Transfusiones de leucocitos para el tratamiento de las infecciones en pacientes con recuentos bajos de leucocitos o leucocitos que no funcionan de forma adecuada

Pregunta de la revisión

Se evaluaron las pruebas acerca de si las transfusiones de leucocitos (también denominadas transfusiones de granulocitos) administradas para tratar las infecciones son seguras y reducen el riesgo de muerte o de resultados graves debido a la infección. La población estudiada fueron los pacientes con un recuento de glóbulos blancos muy bajo (neutropenia) o glóbulos blancos que no funcionaban de forma adecuada (disfunción de neutrófilos).

Antecedentes

El funcionamiento de los leucocitos es importante para combatir las infecciones bacterianas y micóticas potencialmente mortales. Durante muchos años algunos médicos de hospitales han administrado transfusiones de leucocitos a los pacientes con infecciones que presentan un recuento bajo de leucocitos. La demanda de leucocitos para transfusión ha mostrado un aumento constante desde los años noventa principalmente como resultado de la introducción de un fármaco denominado factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) que, si se le administra a los donantes, da lugar a un aumento del número de leucocitos en la sangre del donante y a la obtención de una dosis más grande de leucocitos en comparación con la que podía obtenerse previamente.

Características de los estudios

Las pruebas están actualizadas hasta febrero 2016. En esta actualización se identificaron diez ensayos completados que compararon la administración de transfusiones de leucocitos para tratar la infección en comparación con ninguna administración de leucocitos para tratar la infección. Un ensayo adicional aún no se ha completado. Los 10 ensayos incluyeron un total de 587 participantes y se realizaron entre 1975 y 2015. Los estudios difirieron en cuanto al tipo de infecciones que incluyeron. Los datos de tres ensayos no se incluyeron en los análisis debido a que los participantes se incluyeron dentro del ensayo más de una vez. Seis ensayos incluyeron niños y adultos, pero los resultados no se presentaron por separado para los niños y los adultos. Los dos ensayos más nuevos administraron G-CSF a los donantes; ambos se interrumpieron de forma temprana debido a la falta de reclutamiento. Seis estudios informaron las fuentes de financiamiento y todos fueron financiados por gobiernos o instituciones de beneficencia.

Resultados clave

La administración de transfusiones de leucocitos para tratar la infección puede no afectar el riesgo de muerte o el número de pacientes que se recuperan de una infección.

No se sabe si las transfusiones de leucocitos aumentan el riesgo de presentar un evento adverso grave.

Ninguno de los estudios informó si las transfusiones de leucocitos redujeron el número de días que los participantes recibieron antibióticos terapéuticos, o si las transfusiones de leucocitos tuvieron efecto sobre la calidad de vida de los participantes.

Calidad de la evidencia

Las pruebas para la mayoría de los hallazgos son de baja o muy baja calidad. Este hecho se debió a que el número total de participantes incluidos en esta revisión fue demasiado pequeño para detectar una diferencia en el resultado primario de esta revisión. Se calculó que un estudio necesitaría al menos 2748 participantes para poder detectar una disminución en el riesgo de muerte de 35 pacientes de 100 a 30 pacientes de 100 (cinco vidas adicionales salvadas por cada 100 pacientes tratados). También fue probable que los participantes y los médicos conocieran a qué brazo del estudio se habían asignado en todos los estudios.

Conclusiones de los autores: 

En los pacientes con neutropenia debido a la quimioterapia mielosupresora o un trasplante de células madre hematopoyéticas, no hay pruebas suficientes para determinar si las transfusiones de granulocitos afectan la mortalidad por todas las causas. Para poder detectar una disminución en la mortalidad por todas las causas del 35% al 30% se necesitaría un estudio con al menos 2748 participantes (poder estadístico del 80%, significación del 5%). Hay pruebas de grado bajo de que las transfusiones terapéuticas de granulocitos pueden no aumentar el número de participantes con resolución clínica de una infección.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A pesar de los antimicrobianos modernos y el tratamiento de apoyo, las infecciones bacterianas y micóticas aún son complicaciones graves en los pacientes con neutropenia relacionada con enfermedades prolongadas o relacionada con el tratamiento. Las transfusiones de granulocitos se utilizan hace mucho tiempo en la práctica clínica para apoyar y tratar la infección grave en grupos de pacientes de alto riesgo con neutropenia o disfunción de neutrófilos. Sin embargo, existe actualmente una amplia variabilidad en la práctica de transfusiones terapéuticas de granulocitos, así como una gran incertidumbre acerca del efecto beneficioso de las transfusiones como complemento de los antibióticos sobre la mortalidad. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2005.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad de las transfusiones de granulocitos en comparación con ninguna transfusión de granulocitos como complemento de los antimicrobianos para tratar las infecciones en pacientes con neutropenia o trastornos de la función de los neutrófilos, con el objetivo de reducir la mortalidad y otros resultados adversos relacionados con la infección.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas de ensayos controlados aleatorios (ECA) en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (the Cochrane Library 2016, número 2). MEDLINE (desde 1946), Embase (desde 1974), CINAHL (desde 1937), la Transfusion Evidence Library (desde 1980) y en bases de datos de ensayos en curso hasta el 11 febrero 2016.

