Lavado articular para la osteoartritis de la rodilla

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación sobre el efecto del lavado articular en la osteoartritis (OA) de la rodilla.  La revisión muestra que en pacientes con OA, el lavado articular:

- puede no mejorar el dolor y la función en comparación con un tratamiento de simulacro o ningún tratamiento.

A menudo no se cuenta con información precisa acerca de los efectos secundarios y las complicaciones. Es particularmente válido para los efectos secundarios poco frecuentes pero graves. 

¿Qué es la osteoartritis y qué es el lavado articular?

La osteoartritis (OA) es una de las formas más comunes de artritis y puede afectar las manos, las caderas y las rodillas. En la OA, el cartílago se rompe, lo cual puede causar inflamación y dolor de forma posterior. La OA puede ocurrir en diferentes áreas de la rodilla o en la rodilla entera. Cuando el cartílago se rompe, quedan trozos de tejido alrededor de la articulación, lo cual puede agravar la inflamación e impedir que la articulación trabaje de forma adecuada. 
El lavado articular implica el lavado de cualquier resto o trozo de tejido suelto del interior del espacio articular. Incluye la inserción temporal de tubos pequeños en uno o más puntos de acceso en la rodilla.

Esta revisión sistemática considera tres tipos de lavado articular. El lavado articular con irrigación tidal utiliza sólo un punto de acceso para inyectar líquido y luego extraerlo alternativamente. El lavado articular no artroscópico utiliza dos puntos de acceso, uno para inyectar el líquido y otro para eliminar el líquido, aunque no se realiza la inspección visual de la rodilla. El lavado articular artroscópico es un lavado articular formal además de una inspección visual de las estructuras de las articulaciones de la rodilla mientras se realiza el procedimiento.

Conclusiones de los autores: 

El lavado articular no da lugar a un beneficio relevante para los pacientes con osteoartritis de la rodilla en cuanto al alivio del dolor o la mejoría de la función.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La osteoartritis es la forma más frecuente de trastorno articular y la causa principal de dolor y discapacidad física. Los estudios observacionales indicaron un beneficio del lavado articular, aunque los ensayos controlados de simulacro realizados recientemente produjeron resultados contradictorios, y sugirieron que el lavado articular no es efectivo.

Objetivos: 

Comparar el lavado articular con la intervención de simulacro, placebo o el control con ninguna intervención en cuanto a los efectos sobre el dolor, la función y los resultados de seguridad en pacientes con osteoartritis de la rodilla.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE y CINAHL (hasta el 3 agosto 2009), se revisaron las actas de congresos, las listas de referencias y se estableció contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Los estudios se incluyeron cuando eran ensayos aleatorios o cuasialeatorios que comparaban el lavado articular artroscópico y no artroscópico con una intervención de control en pacientes con osteoartritis de la rodilla. No se aplicó ninguna restricción de idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión independientes extrajeron los datos utilizando formularios estandarizados. Se estableció contacto con los investigadores para obtener información faltante sobre los resultados. Se calcularon las diferencias de medias estandarizadas (DME) para el dolor y la función, y los cocientes de riesgos para los resultados de seguridad. Los ensayos se combinaron mediante el metanálisis de efectos aleatorios de la varianza inversa.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos con 567 pacientes. Tres ensayos examinaron el lavado articular artroscópico, dos el lavado articular no artroscópico y dos la irrigación tidal. La calidad metodológica y la calidad del informe fue deficiente y se identificó un grado moderado a alto de heterogeneidad entre los ensayos (I2 = 65%). Se encontraron pocas pruebas de un beneficio del lavado articular en cuanto al alivio del dolor a los tres meses (DME -0,11; IC del 95%: -0,42 a 0,21), que corresponde a una diferencia en las puntuaciones del dolor entre el lavado articular y el control de 0,3 cm en una escala analógica visual (EAV) de 10 cm. Los resultados para la mejoría en la función a los tres meses fueron similares (DME -0,10; IC del 95%: -0,30 a 0,11), que corresponde a una diferencia en las puntuaciones de la función entre el lavado articular y el control de 0,2 cm en una subescala de discapacidad de WOMAC de 0 a 10. Para el dolor, los cálculos de los tamaños del efecto variaron hasta cierto punto de acuerdo al tipo de lavado, aunque fue posible explicar esta variación mediante las diferencias en la credibilidad de las intervenciones de control: los ensayos que utilizaron intervenciones de simulacro para imitar detalladamente el proceso de lavado articular mostraron un efecto nulo. El informe sobre los eventos adversos y las tasas de abandono fue insatisfactorio, y no fue posible establecer conclusiones sobre estos resultados secundarios.

Tools
Information
Share/Save