Tratamientos para la ingurgitación mamaria durante la lactancia

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La ingurgitación mamaria se presenta cuando las mamas se rellenan con leche y se tornan inflamadas, duras y dolorosas. Un gran número de mujeres la presentan generalmente en los primeros días después del parto, aunque también puede ocurrir más adelante. Durante el tiempo en que las madres afrontan las demandas del recién nacido, este trastorno puede ser particularmente angustiante. La ingurgitación mamaria puede provocar que las mujeres no logren comenzar exitosamente la lactancia, que renuncien a lactar o que aparezcan enfermedades graves como la infección mamaria. El objetivo de la revisión fue examinar los tratamientos utilizados para aliviar los síntomas de la ingurgitación mamaria. Se incluyeron ocho ensayos controlados aleatorios con 744 mujeres. Los estudios examinaron varios tratamientos diferentes para la ingurgitación mamaria que incluyen acupuntura, hojas de repollo aplicadas a las mamas, bolsas de gel frío, tratamientos farmacológicos y ultrasonido. Para algunas intervenciones (ultrasonido, hojas de repollo y oxitocina) no hubo pruebas sólidas de que las intervenciones provocaran una resolución más rápida de los síntomas, ya que en estos estudios las mujeres tendieron a presentar mejorías en el dolor y los otros síntomas con el transcurso del tiempo, hayan recibido o no tratamiento activo. A partir de un estudio hubo pruebas de que, comparadas con las mujeres que recibieron atención habitual, las mujeres que recibieron acupuntura mejoraron más en cuanto a los síntomas en los días posteriores al tratamiento, aunque no hubo pruebas de una diferencia entre los grupos a los seis días y el estudio no fue suficientemente grande para poder detectar diferencias significativas para otros resultados como el absceso mamario. Un estudio que analizó bolsas de hidrocoloide indicó que la aplicación de frío a las mamas no provoca daños y se puede asociar con mejorías en los síntomas, aunque las diferencias entre los grupos de bolsas frías y control antes de que comenzara el tratamiento hace difícil la interpretación de los resultados. La conclusión general de la revisión es que aunque algunas intervenciones pueden ser prometedoras no hay pruebas suficientes a partir de ensayos bien diseñados que justifiquen la adopción generalizada de cualquiera de estas intervenciones. Se necesitan más investigaciones sobre los tratamientos para esta afección dolorosa y angustiante.

Conclusiones de los autores: 

Aunque algunas intervenciones pueden ser prometedoras, no hay pruebas suficientes de ensayos con cualquier intervención que justifiquen la implementación generalizada. Se necesitan más investigaciones sobre los tratamientos para esta afección dolorosa y angustiante.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La ingurgitación mamaria es un trastorno doloroso y molesto que afecta a un gran número de mujeres en las primeras horas del posparto. Durante el tiempo en el que las madres afrontan las demandas del recién nacido este trastorno puede ser particularmente angustiante. La ingurgitación mamaria puede inhibir el desarrollo de una lactancia materna exitosa y provocar la interrupción temprana de la misma, además de asociarse con enfermedades más graves como la infección mamaria.

Objetivos: 

Identificar las mejores formas de tratamiento para las mujeres que presentan ingurgitación mamaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron estudios para la inclusión mediante el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (febrero 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que evaluaron tratamientos para la ingurgitación mamaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la elegibilidad para las inclusión y realizaron la extracción de datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho estudios con 744 mujeres. Los ensayos examinaron varios tratamientos diferentes para la ingurgitación mamaria: acupuntura (dos estudios), hojas de repollo (dos estudios), bolsas de gel frío (un estudio), tratamientos farmacológicos (dos estudios) y ultrasonido (un estudio). No hubo pruebas estadísticamente significativas de que algunas intervenciones (ultrasonido, hojas de repollo y oxitocina) se asociaran con una resolución más rápida de los síntomas; en estos estudios las mujeres tendieron a presentar mejorías en el dolor y otros síntomas con el transcurso del tiempo, hayan recibido o no tratamiento activo. A partir de un estudio hubo pruebas de que, comparadas con las mujeres que recibieron atención habitual, las mujeres que recibieron acupuntura mejoraron más en cuanto a los síntomas en los días posteriores al tratamiento, aunque no hubo pruebas de una diferencia entre los grupos a los seis días y el estudio no tuvo poder estadístico suficiente para detectar diferencias significativas para otros resultados (como el absceso mamario). Un estudio que analizó complejos de proteasa informó hallazgos que favorecieron a los grupos de intervención, aunque el estudio se realizó hace más de 40 años y no se conoce que esta preparación se utilice en la práctica actual. Un estudio que investigó las bolsas de hidrocoloide indicó que la aplicación de frío no causa daño y se puede asociar con mejorías en los síntomas, aunque las diferencias iniciales entre los grupos de intervención y control hace difícil la interpretación de los resultados.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save