La pimozida es un tratamiento efectivo para los tics del Síndrome de Tourette.

La pimozida es un tratamiento efectivo para los tics del Síndrome de Tourette.

La pimozida es un fármaco bien estudiado, usado para tratar los tics (movimientos no controlados y ruidos) causados por el Síndrome de Tourette. Hay inquietudes acerca de los efectos secundarios asociados con la pimozida, de manera que sería útil saber cómo se comportan comparados con otros fármacos, y con los fármacos más recientes. Los revisores buscaron en la bibliografía médica los ensayos clínicos que compararon la pimozida con otros fármacos, o un fármaco simulado (placebo), para tratar los tics en pacientes con Síndrome de Tourette. Los ensayos identificados mostraron que la pimozida fue más efectiva para reducir los tics que el placebo. Fue levemente menos efectiva que el haloperidol, pero mostró menos efectos secundarios. No hubo diferencias importantes entre la pimozida y la risperidona para disminuir los tics o en los efectos secundarios. En el futuro, si se realizan ensayos más prolongados, los mismos ayudarían a la investigación de la naturaleza de los efectos secundarios causados por estos fármacos.

Conclusiones de los autores: 

La pimozida es un tratamiento efectivo para los tics del Síndrome de Tourette, aunque el número de ensayos que comparan su efecto con placebo y otros fármacos es limitado. Se necesitan ensayos de mayor duración (mínimo seis meses) para investigar los efectos a más largo plazo de la pimozida comparada con los neurolépticos atípicos. Los ensayos futuros deben usar la Yale Global Tic Severity Scale (Escala global de Yale de gravedad del tic) para evaluar la principal medida de resultado, y cuantificar los eventos adversos con la Extrapyramidal Symptoms Rating Scale (Escala de calificación de síntomas extrapiramidales).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los fármacos neurolépticos con una gran potencia como bloqueadores de los receptores D-2 han sido el tratamiento tradicional para los tics causados por el Síndrome de Tourette. La pimozida es el más estudiado de estos neurolépticos. Ha disminuido el uso de estos fármacos por la preocupación de que produzcan efectos secundarios, y en este momento existen nuevos neurolépticos atípicos. No se conoce el beneficio y los riesgos reales asociados con la pimozida en comparación con otros fármacos.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y los daños de la pimozida en comparación con placebo u otros fármacos en el tratamiento de los tics del Síndrome de Tourette.

Estrategia de búsqueda (: 

Se aplicaron referencias cruzadas de pimozida y sus denominaciones comerciales con Tourette Syndrome y sus derivaciones, como títulos de MeSH y como palabras de texto y se buscó en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos del Movimiento (Cochrane Movement Disorders Group Trials Register), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials [CENTRAL]) (The Cochrane Library 2007, Número 4), en MEDLINE (1950 a abril de 2007) y EMBASE (1980 a abril de 2007). Se revisaron las listas de referencias de los artículos relevantes en busca de ensayos adicionales.

Criterios de selección: 

Se consideraron para la inclusión en esta revisión todos los estudios aleatorios, controlados, a doble ciego, que compararon la pimozida con placebo u otros fármacos para el tratamiento de los tics del Síndrome de Tourette. Se incluyeron los estudios con diseño de grupos paralelos o cruzados (crossover) de niños o adultos, con cualquier dosis y de cualquier duración.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos de los autores extrajeron de forma independiente los datos en formularios estandarizados y los desacuerdos se resolvieron con una discusión.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ensayos controlados aleatorios (total 162 participantes, rango de edad 7 a 53 años). La pimozida se comparó con: placebo y haloperidol (dos ensayos), placebo (un ensayo), haloperidol (un ensayo) y risperidona (dos ensayos). Se calificó la calidad metodológica como "adecuada" en todos los estudios. Los estudios usaron diferentes escalas de medición de los resultados para evaluar la gravedad del tic y los efectos adversos. No se pudo realizar un metanálisis por la significativa heterogeneidad clínica. La pimozida fue superior al placebo en tres estudios, aunque causó más efectos secundarios que el placebo en uno de estos estudios. La pimozida fue inferior al haloperidol en uno de los tres estudios (los otros dos no mostraron diferencias significativas entre los fármacos), que también mostró significativamente menos efectos secundarios asociados con la pimozida. No se detectaron diferencias significativas entre la pimozida y la risperidona.

Tools
Information
Share/Save