Criterios de selección: 

ECA que compararon pacientes con neutropenia o disfunción de neutrófilos que recibieron transfusiones de granulocitos para tratar la infección con un grupo control que no recibió transfusiones de granulocitos. Los neonatos son el tema de otra revisión Cochrane y se excluyeron de esta revisión. No hubo restricciones con respecto a los resultados examinados, el idioma o el estado de publicación.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se identificaron 10 ensayos que cumplieron los criterios de inclusión con un total de 587 participantes. También se identificó otro ensayo en curso. Estos ensayos se realizaron entre 1975 y 2015. Ninguno de los estudios incluyó a pacientes con disfunción de neutrófilos. Los estudios difirieron en cuanto al tipo de infecciones que incluyeron. Seis estudios incluyeron niños y adultos, pero los datos no se informaron por separado para los niños y los adultos. Los dos estudios más nuevos administraron factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF, por sus siglas en inglés) a los donantes; ambos se interrumpieron de forma temprana debido a la falta de reclutamiento. Tres estudios asignaron al azar nuevamente a los participantes, por lo que no fue posible realizar el análisis cuantitativo.

En general, la calidad de las pruebas fue muy baja a baja a través de los diferentes resultados según la metodología GRADE. Este hecho se debió a que muchos de los estudios tuvieron alto riesgo de sesgo y muchos de los resultados fueron imprecisos.

Es posible que no existan diferencias en la mortalidad por todas las causas a los 30 días entre los participantes que recibieron transfusiones terapéuticas de granulocitos y los que no las recibieron (seis estudios; 321 participantes; CR 0,75; IC del 95%: 0,54 a 1,04; pruebas de muy baja calidad). No hubo diferencias entre los subgrupos de dosis de granulocitos (< 1 x 1010 por día versus ≥ 1 x 1010 por día) (prueba para las diferencias de subgrupos p = 0,39). Hubo una diferencia en la mortalidad por todas las causas entre los estudios según la antigüedad de los estudios (publicados antes de 2000 versus publicados en el año 2000 o después) (prueba para las diferencias de subgrupos p = 0,03). No hubo diferencias en la mortalidad por todas las causas entre los participantes que recibieron transfusiones de granulocitos y los que no las recibieron en el estudio más nuevo (un estudio; 111 participantes; CR 1,10; IC del 95%: 0,70 a 1,73; pruebas de baja calidad). Es posible que haya una reducción en la mortalidad por todas las causas en los participantes que recibieron transfusiones de granulocitos en comparación con los que no las recibieron en los estudios publicados antes del año 2000 (cinco estudios; 210 participantes; CR 0,53; IC del 95%: 0,33 a 0,85; pruebas de baja calidad).

Es posible que no haya diferencias en la reversión clínica de la infección concurrente entre los participantes que recibieron transfusiones terapéuticas de granulocitos y los que no las recibieron (cinco estudios; 286 participantes; CR 0,98; IC del 95%: 0,81 a 1,19; pruebas de baja calidad).

No hay pruebas suficientes para determinar si hay una diferencia en los eventos adversos pulmonares graves (un estudio; 24 participantes; CR 0,85; IC del 95%: 0,38 a 1,88; pruebas de muy baja calidad).

Ninguno de los estudios informó el número de días de administración de antibióticos terapéuticos, el número de eventos adversos que requirieron la interrupción del tratamiento ni la calidad de vida.

Seis estudios informaron las fuentes de financiamiento y todos fueron financiados por gobiernos o instituciones de beneficencia.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save