Alprazolam para la depresión

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las opciones adicionales para ayudar a controlar el estado de ánimo de los pacientes con depresión, además de la psicoterapia y los antidepresivos, pueden ser importantes, sobre todo cuando también presentan ansiedad. Una de las opciones farmacológicas es el alprazolam, una benzodiazepina. Esta revisión evaluó el efecto del alprazolam para la depresión. Las mejores pruebas actualmente disponibles indican que en el tratamiento de la depresión mayor el alprazolam puede ser moderadamente más eficaz que el placebo y tan eficaz como los antidepresivos convencionales. No se puede concluir si estos resultados se deben al efecto antidepresivo específico o a un efecto no específico sobre el sueño y la ansiedad. Hubo relativamente pocos efectos secundarios a corto plazo. Sin embargo, las múltiples deficiencias de las pruebas actualmente disponibles, que incluyen el sesgo de patrocinio probable, el sesgo de publicación, la antigüedad de los estudios y la heterogeneidad de los resultados, limitan la confianza en estos hallazgos.

Conclusiones de los autores: 

El alprazolam parece reducir los síntomas depresivos con mayor eficacia que el placebo y tan eficazmente como los antidepresivos tricíclicos. Sin embargo, los estudios incluidos en la revisión fueron heterogéneos, de calidad deficiente y solo abordaron los efectos a corto plazo, por lo que la confianza en los resultados es limitada. Aunque la tasa de retiros por todas las causas no pareció diferir entre alprazolam y placebo y los retiros fueron menos frecuentes en el grupo de alprazolam que en cualquiera de los grupos de antidepresivos convencionales combinados, estos resultados se deben interpretar con cuidado debido a las propiedades de dependencia de las benzodiazepinas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El efecto "no reconocido" del alprazolam en la depresión no se ha evaluado de forma sistemática.

Objetivos: 

Determinar el efecto antidepresivo, además de la tolerabilidad y la aceptabilidad, del alprazolam como monoterapia para la depresión mayor comparado con placebo y antidepresivos convencionales en pacientes ambulatorios y en pacientes de la atención primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) y el Registro del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Depression, Anxiety and Neurosis Group), que incluyen ensayos controlados aleatorios relevantes obtenidos a partir de las siguientes bases de datos bibliográficas: The Cochrane Library (todos los años hasta febrero de 2012); EMBASE (1970 hasta febrero de 2012); MEDLINE (1950 hasta febrero de 2012) y PsycINFO (1960 hasta febrero de 2012). Dos revisores identificaron los ensayos relevantes mediante la evaluación de los resúmenes de todos los estudios posibles. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) de alprazolam versus placebo o antidepresivos convencionales para la depresión en adultos, con la exclusión de los estudios que solo incluyeron pacientes hospitalizados.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores realizaron la extracción de los datos y la evaluación del "riesgo de sesgo" de forma independiente y los desacuerdos se resolvieron mediante discusión con un tercer revisor. Los resultados primarios incluyeron la diferencia de medias (DM) en la reducción de la depresión en una medida continua de síntomas de depresión y el cociente de riesgos (CR) de la respuesta clínica según una medida dicotómica, con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se identificaron 21 estudios de alprazolam (22 informes) con 2693 participantes. Siete estudios utilizaron placebo (n = 771) y 20 utilizaron antidepresivos cíclicos (n = 1765). La duración característica de los estudios fue de cuatro a seis semanas. Se consideró que seis estudios tenían un riesgo de sesgo alto.

Cuando se comparó alprazolam con placebo para la reducción de los síntomas, todos los cálculos indicaron un efecto positivo del alprazolam. Los cálculos agrupados de los datos de eficacia mostraron una diferencia de medias (DM) continua moderadamente grande al final del ensayo (-5,34; IC del 95%: -7,48 a -3,20; I2 = 68%). La diferencia de riesgos (DR) para la medida dicotómica de respuesta clínica (mejoría del 50%) fue 0,32 a favor del alprazolam (IC del 95%: 0,22 a 0,42; I2 = 0%), con un número necesario a tratar para beneficiar (NNTB) de 3 (IC del 95%: 2 a 5). La DR de los retiros por todas las causas no difirió entre alprazolam y placebo.

Cuando la gravedad de la depresión se midió como un proceso continuo, el efecto del alprazolam no difirió estadística ni clínicamente de los efectos de cualquiera de los antidepresivos convencionales combinados (DM 0,25; IC del 95%: -0,93 a 1,43; I2 = 55%). Sin embargo, para la gravedad de la depresión dicotomizada el alprazolam tuvo menos efecto que los antidepresivos (CR 0,86; IC del 95%: 0,75 a 0,99; I2 = 37%; DR -0,11; IC del 95%: -0,24 a -0,01; I2 = 58%; NNTB 9; IC del 95%: 4 a 100). La DR de los retiros por todas las causas fue -0,04 (IC del 95%: -0,07 a 0,00; I2 = 35%) a favor del alprazolam.

Share/Save