Tratamiento con alfabloqueantes para hombres para que aumenten las perspectivas de un retiro exitoso de la sonda urinaria

Tratamiento con alfabloqueantes para hombres para que aumenten las perspectivas de un retiro exitoso de la sonda urinaria

La retención urinaria aguda en hombres es una emergencia médica caracterizada por la incapacidad súbita, y a menudo dolorosa, para orinar. Existen muchas causas conocidas, que incluyen obstrucción de la próstata (debido a un agrandamiento de la próstata o a cáncer), estenosis uretral, infección urinaria, estreñimiento y trastornos neurológicos. Un tubo de drenaje estrecho (sonda urinaria) se inserta temporalmente en la vejiga a través del pene para permitir el drenaje de orina. Una vez retirada la sonda, algunos hombres no pueden orinar y requieren la reinserción de la sonda. En estos hombres, las opciones de tratamiento estándar son el uso continuado de sondas o la cirugía de próstata. Las sondas se asocian con riesgos tales como la infección y pueden afectar la calidad de vida. Por lo tanto, resultan potencialmente beneficiosas las medidas para aumentar la tasa de extracción exitosa de la sonda, es decir, que permitan a los pacientes volver a orinar espontáneamente. Los alfabloqueantes (por ejemplo, tamsulosina, alfuzosín) son un grupo de fármacos conocidos por tener efectos positivos sobre los síntomas urinarios, como el flujo urinario deficiente. Se cree que su efecto de relajación sobre la próstata también puede aumentar las perspectivas de evacuar nuevamente después de la extracción de la sonda. Esta revisión evaluó las pruebas disponibles para apoyar esta práctica.

En cinco ensayos clínicos, los hombres recibieron un comprimido de azúcar (placebo, fármaco inactivo) o alfabloqueantes durante uno a tres días (y en un estudio hasta un máximo de ocho días) antes de la extracción de la sonda. Ni los pacientes ni los médicos sabían qué tipo de comprimido se administraba, para prevenir el sesgo en la notificación de los resultados. Los resultados indicaron que el tratamiento con alfabloqueantes aumentó las perspectivas de una extracción exitosa de la sonda y la reanudación de la evacuación normal aunque las pruebas científicas generales disponibles para apoyar este resultado fueron limitadas. Se probaron dos alfabloqueantes diferentes (tamsulosina y alfuzosín). Sus resultados fueron similares. Los efectos secundarios causados por los alfabloqueantes fueron pocos y comparables a los del tratamiento con placebo. Incluían falta de eyaculación, mareos, presión arterial baja, desmayos, somnolencia, malestar y cefalea.

No hubo suficientes pruebas para afirmar si los alfabloqueantes también reducen el riesgo de sufrir otro episodio (recurrente) de retención urinaria después de la extracción exitosa de la sonda o si reducen la necesidad de cirugía de próstata en el futuro. Por lo tanto, no está claro si el tratamiento con alfabloqueantes debe continuarse, o por cuánto tiempo, después de la extracción exitosa de la sonda y si se justifican los costos del tratamiento en tales situaciones. Se necesitan más estudios de investigación para responder a estar preguntas.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas disponibles limitadas indican que los alfabloqueantes aumentan las tasas exitosas de la PSS. Los efectos secundarios del alfabloqueante son pocos y comparables a los del placebo. No se sabe con certeza si los alfabloqueantes reducen el riesgo de retención urinaria recurrente y la necesidad de cirugía de próstata. Sigue siendo incierta la relación entre costo y efectividad, y la duración recomendada del tratamiento con alfabloqueantes después de una PSS exitosa. Hay una falta de medidas de resultado acordadas internacionalmente respecto de lo que se entiende por PSS exitosa. Este hecho dificulta el metanálisis. Se necesitan más ensayos clínicos aleatorios que aborden estos aspectos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La retención urinaria aguda es una urgencia urológica en hombres que requiere la colocación inmediata de una sonda. Cualquier intervención que tenga como objetivo aumentar la tasa de una prueba sin sonda exitosa después de un episodio de retención urinaria aguda se consideraría potencialmente beneficiosa. Los alfabloqueantes relajan las células del músculo liso prostático y de ese modo reducen la resistencia al flujo urinario, lo que mejora los síntomas urinarios.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los alfabloqueantes sobre la reanudación exitosa de la micción después de la extracción de una sonda urinaria uretral tras un episodio de retención urinaria aguda en hombres.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (11 febrero 2009) y en las listas de referencias de artículos relevantes. No se impusieron restricciones de idioma o de otra índole en las búsquedas.

Criterios de selección: 

Sólo se incluyeron ensayos clínicos aleatorios y cuasialeatorios de alfabloqueantes para el ensayo sin una sonda uretral después de un episodio de retención urinaria aguda en hombres.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos revisores examinaron de forma independiente todas las citas y los resúmenes obtenidos por la estrategia de búsqueda. Cualquier desacuerdo acerca de la inclusión y exclusión de los ensayos se resolvió mediante discusión. Cuando persistían los desacuerdos, se buscaba una tercera opinión independiente. Ambos revisores extrajeron, verificaron en forma cruzada y procesaron de forma independiente los datos según se describe en el Manual de la Colaboración Cochrane (Higgins 2008)).

Resultados principales: 

Cinco ensayos clínicos aleatorios fueron elegibles para su inclusión en esta revisión. Los cinco ensayos compararon los alfabloqueantes versus placebo. En cuatro ensayos, los alfabloqueantes se utilizaron entre 24 a 72 horas (en un estudio hasta un máximo de ocho días) antes de la prueba sin sonda (PSS); en un ensayo, los alfabloqueantes se utilizaron durante ocho días antes de la prueba sin sonda. Cuatro ensayos probaron alfuzosín y un ensayo probó tamsulosina. Cuatro ensayos favorecieron los alfabloqueantes y un ensayo favoreció el placebo. Las tasas generales de la PSS exitosa tendieron a favorecer los alfabloqueantes sobre el placebo. Este resultado fue estadísticamente significativo (RR 1,39; IC del 95%: 1,18 a 1,64) independientemente del alfabloqueante utilizado (alfuzosín: RR 1,31, IC del 95%: 1,10 a 1,56; tamsulosina: RR 1,86, IC del 95%: 1,17 a 2,97).

Con respecto a causar menos efectos secundarios relacionados con la vasodilatación (por ejemplo, hipotensión, mareos), dos estudios favorecieron el placebo y uno favoreció los alfabloqueantes. Los efectos secundarios generales fueron bajos tanto para el placebo como para los alfabloqueantes. Las tasas de fracaso fueron altas y estuvieron causadas principalmente por la necesidad de reinserción de la sonda en lugar de por los efectos secundarios relacionados con la vasodilatación.

Tools
Information
Share/Save