Mejora del uso del control de la natalidad con programas teóricos

Antecedentes

Las teorías y los modelos ayudan a explicar cómo se produce el cambio del comportamiento. La investigación de la prevención del VIH ha utilizado teorías y modelos. Los programas para prevenir las infecciones de transmisión sexual (ITS) a menudo se basan en la ciencia de la conducta. El campo de la salud ha utilizado muchas teorías y modelos del cambio. Sin embargo, los programas que abordan el control de la natalidad a menudo no han declarado una base teórica.

Métodos

Se realizaron búsquedas electrónicas de ensayos aleatorizados hasta el 1 de noviembre de 2016. Los programas incluidos deben haber probado un programa basado en la teoría para mejorar el uso de anticonceptivos. Se excluyeron los ensayos centrados en grupos de alto riesgo y en los esfuerzos para prevenir infecciones. Los programas abordaron el uso de uno o más métodos de control de la natalidad. Los informes mostraron que la teoría o el modelo formaron parte del diseño del programa. Los resultados principales fueron embarazo y uso de anticonceptivos.

Resultados

Se añadieron 10 ensayos nuevos para un total de 25. Cinco procedían de países distintos de los Estados Unidos. Esta sección se centra en nueve ensayos con resultados de buena calidad y programas que funcionaron. Cinco tenían programas basados en la teoría cognitiva social (TCS) y cuatro utilizaron entrevistas motivacionales (EM). Los estudios de TCS abordaron el embarazo adolescente y duraron de uno a dos años. Incluyeron sesiones en el hogar para madres adolescentes, programas escolares para evitar el embarazo y el VIH, y la gestión de casos en la comunidad. En comparación con los servicios habituales para madres adolescentes, un grupo del programa tuvo menos segundos nacimientos. Los otros cuatro ensayos mostraron un mayor uso de anticonceptivos eficaces o el uso de preservativos en la última relación sexual entre los adolescentes en la escuela o en la comunidad. Los estudios de las EM se centraban en individuos de edades muy variadas. En comparación con un grupo con folletos sólo en tres estudios, el grupo de EM tuvo más uso de anticonceptivos efectivos o menos uso de anticonceptivos inefectivos. En otro estudio, el grupo de EM tuvo más mujeres que comenzaron a usar anticonceptivos de acción prolongada que las que recibieron asesoramiento habitual.

Conclusiones de los autores

La calidad general de los resultados de la revisión fue moderada. Los ensayos basados en la TCS se centraron en los adolescentes y proporcionaron muchas sesiones. Los que usaban EM tenían un rango de edad más amplio pero poblaciones especiales. Los sitios con bajos recursos necesitan programas que puedan funcionar en sus entornos y con sus clientes habituales. Los informes podrían ser más claros sobre cómo se utilizó la teoría para diseñar y llevar a cabo el programa.

Conclusiones de los autores: 

La calidad general de la evidencias fue moderada. Los ensayos basados en la teoría cognitiva social se centraron en los adolescentes y proporcionaron sesiones múltiples. Los que utilizaron entrevistas motivacionales tenían un rango de edad más amplio, pero poblaciones específicas. Los sitios con bajos recursos necesitan intervenciones efectivas adaptadas a sus entornos y a sus clientes típicos. Los informes podrían ser más claros sobre cómo se utilizó la teoría para diseñar y llevar a cabo el programa.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El uso explícito de la teoría en la investigación ayuda a ampliar la base del conocimiento. Las teorías y los modelos se han utilizado ampliamente en la investigación de la prevención del VIH y en las intervenciones para prevenir las infecciones de transmisión sexual (ITS). El campo del comportamiento en salud utiliza muchas teorías o modelos de cambio. Sin embargo, muchas intervenciones educativas que abordan la anticoncepción no tienen una base teórica explícita.

Objetivos: 

Revisar los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que probaron un enfoque teórico para informar la elección de anticonceptivos y estimular o mejorar el uso de los anticonceptivos.

Estrategia de búsqueda (: 

Hasta el 1 de noviembre de 2016, se realizaron búsquedas de ensayos que probaron una intervención basada en la teoría para mejorar el uso de anticonceptivos en PubMed, CENTRAL, POPLINE, Web of Science, ClinicalTrials.gov e ICTRP. Para la revisión inicial, se escribió a los investigadores para encontrar otros ensayos.

