Ecografía para la evaluación fetal en el primer trimestre del embarazo

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La ecografía es una tecnología electrónica que utiliza el reflejo de los pulsos del sonido de alta frecuencia para producir una imagen. La ecografía se puede utilizar en diversas circunstancias durante el embarazo. Se ha asumido que el uso regular de la ecografía en el primer trimestre del embarazo dará lugar a la detección temprana de problemas y mejora el tratamiento de las complicaciones del embarazo en comparación con el uso selectivo para indicaciones específicas como después de complicaciones clínicas (p.ej., hemorragia en el primer trimestre del embarazo) o cuando existe preocupación con respecto al crecimiento fetal.

El centro de esta revisión es la ecografía regular en el primer trimestre del embarazo (antes de las 24 semanas). Se han incluido 11 ensayos controlados aleatorios con 37 505 pacientes. La ecografía en el primer trimestre del embarazo mejoró la detección temprana de embarazos múltiples y mejoró la determinación de la edad gestacional, lo que puede dar lugar a menos inducciones por postmadurez. La detección de malformaciones fetales se abordó de forma detallada solamente en dos de los ensayos. No hubo pruebas de una diferencia significativa entre los grupos de cribado y los grupos control para la muerte perinatal. Los resultados no indican que las ecografías regulares reduzcan los resultados adversos de los recién nacidos ni el uso de los servicios sanitarios por las madres y los recién nacidos. El seguimiento a largo plazo de los niños expuestos a ecografías antes del nacimiento no indicó que tengan un efecto perjudicial sobre el desarrollo físico o intelectual de los niños. Los estudios se realizaron hace alrededor de tres décadas y los adelantos técnicos en los equipos, el uso más generalizado de la ecografía y un aumento en el adiestramiento y la pericia de los operadores pueden haber dado lugar a que la sonografía sea más efectiva.

Conclusiones de los autores: 

La ecografía en el primer trimestre del embarazo mejora la detección temprana de los embarazos múltiples y mejora la determinación de la edad gestacional, lo que puede dar lugar a menos inducciones por postmadurez. Es necesario tener precaución al interpretar los resultados de los aspectos de esta revisión debido a que hay una variabilidad considerable en el momento y el número de ecografías que las pacientes recibieron.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La ecografía de diagnóstico es una tecnología electrónica compleja que utiliza pulsos de sonido de alta frecuencia para producir una imagen. El examen con ecografía de diagnóstico se puede emplear en diversas circunstancias específicas durante el embarazo, tales como después de complicaciones clínicas o cuando existe preocupación acerca del crecimiento fetal. Debido a que en los embarazos sin factores de riesgo claros también pueden ocurrir resultados adversos, se asumió que la ecografía regular en todos los embarazos resultará beneficiosa al permitir la detección temprana y mejorar el tratamiento de las complicaciones del embarazo. El cribado regular se puede planificar para el primer trimestre de embarazo, la gestación avanzada o ambos. El centro de esta revisión es la ecografía regular en el primer trimestre de embarazo.

Objetivos: 

Evaluar si la ecografía regular en el primer trimestre del embarazo para evaluación fetal (es decir, utilizada como una técnica de detección) influye en el diagnóstico de malformaciones fetales, embarazos múltiples, la tasa de intervenciones clínicas y la incidencia de resultado fetal adverso comparada con el uso selectivo de la ecografía en el primer trimestre de embarazo (para indicaciones específicas).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (septiembre de 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios publicados, no publicados y en curso que compararon los resultados en pacientes a las que se les realizó ecografía regular versus selectiva en el primer trimestre de embarazo (es decir, menos de 24 semanas de gestación). Se incluyeron ensayos controlados cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron de forma independiente los datos de cada estudio incluido. Se utilizó el programa informático Review Manager para introducir y analizar los datos.

Resultados principales: 

Ecografía regular / revelada versus ecografía selectiva / ocultada: 11 ensayos con 37 505 pacientes. La ecografía para evaluación fetal en el primer trimestre del embarazo reduce la no detección del embarazo múltiple a las 24 semanas de gestación (cociente de riesgos [CR] 0,07; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,03 a 0,17). La ecografía regular se asocia con una reducción en las inducciones del trabajo de parto por embarazo "postérmino" (CR 0,59; IC del 95%: 0,42 a 0,83). Las ecografías regulares no parecen asociarse con reducciones en los resultados adversos para los recién nacidos ni en el uso de los servicios sanitarios por las madres y los recién nacidos. El seguimiento a largo plazo de los niños expuestos a ecografías in utero no indica que la prueba tenga un efecto perjudicial sobre el desarrollo físico o cognitivo de los niños.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save