Intervenciones para la prevención del complejo Mycobaterium avium en adultos y niños con VIH

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La infección por complejo Mycobaterium avium (CMA) es una complicación común de la enfermedad del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) avanzado y puede acortar la supervivencia de estos pacientes. Se procuró examinar la efectividad de todos los fármacos para prevenir la infección por CMA en adultos y niños con infección por VIH. Esta revisión incluyó ocho ensayos realizados en los EE.UU. y Europa, publicados entre 1993 y 2003.

Se encontraron pruebas (grado muy bajo a bajo) de que la azitromicina o la claritromicina parecieron ser los fármacos de preferencia para prevenir la infección por CMA. Se necesitan estudios adicionales para comparar de forma directa las pruebas de la claritromicina y la azitromicina, y estudios para determinar las dosis óptimas requeridas para la prevención efectiva de la infección por CMA.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de los datos limitados, la azitromicina o la claritromicina parecieron ser los agentes profilácticos de preferencia para la infección por CMA. Se necesitan estudios adicionales, especialmente la comparación directa de la claritromicina y la azitromicina. Además, se necesitan estudios que comparen diferentes dosis y regímenes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La infección por complejo Mycobaterium avium (CMA) es una complicación común de la enfermedad del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) avanzado y es una variable predictiva independiente de mortalidad y de una supervivencia reducida.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad de las intervenciones dirigidas a la prevención de la infección por CMA en adultos y niños con infección por VIH.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, y en The Cochrane Library (diciembre de 2012).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararan diferentes estrategias para la prevención de la infección por CMA en individuos infectados por VIH.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron independientemente la elegibilidad y la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Cuando no se dispuso de datos completos o fueron inciertos, un tercer revisor resolvió los conflictos o se contactó con los autores del ensayo para obtener detalles adicionales. El desarrollo de la infección por CMA y la supervivencia se compararon mediante el uso de los cocientes de riesgos (CR) y los intervalos de confianza (IC) del 95%. La calidad de las pruebas se evaluó mediante la metodología GRADE.

Resultados principales: 

Ocho estudios cumplieron con los criterios de inclusión.

No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de clofazimina y ningún tratamiento en el número de pacientes que desarrollaron infección por CMA (CR 1,01; IC del 95%: 0,37 a 2,80). La rifabutina (un estudio; CR 0,48; IC del 95%: 0,35 a 0,67), la azitromicina (tres estudios; CR 0,37; IC del 95%: 0,19 a 0,74) y la claritromicina (un estudio; CR 0,35; IC del 95%: 0,21 a 0,58) fueron más efectivas que el placebo para prevenir el desarrollo de infección por CMA. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los pacientes tratados con clofazimina (un estudio; CR 0,98; IC del 95%: 0,41 a 2,32), rifabutina (un estudio; CR 0,91; IC del 95%: 0,78 a 1,05), azitromicina (tres estudios; CR agrupado 0,96; IC del 95%: 0,69 a 1,32) y placebo en el número de muertes informadas. Un estudio halló que el riesgo de muerte fue reducido en un 22% en los pacientes tratados con claritromicina en comparación con los tratados con placebo (CR 0,78; IC del 95%: 0,64 a 0,96).  

Los pacientes tratados con claritromicina (CR 0,60; IC del 95%: 0,41 a 0,89) y azitromicina (CR 0,60; IC del 95%: 0,40 a 0,89) presentaron una probabilidad 40% menor de desarrollar infección por CMA que los tratados con rifabutina. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los pacientes tratados con claritromicina (CR 0,98; IC del 95%: 0,83 a 1,15), azitromicina (CR 0,98; IC del 95%: 0,77 a 1,24) y rifabutina en el número de muertes informadas

No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los pacientes tratados con una combinación de rifabutina y claritromicina y los tratados con claritromicina sola (CR 0,74; IC del 95%: 0,46 a 1,20); y los pacientes tratados con una combinación de rifabutina y azitromicina y los tratados con azitromicina sola (CR 0,59; IC del 95%: 1,03). Los pacientes tratados con una combinación de rifabutina más claritromicina tuvieron una probabilidad 56% menor de desarrollar infección por CMA que los tratados con rifabutina sola (CR 0,44; IC del 95%: 0,29 a 0,69). Los pacientes tratados con una combinación de rifabutina más azitromicina presentaron una probabilidad 65% menor de desarrollar infección por CMA que los tratados con rifabutina sola (CR 0,35; IC del 95%: 0,21 a 0,59). No hubo diferencias estadísticamente significativas en el número de muertes informadas en las cuatro comparaciones diferentes de los agentes profilácticos.

Share/Save