Intervenciones no farmacológicas para ayudar a la inducción de la anestesia en niños

Antecedentes

El proceso inicial de administración de anestesia general (es decir, la inducción de la anestesia) a los niños puede ser angustioso para ellos y sus padres. A los niños se les puede dar un sedante (premedicación) para que beban, como el midazolam, antes de inducir la anestesia, para ayudarles a relajarse. Sin embargo, estos fármacos pueden tener efectos indeseables, como la posible obstrucción de las vías respiratorias antes de que comience la anestesia y durante la recuperación. Además, pueden producirse cambios de comportamiento después de la operación. Se han probado algunas alternativas no farmacológicas para ver si pueden ayudar a los niños a relajarse y cooperar al principio de la anestesia. Esta revisión tiene como objetivo evaluar los efectos de las intervenciones no farmacológicas como la hipnosis, la acupuntura y los videojuegos para ayudar al inicio de la anestesia general en los niños

Hallazgos clave

Se incluyeron 28 ensayos (2681 niños menores de 18 años y/o sus padres) con un gran número de intervenciones (17) evaluadas.

La presencia de los padres durante la inducción de la anestesia en el niño ha sido la intervención más investigada habitualmente (ocho ensayos), pero no ha mostrado reducir la ansiedad o el malestar en los niños, ni aumentar su cooperación durante la inducción de la anestesia.

Aunque no se debe disuadir activamente a los padres de estar presentes si prefieren hacerlo, tampoco se debe alentar a los padres a estar presentes en la inducción de su hijo si prefieren no hacerlo.

Lo más común es que se den otras intervenciones al niño (por ejemplo, videojuegos o hipnosis), pero a veces la intervención se da a los padres. Un estudio de acupuntura para los padres encontró que los padres estuvieron menos ansiosos y los niños más cooperativos durante la inducción de la anestesia. Otro estudio donde los padres recibieron información en forma de folletos o videos no mostró ningún efecto. En otros estudios que analizaron intervenciones para niños, payasos o médicos payasos, un ambiente tranquilo, videojuegos y paquetes de computadora (pero no terapia musical) cada uno mostró beneficios como una mejor cooperación en los niños.

Calidad de la evidencia

Muchos de los estudios eran de calidad deficiente y demasiado pequeños para dar respuestas claras a la pregunta del estudio. Sin embargo, las intervenciones no farmacológicas potencialmente prometedoras, como la acupuntura de los padres, los médicos payasos o payasos, la reproducción de vídeos a elección del niño durante la inducción, la hipnosis preoperatoria y los videojuegos portátiles requieren más pruebas en estudios futuros. Las intervenciones no farmacológicas que podrían ayudar a los padres a relajarse necesitan más estudios, ya que hay alguna evidencia de que unos padres más relajados pueden mejorar la experiencia de inducción de la anestesia de su hijo.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión muestra que la presencia de los padres durante la inducción de la anestesia general no disminuye la ansiedad de los niños. Las intervenciones no farmacológicas potencialmente prometedoras, como la acupuntura de los padres, los médicos payasos o payasos, la reproducción de vídeos a elección del niño durante la inducción, la baja estimulación sensorial y los videojuegos portátiles, deben ser objeto de más investigaciones en estudios más amplios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La inducción de la anestesia general puede causar malestar en los niños. Los métodos no farmacológicos para reducir la ansiedad y mejorar la cooperación pueden evitar los efectos adversos de la sedación preoperatoria.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones no farmacológicas para ayudar a la inducción de la anestesia en los niños reduciendo su ansiedad, angustia o aumentando su cooperación.

Métodos de búsqueda: 

En esta revisión actualizada, se hicieron búsquedas en CENTRAL (la Cochrane Library 2012, número 12) y en las siguientes bases de datos desde su inicio hasta el 15 de enero de 2013: MEDLINE, EMBASE, PsycINFO y Web of Science. La búsqueda se volvió a ejecutar en agosto 2014. Se tendrá en cuenta el único estudio que se ha encontrado que es de interés cuando se actualice la revisión.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados de una intervención no farmacológica implementada el día de la cirugía o la anestesia.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron el riesgo de sesgo en los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 28 ensayos (2681 niños) que investigaban 17 intervenciones de interés; todos los ensayos se realizaron en países de altos ingresos. En general, se consideró que los ensayos tenían un alto riesgo de sesgo. Excepto en el caso de la acupuntura parental (calificación baja), todas las demás evaluaciones de GRADE de los resultados primarios de las comparaciones fueron muy bajas, lo que indica un alto grado de incertidumbre sobre los hallazgos generales.

