Levodopa para el síndrome de piernas inquietas

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno neurológico frecuente caracterizado por un impulso nocturno de mover las piernas que se asocia generalmente con sensaciones desagradables en las piernas. Los síntomas se presentan principalmente durante el sueño, cuando cae la tarde y durante la noche. Las alteraciones del sueño son habitualmente la razón por la cual los pacientes buscan asesoramiento médico. En general, este trastorno se considera una afección crónica. La levodopa se recomienda para el tratamiento del SPI.

Fue posible incluir nueve ensayos en el metanálisis que comparó el tratamiento con levodopa con placebo u otros tratamientos activos en el SPI, durante un período de una a ocho semanas. Los pacientes sufrían SPI de moderado a grave y fueron tratados con dosis de 100 mg levodopa/25 mg dopamina descarboxilasa hasta 400 mg levodopa/100 mg de dopamina descarboxilasa. Los estudios se realizaron en países de Europa y Norteamérica.

La levodopa redujo la gravedad de los síntomas en mayor medida que el placebo. A su vez, los médicos consideraron que hubo una mejoría más marcada de los síntomas del SPI con la levodopa que con el placebo. Los movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño, monitorizados durante polisomnografía, se redujeron más con el tratamiento con levodopa en comparación con el placebo; sin embargo, no se registraron cambios en el tiempo total de sueño. Se observó una notable mejoría en la calidad de vida y la calidad del sueño evaluada por el paciente. Solo un número muy bajo de pacientes interrumpió el tratamiento debido a los eventos adversos, pero un número mayor de pacientes del grupo de tratamiento con levodopa reportó eventos adversos en comparación con el grupo placebo. Las pruebas de tres ensayos con control activo que compararon la levodopa con la cabergolina, la pergolida y el pramipexol favorecieron los agonistas de dopamina con respecto a la reducción de la gravedad del SPI (cuestionario IRLS), la mejoría de los síntomas (CGI) y la calidad de vida. Los resultados de las otras cinco variables no favorecen algún tratamiento sobre otro. Sin embargo, debido a un gran rango de intervalos de confianza en estos pocos ensayos, no puede descartarse la superioridad de alguno de los agentes.

Un evento adverso grave que se presenta con la medicación dopaminérgica a largo plazo, el denominado aumento, se caracteriza por la aparición de los síntomas más temprano durante el día, la aparición más rápida de los síntomas durante el reposo, la propagación de los síntomas a las extremidades superiores y el tronco y una menor duración del efecto del tratamiento. El aumento no se evaluó de modo sistemático en la mayoría de los estudios clínicos precedentes. Se requieren ensayos futuros con una duración mayor del tratamiento y en comparación con otras opciones de tratamiento para investigar la aparición del aumento y la eficacia del tratamiento con levodopa en el SPI.

Conclusiones de los autores: 

La levodopa es eficaz para el tratamiento a corto plazo del SPI. El aumento, el evento adverso clínicamente más relevante, no se investigó lo suficiente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La levodopa más un inhibidor de la descarboxilasa de dopamina es un tratamiento común para el síndrome de piernas inquietas (SPI).

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la levodopa para el SPI en comparación con placebo y otros agentes activos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (The Cochrane Library 2008, número 4), MEDLINE, EMBASE, PsycINFO y CINAHL, desde enero 1985 hasta diciembre 2008, en listas de referencias de artículos, y se contactó con compañías farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) doble ciego que investigaban el tratamiento con levodopa versus placebo u otro tratamiento durante al menos siete días en pacientes con SPI (edad ≥ 18 años). Los resultados incluyeron la gravedad de los síntomas, la escala Clinical Global Impressions - Improvement (CGI-I), parámetros objetivos así como evaluados por el paciente de la calidad del sueño, la calidad de vida y los parámetros de seguridad.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron los datos, evaluaron el riesgo de sesgo y establecieron contacto con las compañías farmacéuticas y los autores para obtener información adicional. Se recopilaron los abandonos debidos a los eventos adversos y los pacientes que experimentaron eventos adversos.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ensayos controlados con placebo y tres ensayos controlados con otro tratamiento activo (521 participantes). La gravedad de los síntomas (escala de calificación de 11 puntos, en la cual 0 puntos indica ningún síntoma y 10 puntos indica síntomas sumamente graves) fue menor con levodopa que con el placebo en dos estudios (diferencia de medias [DM] -1,34; intervalo de confianza [IC] del 95%: -2,18 a -0,5; p = 0,002). Los movimientos periódicos de las piernas durante el sueño por hora de sueño (PLMS-Index [índice de MPPS]; PLMSI) mejoraron en -26,28/h en comparación con el placebo (IC del 95%: -30,53 a -22,02; p

Share/Save