Criterios de selección: 

Los ensayos incluidos probaron una intervención basada en la teoría para mejorar el uso de anticonceptivos. Intervenciones que abordaron el uso de uno o más métodos anticonceptivos. Los informes proporcionaron evidencia de que la intervención se basó en una teoría o modelo específico. Los resultados primarios fueron el embarazo y el uso de métodos anticonceptivos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluaron los títulos y resúmenes identificados durante las búsquedas. Un autor extrajo e introdujo los datos en Review Manager; un segundo autor verificó la exactitud. Se examinó la calidad metodológica de los estudios.

Para los resultados dicotómicos sin ajustar, se calculó el odds ratio (OR) de Mantel-Haenszel con intervalos de confianza (IC) del 95%. Los ensayos aleatorizados grupales utilizaron diversos métodos para considerar el agrupamiento, como el modelo multinivel. En su mayoría los informes no proporcionaron información para calcular el tamaño de la muestra efectivo. Por lo tanto, los resultados se presentaron según lo informado por los investigadores. No se realizó un metanálisis debido a la variabilidad en las intervenciones y las medidas de resultado.

Resultados principales: 

Se incluyeron 10 ensayos nuevos para un total de 25. Cinco se llevaron a cabo fuera de los Estados Unidos. Quince individuos asignados aleatoriamente y 10 grupos aleatorizados. Esta revisión se centró en los ensayos con evidencia de calidad moderada y un efecto de la intervención. Cinco de ellos, basados en la teoría cognitiva social, abordaron la prevención del embarazo en la adolescencia y duraron de uno a dos años. La comparación fue la atención habitual o la educación. Las madres adolescentes con un programa de estudios en el hogar tuvieron menos segundos nacimientos en dos años (OR 0,41; IC del 95%: 0,17 a 1,00). Doce meses después de un currículo escolar, el grupo de intervención tuvo más probabilidades de informar que usó un método anticonceptivo eficaz (OR ajustado 1,76 ± error estándar (EE) 0,29) y que usó condones durante la última relación sexual (OR ajustado 1,68 ± EE 0,25). En las escuelas alternativas, después de cinco meses el grupo de intervención informó más uso de preservativos durante la última relación sexual (OR ajustado: 2,12; IC del 95%: 1,24 a 3,56). Después de un programa escolar de reducción de riesgos, a los tres meses el grupo de intervención tuvo menos probabilidades de informar que no usó preservativo en la última relación sexual (OR ajustado 0,67; IC del 95%: 0,47 a 0,96). El grupo de evitación de riesgos (centrado en la abstinencia) tuvo menos probabilidades de hacerlo a los 15 meses (OR 0,61; IC del 95%: 0,45 a 0,85). A los 24 meses después de un programa de manejo de casos y liderazgo de pares, el grupo de intervención informó un uso más consistente de anticonceptivos hormonales (cociente de riesgo relativo ajustado [CR] 1,30; IC del 95%: 1,06 a 1,58), preservativos (CR 1,57; IC del 95%: 1,28 a 1,94) y métodos duales (CR 1,36; IC del 95%: 1,01 a 1,85).

Cuatro de los nueve ensayos utilizaron entrevistas motivacionales (EM). En tres estudios, el grupo de comparación recibió folletos. El grupo de EM informó con mayor frecuencia el uso efectivo de anticonceptivos a los nueve meses (OR 2,04; IC del 95%: 1,47 a 2,83). En dos estudios, el grupo de EM tuvo menos probabilidades de informar el uso de anticonceptivos ineficaces a los tres meses (OR 0,31; IC del 95%: 0,12 a 0,77) y a los cuatro meses (OR 0,56; IC del 95%: 0,31 a 0,98), respectivamente. En el cuarto ensayo, el grupo de EM tuvo más probabilidades que un grupo con asesoramiento no estándar de iniciar la anticoncepción reversible de acción prolongada (LARC, siglas del inglés) al cabo de un mes (OR 3,99; IC del 95%: 1,36 a 11,68) y de informar el uso de LARC a los tres meses (OR 3,38; IC del 95%: 1,06 a 10,71).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save