Intervenciones en el lugar de trabajo para la prevención de la discapacidad laboral en trabajadores con licencia por enfermedad

Antecedentes

Los cambios en el lugar de trabajo como trabajar menos horas o levantar menos peso pueden ayudar a los trabajadores con licencia por enfermedad a regresar antes al trabajo. Ayudar a los trabajadores con licencia por enfermedad a regresar al trabajo antes previene la discapacidad a largo plazo. Como todavía existe incertidumbre acerca de la efectividad de los cambios en el lugar de trabajo, se evalúo si las intervenciones en el lugar de trabajo disminuyen el tiempo para regresar al trabajo más que la atención habitual o las intervenciones médicas.

Estudios

Se realizaron búsquedas en la literatura hasta el 2 de febrero 2015. Se incluyeron 14 ensayos controlados aleatorios con 1897 trabajadores con un tiempo de seguimiento de un año o más. En ocho estudios los trabajadores presentaban trastornos musculoesqueléticos, en cinco estudios tenían problemas de salud mental, y en un estudio presentaban cáncer.

Resultados clave

Cuando se consideraron todas las causas de discapacidad laboral juntas, los resultados mostraron que las intervenciones en el lugar de trabajo son efectivas para ayudar a los trabajadores a regresar al trabajo y reducir la duración de la ausencia por enfermedad. La efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo es dudosa con respecto al retorno permanente al trabajo y las recurrencias de la licencia por enfermedad. La efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo difiere según la causa de la discapacidad laboral. Se encontraron pruebas de calidad moderada que apoyaron el uso de intervenciones en el lugar de trabajo para la reducción de la ausencia por enfermedad entre los trabajadores con trastornos musculoesqueléticos comparadas con la atención habitual. Las intervenciones en el lugar de trabajo también fueron efectivas para mejorar el dolor y el estado funcional entre los trabajadores con trastornos musculoesqueléticos. La efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre la ausencia por enfermedad no fue evidente en los trabajadores con problemas de salud mental o cáncer. Además, no estuvo claro si la intervención en el lugar de trabajo se debe ofrecerse sola o en combinación con una intervención cognitivo-conductual.

Calidad de la evidencia

Se encontraron pruebas de calidad moderada de que las intervenciones en el lugar de trabajo ayudan a los trabajadores a regresar al trabajo y reducen la duración de la ausencia por enfermedad. Sin embargo, también se encontraron pruebas de muy baja calidad de la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre el retorno permanente al trabajo, porque los resultados difirieron según si los trabajadores presentaban trastornos musculoesqueléticos, problemas de salud mental o cáncer.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pruebas de calidad moderada de que las intervenciones en el lugar de trabajo reducen el tiempo hasta el primer retorno al trabajo, pruebas de alta calidad de que las intervenciones en el lugar de trabajo reducen la duración acumulativa de la ausencia por enfermedad, pruebas de muy baja calidad de que las intervenciones en el lugar de trabajo reducen el tiempo hasta el retorno permanente al trabajo, y pruebas de calidad moderada de que las intervenciones en el lugar de trabajo aumentan las recurrencias de licencia por enfermedad. En general, la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre la discapacidad laboral mostró resultados variables. Las intervenciones en el lugar de trabajo reducen el tiempo hasta el retorno al trabajo y mejoran el dolor y el estado funcional en los trabajadores con trastornos musculoesqueléticos. No se encontraron pruebas de un efecto considerable de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre el tiempo hasta el retorno al trabajo en los trabajadores con problemas de salud mental o cáncer.

Se encontraron pruebas de calidad moderada que apoyaron las intervenciones en el lugar de trabajo para los trabajadores con trastornos musculoesqueléticos. La calidad de las pruebas sobre la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo para los trabajadores con problemas de salud mental y cáncer es baja, y los resultados no muestran un efecto de las intervenciones en el lugar de trabajo en estos trabajadores. Los estudios de investigación futuros deben ampliar el rango de afecciones de salud evaluadas en estudios de alta calidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La discapacidad laboral tiene graves consecuencias para los individuos y para la sociedad. Es posible facilitar la reanudación del trabajo al reducir las barreras para el retorno al trabajo y promover la colaboración con las partes interesadas clave. Esta revisión se publicó por primera vez en 2009 y ahora se ha actualizado para incluir los estudios publicados hasta febrero 2015.

