedimiento para extraer los ganglios linfáticos cercanos a los vasos sanguíneos principales de la pelvis, es un componente importante del tratamiento quirúrgico de los cánceres ginecológicos. Sin embargo, puede provocar complicaciones, especialmente la formación de linfoquistes (acumulación de líquido linfático en la pelvis) y sus consecuencias relacionadas como el edema de las piernas, bloqueo del uréter, dolor pélvico, formación de coágulos en las piernas y en las venas pélvicas, trastornos de la motilidad intestinal e infección. La colocación de drenajes de succión para eliminar el líquido linfático que se acumula en el área operatoria entre el peritoneo y la pared abdominal posterior se ha recomendado tradicionalmente para prevenir dichas complicaciones, pero las pruebas no son claras. El objetivo de esta revisión es comparar los efectos de los drenajes versus ningún drenaje para prevenir la formación de linfoquistes después de la linfadenectomía pélvica. La revisión incluye en su análisis final cuatro ensayos clínicos de buena calidad. Las participantes fueron principalmente pacientes con cáncer de cuello uterino y de endometrio, y un solo estudio también incluyó pacientes con cáncer de ovario. Los hallazgos demostraron que la colocación de drenajes de succión no es efectiva para la prevención de los linfoquistes, especialmente cuando el peritoneo (revestimiento pélvico) se deja abierto. En realidad, dicha práctica aumenta el riesgo de formación de linfoquistes a corto y a largo plazo, con síntomas relacionados.

Conclusiones de los autores: 

La colocación de sondas de drenaje retroperitoneales no tiene beneficios en la prevención de la formación de linfoquistes después de la linfadenectomía pélvica en pacientes con neoplasias ginecológicas. Cuando el peritoneo pélvico se deja abierto, la colocación de la sonda de drenaje se asocia con un riesgo mayor de formación de linfoquistes sintomáticos a corto y a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La linfadenectomía pélvica se asocia con complicaciones significativas que incluyen la formación de linfoquistes y morbilidades relacionadas. El drenaje retroperitoneal mediante succión se ha recomendado como un método para prevenir tales complicaciones. Sin embargo, los hallazgos de estudios recientes han cuestionado esta política.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del drenaje retroperitoneal versus ningún drenaje después de la linfadenectomía pélvica sobre la formación de linfoquistes y morbilidades relacionadas en pacientes con cáncer ginecológico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Cáncer Ginecológico (Cochrane Gynaecological Cancer Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, número 2, 2009) en The Cochrane Library, en bases de datos electrónicas (MEDLINE, EMBASE), y en las listas de citas de publicaciones relevantes; Las últimas búsquedas se realizaron el 14 de mayo de 2009.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparen el efecto del drenaje retroperitoneal versus ningún drenaje después de la linfadenectomía pélvica en pacientes con cáncer ginecológico. El drenaje retroperitoneal se definió como la colocación de drenajes de succión pasivos o activos en los espacios pélvicos retroperitoneales. Ningún drenaje se definió como ninguna colocación de drenajes de succión pasivos o activos en los espacios pélvicos retroperitoneales.

Obtención y análisis de los datos: 

Los estudios se evaluaron mediante criterios de calidad metodológica. Para los datos dicotómicos se calcularon los cocientes de riesgos (CR) y los intervalos de confianza (IC) del 95%. Los datos continuos se examinaron mediante la diferencia de medias ponderada (DMP) y los IC del 95%.

Resultados principales: 

Al considerar los resultados a corto plazo (dentro de las cuatro semanas después de la cirugía), el drenaje retroperitoneal se asoció con una tasa comparable de formación general de linfoquistes cuando se analizaron en conjunto todos los métodos de tratamiento del peritoneo pélvico (dos estudios, 204 pacientes; CR 0,76; IC del 95%: 0,04 a 13,35). Cuando el peritoneo pélvico se dejó abierto, las tasas de formación general de linfoquistes (un estudio, 110 pacientes; CR 2,29; IC del 95%: 1,38 a 3,79), y la formación de linfoquistes sintomáticos (un estudio, 137 pacientes; CR 3,25; IC del 95%: 1,26 a 8,37) fueron mayores en el grupo con drenajes. A los 12 meses después de la cirugía las tasas de formación general de linfoquistes fueron comparables entre los grupos (un estudio, 232 pacientes; CR 1,48; IC del 95%: 0,89 a 2,45). Sin embargo, hubo una tendencia hacia un riesgo mayor de formación de linfoquistes sintomáticos en el grupo con drenajes (un estudio, 232 pacientes; CR 7,12; IC del 95%: 0,89 a 56,97).

Share/Save