Haloperidol para el tratamiento de las náuseas y los vómitos en pacientes con cuidados paliativos

El haloperidol se utiliza a menudo para ayudar a controlar las náuseas o los vómitos que son problemas frecuentes en pacientes con enfermedades graves que amenazan la vida. El haloperidol se puede administrar por vía oral o por inyección. Se han realizado algunas investigaciones sobre cómo funciona este fármaco en las náuseas y los vómitos causados por la cirugía y cuando se intenta prevenir las náuseas y los vómitos causados por los tratamientos contra el cáncer.

Esta es una actualización de la revisión original publicada en 2009 para la cual ningún estudio cumplió con los criterios de inclusión. Para esta actualización, en una búsqueda de la literatura publicada en noviembre de 2014 se encontró un ensayo controlado aleatorizado de calidad moderada que comparó el gel ABH (Ativan®, Benadryl®, Haldol®), que contiene haloperidol y otros dos fármacos, con placebo.

El ensayo no mostró diferencias entre el gel ABH y placebo. Sin embargo, se ha demostrado anteriormente que el haloperidol no se absorbe después de aplicar el gel ABH, por lo que este resultado no sorprende. Se identificó un ensayo de haloperidol para las náusea y los vómitos en pacientes con cáncer, que presentó los resultados iniciales en un congreso. Este estudio indicó que el haloperidol es efectivo en el 65% de los pacientes, pero en el momento de realizar esta revisión los resultados no se habían publicado por completo. En Australia ha comenzado otro ensayo en el que se compara el haloperidol con otro fármaco utilizado para las náuseas, la metotrimeprazina (levomepromazina).

Conclusiones de los autores: 

Desde la última versión de esta revisión, se encontró un nuevo estudio para inclusión, pero las conclusiones no se han modificado. Hay evidencia incompleta de los ECA publicados para determinar la eficacia del haloperidol para las náuseas y los vómitos en los cuidados paliativos. Aparte del ensayo del gel de HBA versus placebo, no se identificaron ECA publicados que exploraran la efectividad del haloperidol para las náuseas y los vómitos en pacientes de cuidados paliativos en esta actualización, pero hay dos ensayos en curso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las náuseas y los vómitos son síntomas frecuentes en pacientes con enfermedades terminales e incurables. Las náuseas y los vómitos pueden ser angustiantes. El haloperidol se suele recetar para aliviar estos síntomas. Esta es una versión actualizada de la revisión Cochrane original publicada en el número 2, 2009, sobre el haloperidol para el tratamiento de las náuseas y los vómitos en pacientes con cuidados paliativos.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y los eventos adversos asociados con el uso del haloperidol para el tratamiento de las náuseas y los vómitos en pacientes con cuidados paliativos.

Métodos de búsqueda: 

Para esta revisión actualizada se realizaron búsquedas actualizadas en CENTRAL, EMBASE y MEDLINE en noviembre de 2013 y en noviembre de 2014. En marzo de 2015 se realizaron búsquedas en registros de ensayos controlados para identificar cualquier ensayo en curso o no publicado. No se impusieron restricciones de idioma. Para la revisión original se realizó una búsqueda en la base de datos en agosto de 2007 que incluyó CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL y AMED, con el uso de términos de búsqueda y sinónimos relevantes. La búsqueda manual complementó las búsquedas electrónicas (mediante las listas de referencias de los estudios incluidos, los capítulos pertinentes y los artículos de revisión) de la revisión original.

Criterios de selección: 

Los estudios considerados para inclusión fueron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) sobre haloperidol para el tratamiento de las náuseas o los vómitos, o ambos, en cualquier contexto. Los estudios debían incluir pacientes adultos que recibían cuidados paliativos o que presentaban una enfermedad progresiva incurable. Se excluyeron los estudios en los que se pensaba que las náuseas o los vómitos, o ambos, eran secundarios al embarazo o a la cirugía.

Obtención y análisis de los datos: 

Los registros de cada una de las bases de datos electrónicas se importaron en el paquete bibliográfico y se incorporaron en una base de datos central donde se investigó la relevancia de los títulos, las palabras claves y los resúmenes. Si no era posible aceptar o rechazar un resumen con certeza, se obtuvo el texto completo del artículo para una evaluación adicional. Los dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios de acuerdo con los criterios de inclusión. No hubo diferencias de opinión entre los autores con respecto a la evaluación de los estudios.

Resultados principales: 

Se consideraron 27 estudios de la búsqueda de 2007. En esta actualización se consideraron otros 38 estudios de la búsqueda de 2013 y dos de la búsqueda de 2014. Se identificó un ECA de calidad moderada con bajo riesgo de sesgo en general que cumplió los criterios de inclusión para esta actualización y que comparó el gel ABH (Ativan®, Benadryl®, Haldol®), aplicado en la muñeca, con placebo para el alivio de las náuseas en 22 participantes. El gel ABH incluye haloperidol, así como difenhidramina y lorazepam. El gel no fue significativamente mejor que placebo en este pequeño estudio; sin embargo, se informa de que el haloperidol no se absorbe de forma significativa cuando se aplica tópicamente, por lo que el ensayo no aborda la cuestión de si el haloperidol es eficaz o bien tolerado cuando se administra por otras vías (p.ej., por vía oral, subcutánea o intravenosa). Se identificó un ensayo en curso de haloperidol para el tratamiento de las náusea y los vómito en pacientes con cáncer, con resultados iniciales publicados en un resumen de congreso que indica que el haloperidol es efectivo en el 65% de los pacientes. El ensayo no se había publicado completamente en el momento de realización de esta revisión. Ha comenzado otro ensayo que compara el haloperidol oral con la metotrimeprazina oral (levomepromazina) para pacientes con cáncer y náuseas no relacionadas con su tratamiento, que se pretende incluir en la próxima actualización de la revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save