Antagonistas de oxitocina para la inhibición del parto prematuro después de una amenaza de trabajo de parto prematuro

El trabajo de parto prematuro se presenta con contracciones regulares del útero y cambios en el cuello uterino (apertura de la matriz) antes de las 37 semanas de embarazo. El trabajo de parto y el parto prematuro se pueden asociar con enfermedad o muerte del neonato y con frecuencia representa una carga emocional importante para las familias. El parto prematuro también puede provocar discapacidad de la niñez. Incluso una prolongación a corto plazo del embarazo después del inicio de una amenaza o un trabajo de parto prematuro real puede permitir la administración de corticosteroides a la madre para acelerar la maduración pulmonar fetal y trasladar a la madre a un centro con servicios de cuidados intensivos neonatales. Se han utilizado varios fármacos (tocolíticos) para inhibir el trabajo de parto. El antagonista de oxitocina atosiban es uno de ellos. Una vez que el episodio de amenaza de trabajo de parto prematuro se establece, se puede utilizar el tratamiento de mantenimiento con un tocolítico para tratar de prevenir la recurrencia. Lo anterior se debe equilibrar con los resultados adversos potenciales como la infección intrauterina, la muerte fetal, el aumento de la discapacidad grave para los supervivientes y los efectos secundarios de los fármacos.

Esta revisión sólo identificó un ensayo controlado multicéntrico de buena calidad que mostró que el atosiban administrado por vía subcutánea como tratamiento de mantenimiento no redujo la incidencia de parto prematuro ni mejoró los resultados neonatales, comparado con tratamiento placebo. El ensayo asignó al azar a 513 mujeres en las que se interrumpió el trabajo de parto prematuro (con membranas intactas y dilatación cervical limitada) después del tratamiento intravenoso con atosiban. La media de la edad gestacional en el momento del reclutamiento fue alrededor de 31 semanas y la proporción de partos múltiples fue similar en los dos grupos. El atosiban infundido a 6 ml/h (30 µg/min) no redujo el parto prematuro antes de las 28, las 32 o las 37 semanas. A las mujeres con tratamiento de mantenimiento, se les dio el alta a su domicilio con una bomba de infusión subcutánea continua y contacto diario con la enfermera. En el grupo de atosiban, hubo un aumento de las reacciones en el sitio de inyección. No hay pruebas suficientes de beneficio para justificar esta intervención.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para apoyar el uso de los antagonistas de los receptores de oxitocina para inhibir el parto prematuro después de un período de amenaza de trabajo de parto prematuro o trabajo de parto prematuro real. Cualquier ensayo futuro que utilice antagonistas de oxitocina u otros fármacos como tratamiento de mantenimiento para prevenir el parto prematuro debe examinar varias medidas de resultado neonatales importantes, incluida la reducción de la morbilidad y la mortalidad neonatal, así como el seguimiento del neonato a largo plazo. Las investigaciones futuras también se deben centrar en las vías fisiopatológicas que preceden al trabajo de parto prematuro.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En algunas mujeres, ocurre un episodio de trabajo de parto prematuro y no da lugar al parto prematuro inmediato. El tratamiento posterior con agentes tocolíticos como los antagonistas de los receptores de oxitocina puede prevenir la recurrencia del trabajo de parto prematuro, prolongar la gestación y prevenir las consecuencias adversas de la prematurez para el neonato.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del tratamiento de mantenimiento con antagonistas de oxitocina administrados por cualquier vía después de un episodio de trabajo de parto prematuro para retrasar o prevenir el parto prematuro.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 julio 2013), se estableció contacto con expertos en el tema en busca de ensayos en curso y no publicados, y se buscó en las listas de referencias de los artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan antagonistas de oxitocina con cualquier agente tocolítico alternativo, placebo o ningún tratamiento, utilizado para el tratamiento de mantenimiento después de un episodio de trabajo de parto prematuro.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar de la Colaboración Cochrane y del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto. Dos autores de la revisión realizaron de forma independiente la evaluación de la calidad metodológica y extrajeron los datos de los ensayos.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye un ensayo con 513 mujeres. Comparado con placebo, el atosiban no redujo el parto prematuro antes de las 37 semanas (cociente de riesgos [CR] 0,89; intervalos de confianza [IC] del 95%: 0,71 a 1,12), a las 32 semanas (CR 0,85; IC del 95%: 0,47 a 1,55) o a las 28 semanas (CR 0,75; IC del 95%: 0,28 a 2,01). No hubo diferencias en la morbilidad neonatal o la mortalidad perinatal.

Tools
Information
Share/Save