Presencia de los padres: En cinco ensayos (557 niños), la presencia de los padres en la inducción de la anestesia no redujo la ansiedad de los niños en comparación con la ausencia de los padres (diferencia de medias estandarizada (DME) 0,03; intervalo de confianza (IC) del 95%: -0,14 a 0,20). En otros tres ensayos (267 niños) en los que no se pudieron agrupar los resultados, no se encontraron diferencias claras en la ansiedad de los niños, independientemente de si uno de los padres estaba presente o no. En un solo ensayo, la ansiedad infantil no mostró ninguna diferencia significativa si uno o dos padres estaban presentes, aunque la ansiedad de los padres se redujo significativamente cuando ambos padres estaban presentes en la inducción. La presencia de los padres fue significativamente menos efectiva que la premedicación con sedantes para reducir la ansiedad de los niños en la inducción en tres ensayos con 254 niños (no se pudieron agrupar los resultados).

Intervenciones en el niño (pasivas): Cuando se reprodujo un vídeo a elección del niño durante la inducción, los niños estaban significativamente menos ansiosos que los controles (según la diferencia media de la Yale Preoperative Anxiety Scale modificada (mYPAS) 31,2, IC del 95%: 27,1 a 33,3) en un ensayo de 91 niños. En otro ensayo con 120 niños, la cooperación en la inducción no difirió significativamente cuando un cuento de hadas en video fue reproducido antes de la inducción. Los niños expuestos a una baja estimulación sensorial estaban significativamente menos ansiosos que los niños de control al introducir la máscara de anestesia y era más probable que cooperaran durante la inducción en un ensayo de 70 niños. La terapia musical no mostró un efecto significativo en la ansiedad de los niños en otro ensayo de 51 niños.

Intervenciones en el niño (introducción de la máscara): No se encontraron diferencias significativas entre una intervención de exposición a la máscara y el control en un único ensayo de 103 niños para la ansiedad infantil (riesgos relativos [RR] 0,59; IC del 95%: 0,31 a 1,11), aunque los niños demostraron una cooperación significativamente mejor en el grupo de exposición a la máscara (RR 1,27; IC del 95%: 1,06 a 1,51).

Intervenciones en el niño (interactivas): En un ensayo con tres brazos de 168 niños, la preparación con paquetes interactivos de computadora (además de la presencia de los padres) fue más efectiva que la preparación verbal, aunque las diferencias entre la preparación por computadora y la de dibujos animados no fueron significativas, y tampoco lo fue la preparación de dibujos animados en comparación con la preparación verbal. Los niños que recibieron videojuegos antes de la inducción estaban significativamente menos ansiosos en la inducción que los del grupo de control (diferencia de medias (DM) del mYPAS -9,80; IC del 95%: -19,42 a -0,18) y también en comparación con los niños que fueron sedados con midazolam (DM del mYPAS -12,20; IC del 95%: -21,82 a -2,58) en un ensayo de 112 niños. En comparación con la presencia de los padres solamente, los payasos o médicos payasos disminuyeron significativamente la ansiedad de los niños en la sala de operaciones/inducción (mYPAS DM -24,41, IC del 95%: -38,43 a -10,48; efectos aleatorios, I² 75%) en tres ensayos con un total de 133 niños. Sin embargo, no se observaron diferencias significativas en la ansiedad de los niños en el quirófano entre los payasos/médicos payasos y la premedicación sedante (mYPAS DM -9,67, IC del 95%: -21,14 a 1,80, efectos aleatorios, I² 66%; dos ensayos de 93 niños). En un ensayo de hipnoterapia versus premedicación sedante en 50 niños, no hubo diferencias significativas en la ansiedad de los niños en la inducción (RR 0,59; IC del 95%: 0,33 a 1,04).

Intervenciones en los padres: Los hijos de padres que recibieron acupuntura en comparación con la acupuntura simulada de los padres estaban menos ansiosos durante la inducción (mYPAS DM -17, IC del 95%: -30,51 a -3,49) y cooperaron más (RR 1,59, IC del 95%: 1,01 a 2,53) en un único ensayo de 67 niños. Dos ensayos con 191 padres evaluaron los efectos de la visualización de vídeos por parte de los padres, pero no informaron sobre ninguno de los resultados primarios preestablecidos de la revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save