Oxigenoterapia para el infarto agudo de miocardio

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La mayoría de las guías de tratamiento de las personas que sufren un ataque cardíaco recomiendan que les sea administrado oxígeno al paciente para que pueda respirar. Se investigaron las pruebas para apoyar esta práctica mediante búsqueda de ensayos controlados aleatorios que comparasen los resultados en los pacientes que recibieron oxígeno con los resultados en los pacientes que respiraron aire normal. El interés estaba puesto principalmente en ver si había una diferencia en el número de personas fallecidas pero también si la administración de oxígeno reducía el dolor.

Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios que compararon un grupo que recibió oxígeno con otro que respiró aire común. Estos ensayos implicaron a un total de 387 pacientes, de los cuales 14 fallecieron. Sobre el total de muertes, se registró un número de defunciones casi tres veces mayor en las personas que habían recibido oxígeno en comparación con los que habían respirado aire normal. Sin embargo, dado que estos ensayos tenían pocos participantes y pocas defunciones, este resultado no indica necesariamente que la administración de oxígeno aumente el riesgo de muerte. La diferencia en las cifras pudo darse como resultado del azar. No obstante, como las pruebas sugieren que el oxígeno puede tener efectos perjudiciales, creemos que es importante evaluar ampliamente este tratamiento de uso difundido en un ensayo de gran tamaño, lo antes posible, para asegurar que la práctica actual no esté causando daños a las personas que han sufrido un ataque cardiaco.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas concluyentes derivadas de los ensayos controlados aleatorios que apoyen el uso sistemático del oxígeno inhalado en pacientes con IAM. Se requiere de manera urgente un ensayo controlado aleatorio definitivo, dada la desigualdad entre las pruebas de ensayos que sugieren un posible efecto perjudicial con el uso sistemático de oxígeno y dadas las recomendaciones para su uso en la práctica clínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aunque el oxígeno (O2es ampliamente recomendado en el tratamiento de los pacientes con infarto de miocardio, en una revisión narrativa se ha sugerido que puede ser más perjudicial que beneficioso. Las revisiones sistemáticas han llegado a la conclusión de que había pruebas insuficientes para determinar si el oxígeno redujo, aumentó o no tuvo ningún efecto sobre la isquemia cardiaca o el tamaño del infarto.

Objetivos: 

Examinar las pruebas de los ensayos controlados aleatorios para establecer si el uso sistemático de oxígeno inhalado en el infarto agudo de miocardio (IAM) mejora los resultados del paciente, especialmente, el dolor y la muerte.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos bibliográficas (hasta el final de febrero 2010): Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library), MEDLINE, MEDLINE In-Process, EMBASE, CINAHL, LILACS y PASCAL, British Library ZETOC, Web of Science ISI Proceedings. También se estableció contacto con los expertos para identificar cualquier estudio. No se aplicó ninguna restricción en cuanto al idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de pacientes con IAM presunto o comprobado, de menos de 24 horas de evolución, en que la intervención fue el oxígeno inhalado (a presión normal) comparado con el aire, y de forma independiente de otros tratamientos concomitantes, siempre que fuesen los mismos co-tratamienos en ambos brazos del ensayo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores examinaron de forma independiente los títulos y los resúmenes de los estudios identificados para comprobar si satisfacían los criterios de inclusión y, del mismo modo, extrajeron los datos. Se evaluó la calidad de los estudios y el riesgo de sesgo según la orientación en el Manual Cochrane. Las medidas de resultado primarias fueron muerte, dolor y complicaciones. La medida de efecto usada fue el riesgo relativo (RR).

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos que incluían a 387 pacientes y se produjeron 14 muertes. El RR agrupado de muerte fue de 2,88 (IC del 95%: 0,88 a 9,39) en un análisis por intención de tratar (intention-to-treat anlaysis) y 3,03 (IC del 95%: 0,93 a 9,83) en pacientes con IAM confirmado. Aunque estos datos sugieren cierto daño, el número pequeño de muertes registradas hace que pueda pensarse en un evento ocasional. El dolor se midió mediante el uso de analgésicos. El RR agrupado del uso de analgésicos fue de 0,97 (IC del 95%: 0,78 a 1,20).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save