Administración de suplementos con vitamina A para mujeres en el período posparto

¿Cuál es el problema?

Se espera que la lactancia materna satisfaga las necesidades del lactante en los primeros meses de vida. Sin embargo, si la propia madre está desnutrida, es posible que el lactante no reciba todos los nutrientes que necesita. La vitamina A es importante para la inmunidad y para ayudar al lactante a mantenerse sano, por lo que si la madre no ingiere suficiente vitamina A en su dieta, el lactante también puede no recibir suficiente en la leche materna.

¿Por qué es esto importante?

En las zonas en las que la carencia de vitamina A es motivo de preocupación para la salud pública, la ingesta de vitamina A en la dieta de la madre puede no ser suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales de la madre o del lactante, debido a las bajas concentraciones en la leche materna. Se han realizado muchos estudios para abordar esta preocupación en los países en los que la carencia de vitamina A es frecuente.

¿Qué evidencia se encontró?

Se examinaron 14 ensayos. En general la evidencia que se encontró fue de calidad baja. Estos estudios incluyeron madres que recibieron o no vitamina A, dentro de las primeras seis semanas después del parto, o compararon una dosis alta de vitamina A con una dosis baja. La revisión examinó la salud general de las madres y sus lactantes, cualquier efecto adverso y los niveles de retinol, que es un subproducto de la vitamina A, en la leche materna. No hubo cambios en cuanto a la cantidad de madres o lactantes que murieron o se enfermaron. Las madres y sus lactantes no experimentaron efectos adversos. Hubo evidencia de una mejora en la cantidad de retinol en la leche materna.

¿Qué significa esto?

En resumen, aunque la vitamina A adicional que se le da a la madre puede mejorar ligeramente la cantidad de este nutriente en su leche materna, probablemente no haya una diferencia en cuanto a las muertes de la madre o el lactante. Puede dar lugar a poca o ninguna diferencia en los efectos adversos para la madre o el lactante.

Conclusiones de los autores: 

No hubo evidencia de que la administración de diferentes dosis de suplementos de vitamina A a las mujeres en el período de posparto resultara beneficiosa para la mortalidad y la morbilidad maternas e infantiles, en comparación con otras dosis o con placebo. Aunque las concentraciones de retinol de la leche materna mejoraron con la administración de suplementos, este hecho no se tradujo en efectos beneficiosos para la salud de las mujeres o de los lactantes. Pocos estudios informaron sobre la mortalidad y la morbilidad materna e infantil. Los estudios futuros deberían incluir estos resultados importantes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En las zonas en las que la carencia de vitamina A es motivo de preocupación para la salud pública, la ingesta de vitamina A en la dieta de la madre puede no ser suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales de la madre o del lactante, debido a las bajas concentraciones de retinol en la leche materna.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración de suplementos de vitamina A a mujeres en el período posparto sobre la salud materna e infantil.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (8 de febrero 2016), LILACS (1982 hasta diciembre 2015), Web of Science (1945 hasta diciembre 2015) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o ensayos aleatorizados grupales que evaluaron los efectos de la administración de suplementos de vitamina A a mujeres en el período posparto sobre la salud materna e infantil (morbilidad, mortalidad y estado nutricional de la vitamina A).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para inclusión, realizaron la extracción de datos, evaluaron el riesgo de sesgo y verificaron la exactitud. La calidad de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ensayos con riesgo de sesgo principalmente bajo o incierto, que reclutaron 25 758 pares de mujeres y lactantes. Los esquemas de administración de suplementos incluyeron dosis altas, simples o dobles de vitamina A (200 000 a 400 000 unidades internacionales [UI]), o 7,8 mg diarios de betacaroteno, en comparación con placebo, ningún tratamiento, otro (hierro); o una dosis más alta (400 000 UI) versus una dosis más baja (200 000 UI). En todos los ensayos una proporción considerable de lactantes recibieron lactancia, al menos parcialmente, hasta los seis meses.

Administración de suplementos (vitamina A como retinol, agua-miscible o beta-caroteno) 200 000 a 400 000 UI versus control (placebo o ningún tratamiento)

Para la madre: No se encontraron evidencia de que la administración de suplementos de vitamina A redujera la mortalidad materna a los 12 meses (cociente de riesgos instantáneos [CRI] 1,01; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,44 a 2,21; 8577 participantes; un ECA; evidencia de calidad moderada). Los efectos fueron menos seguros a los seis meses (riesgo relativo [RR] 0,50; IC del 95%: 0,09 a 2,71; 564 participantes; un ECA; evidencia de calidad baja). El efecto sobre la morbilidad materna (diarrea, infecciones respiratorias, fiebre) no fue claro porque la calidad de la evidencia muy baja (50 participantes, un ECA). No se encontró evidencia suficiente de que la vitamina A aumente el dolor abdominal (RR 1,28; IC del 95%: 0,95 a 1,73; 786 participantes; un ECA; evidencia de calidad baja). Se encontró evidencia de calidad baja de que la administración de suplementos de vitamina A aumentó las concentraciones de retinol de la leche materna en 0,20 µmol/l a los tres a tres meses y medio (diferencia de medias [DM] 0,20 µmol/l; IC del 95%: 0,08 a 0,31; 837 participantes; seis ECA).

Para el lactante: No se encontró evidencia de que la administración de suplementos de vitamina A redujera la mortalidad infantil entre los dos y los 12 meses (RR 1,08; IC del 95%: 0,77 a 1,52; 6090 participantes; cinco ECA; evidencia de calidad baja). Los efectos sobre la morbilidad (gastroenteritis a los tres meses) no fueron claros (RR 6,03; IC del 95%: 0,30 a 121,82; 84 participantes; un ECA; evidencia de calidad muy baja). Hubo evidencia de calidad baja de efecto sobre los resultados adversos en los lactantes (fontanela abultada a las 24 a 48 horas) (RR 2,00; IC del 95%: 0,61 a 6,55; 444 participantes; un ECA).

Administración de suplementos (vitamina A como retinilo) 400 000 UI versus 200 000 UI

En esta comparación se incluyeron tres estudios (1312 participantes). Ninguno de los estudios evaluó la mortalidad materna, la morbilidad materna o la mortalidad infantil. Los resultados de un estudio mostraron que puede haber poca o ninguna diferencia en la morbilidad infantil entre las dosis (diarrea, enfermedades respiratorias y enfermedades febriles) (312 participantes, datos no agrupados). No fue posible establecer una conclusión firme sobre la repercusión en los resultados adversos para la madre y el recién nacido (se dispone de datos limitados). El efecto sobre el retinol de la leche materna tampoco fue claro debido a la escasa información disponible.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save