Objetivos: 

Determinar la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo para la prevención de la discapacidad laboral en trabajadores considerados enfermos, en comparación con la atención habitual o las intervenciones clínicas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las bases de datos Registro de Ensayos Cochrane del Trabajo (Cochrane Work Trials Register) Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, Embase y en PsycINFO el 2 febrero 2015.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) de intervenciones en el lugar de trabajo que intentaron mejorar el retorno al trabajo de los trabajadores con discapacidad. Solamente se incluyeron los estudios en los que el retorno al trabajo o, por el contrario, la ausencia por enfermedad, se informaron como un resultado continuo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios. Se realizó el metanálisis cuando fue posible, y la calidad de las pruebas se evaluó según los criterios GRADE. Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ECA con 1897 trabajadores. Ocho estudios incluyeron trabajadores con trastornos musculoesqueléticos, cinco a trabajadores con problemas de salud mental y uno a trabajadores con cáncer. Se consideró que seis estudios tuvieron bajo riesgo de sesgo para el resultado ausencia por enfermedad.

Las intervenciones en el lugar de trabajo mejoraron significativamente el tiempo hasta el primer retorno al trabajo en comparación con la atención habitual, pruebas de calidad moderada (cociente de riesgos instantáneos [CRI] 1,55; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,20 a 2,01). Las intervenciones en el lugar de trabajo no redujeron considerablemente el tiempo hasta el retorno permanente al trabajo en comparación con la atención habitual, pruebas de muy baja calidad (CRI 1,07; IC del 95%: 0,72 a 1,57). El efecto sobre la duración acumulativa de la ausencia por enfermedad mostró una diferencia de medias de -33,33 (IC del 95%: -49,54 a -17,12), que favoreció a la intervención en el lugar de trabajo, pruebas de alta calidad. Un estudio evaluó las recurrencias de licencia por enfermedad y favoreció a la atención habitual, pruebas de calidad moderada (CRI 0,42; IC del 95%: 0,21 a 0,82). En general, la efectividad de las intervenciones en el lugar de trabajo sobre la discapacidad laboral mostró resultados variables.

En los análisis de subgrupos se encontró que las intervenciones en el lugar de trabajo redujeron el tiempo hasta el primer retorno al trabajo y hasta el retorno permanente al trabajo entre los trabajadores con trastornos musculoesqueléticos, en comparación con la atención habitual (CRI 1,44; IC del 95%: 1,15 a 1,82 y CRI 1,77; IC del 95%: 1,37 a 2,29; respectivamente; ambas pruebas de calidad moderada). En los estudios de trabajadores con trastornos musculoesqueléticos, el dolor también mejoró (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,26; IC del 95%: -0,47 a -0,06), así como el estado funcional (DME -0,33; IC del 95%: -0,58 a -0,08). En los estudios de trabajadores con problemas de salud mental, hubo una mejoría significativa en el tiempo hasta el primer retorno al trabajo (CRI 2,64; IC del 95%: 1,41 a 4,95), pero no hubo una reducción considerable en el retorno permanente al trabajo (CRI 0,79; IC del 95%: 0,54 a 1,17). Un estudio en trabajadores con cáncer no encontró una reducción considerable en el retorno permanente al trabajo (CRI 0,88; IC del 95%: 0,53 a 1,47).

En otro análisis de subgrupos no se encontraron pruebas de que ofrecer una intervención en el lugar de trabajo en combinación con una intervención cognitivo-conductual (CRI 1,93; IC del 95%: 1,27 a 2,93) fuera considerablemente más efectivo que ofrecer una intervención en el lugar de trabajo sola (CRI 1,35; IC del 95%: 1,01 a 1,82; prueba para las diferencias de subgrupos p = 0,17).

En un estudio, las intervenciones en el lugar de trabajo no redujeron considerablemente el tiempo hasta el primer retorno al trabajo en comparación con una intervención médica en los trabajadores con problemas de salud mental (CRI 2,65; IC del 95%: 1,42 a 4,95; pruebas de calidad muy baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save