Efecto/uso de la oxitocina como tratamiento para la evolución lenta del trabajo de parto

La evolución lenta durante el período de dilatación del trabajo de parto espontáneo puede ser resultado de las contracciones uterinas débiles. Los médicos y las parteras suelen administrar oxitocina para aumentar la intensidad de las contracciones y acelerar el trabajo de parto, y así evitar las lesiones de la madre y el recién nacido. Se cree que de este tratamiento del trabajo de parto permitirá la progresión hacia un parto vaginal normal, con lo que se reduce la necesidad de una cesárea. Sin embargo, hay quienes temen que no posea efecto alguno sobre el tipo de parto al que se someterá la paciente y podría tener más efectos perjudiciales que favorables. Esta revisión de ocho estudios con 1338 pacientes de bajo riesgo durante el período de dilatación del trabajo de parto espontáneo a término, encontró que la oxitocina no redujo la necesidad de cesárea. Tampoco redujo la necesidad de partos con fórceps ni aumentó la cantidad de partos normales, en comparación con ningún tratamiento o con el tratamiento de oxitocina diferida. La oxitocina podría reducir el trabajo de parto como promedio en dos horas. No hubo diferencias con respecto a la realización de epidurales. Al parecer no ocasiona daños maternos ni fetales, aunque el tamaño de la muestra fue muy pequeño para establecer si su utilización afecta las tasas de mortalidad neonatal. La decisión de someter a la paciente a este tratamiento podría quedar en manos de la propia paciente, en el contexto de la reducción de la duración del trabajo de parto. Los ensayos incluidos utilizaron diferentes dosis de oxitocina y diferentes criterios para comenzar con el tratamiento en el brazo de oxitocina diferida.

Conclusiones de los autores: 

Con respecto a las pacientes con una evolución lenta durante el trabajo de parto espontáneo, el tratamiento con oxitocina versus ningún tratamiento u oxitocina diferida no produjo una diferencia notable en el número de cesáreas realizadas. Además no hubo efectos adversos perceptibles para la madre o el recién nacido. La oxitocina se asoció con una reducción en el tiempo transcurrido hasta el parto de aproximadamente dos horas, que podría ser relevante para ciertas pacientes. Sin embargo, si el objetivo primario de este tratamiento es reducir las tasas de cesárea, los médicos y las parteras deberían buscar otras opciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La evolución lenta durante el período de dilatación del trabajo de parto espontáneo se asocia con un aumento de la tasa de cesáreas y de morbilidad maternofetal. Durante mucho tiempo se propuso la oxitocina como un tratamiento para la evolución lenta del trabajo de parto, aunque no está claro hasta qué punto mejora los resultados del trabajo de parto ni si efectivamente reduce la tasa de cesáreas o la morbilidad maternofetal. Esta revisión abordará la administración de oxitocina y si efectivamente mejora los resultados en las pacientes con una evolución lenta en el trabajo de parto, en comparación con las situaciones donde no se utiliza o donde se difiere su administración.

Objetivos: 

Determinar si la administración de oxitocina para el tratamiento de la evolución lenta durante el período de dilatación del trabajo de parto espontáneo se asocia con una reducción en la incidencia de cesáreas o de morbilidad maternofetal, en comparación con las situaciones donde no se utiliza o donde se difiere su administración.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (23 de febrero 2013) y en las bibliografías de los artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon la oxitocina con placebo, ningún tratamiento o administración diferida de oxitocina durante el período activo del trabajo de parto espontáneo en pacientes de bajo riesgo a término.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los estudios para inclusión y el riesgo de sesgo, y extrajeron los datos. Se solicitó información adicional a los autores de los ensayos.

Resultados principales: 

La revisión incluyó ocho estudios con 1338 pacientes de bajo riesgo durante el período de dilatación del trabajo de parto espontáneo a término. Se hicieron dos comparaciones: 1) oxitocina versus placebo o ningún tratamiento (tres ensayos); 2) administración temprana de oxitocina versus diferida (cinco ensayos). Ninguna de las comparaciones mostró diferencias significativas en cuanto a las tasas de cesárea o de parto vaginal instrumentado. La administración temprana de oxitocina provocó un aumento en la hiperestimulación uterina asociado con cambios cardíacos fetales. Sin embargo, la administración temprana de oxitocina versus diferida se tradujo en una falta de diferencias significativas en cuanto a numerosos resultados materno neonatales. La administración temprana de oxitocina produjo una reducción estadísticamente significativa en la duración media del trabajo de parto de aproximadamente dos horas, aunque no aumentó la tasa de parto normal. Hubo heterogeneidad significativa para este análisis y se realizó un metanálisis de efectos aleatorios; sin embargo, el efecto de todos los ensayos está fuertemente en la misma dirección, por lo que es razonable concluir que éste es el verdadero efecto. También se realizó un metanálisis de efectos aleatorios con los cuatro análisis restantes que encontraron heterogeneidad significativa en la revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save