Tratamiento con bisfosfonatos para niños y adolescentes con osteoporosis secundaria

Tratamiento con bisfosfonatos para niños y adolescentes con osteoporosis secundaria.

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación acerca del efecto de los bisfosfonatos para la osteoporosis en niños y adolescentes. La revisión demuestra que los bisfosfonatos;

pueden no provocar diferencias en la densidad mineral ósea (espesor y resistencia ósea).

No hubo información suficiente en los estudios incluidos para afirmar si los bisfosfonatos logran un cambio en el contenido mineral óseo en niños (cantidad y tipo de minerales en el hueso); el número de huesos fracturados en niños y adolescentes o la condición de las vértebras de los niños (por ejemplo, detección de fracturas nuevas con una radiografía u otra técnica por imágenes).

A menudo, no se cuenta con información precisa acerca de los efectos secundarios y las complicaciones. Este hecho es en particular válido para los efectos secundarios extraños pero graves. Los efectos secundarios posibles pueden incluir la reacción de la fase aguda (fiebre, escalofríos, malestar), niveles bajos de calcio en el cuerpo, náuseas, distensión abdominal y otros problemas de digestión, daño al esófago, dolor óseo o muscular, mareos, erupción cutánea y pérdida de la memoria.

¿Qué es la osteoporosis y qué son los bisfosfonatos?
El hueso es una parte viva y en crecimiento del cuerpo. A lo largo de la vida, crecen nuevas células óseas y las células óseas viejas se degradan para dejar espacio al hueso nuevo, más fuerte. Cuando un paciente tiene osteoporosis, la degradación del hueso viejo ocurre con más rapidez que su reemplazo por el hueso nuevo. Mientras sucede este hecho, los huesos pierden los minerales (como el calcio). Este proceso contribuye a que los huesos sean más débiles y a que exista mayor probabilidad de que se fracturen incluso después de una lesión menor, como un pequeño golpe o una caída insignificante. Todos los huesos del cuerpo son más débiles si un paciente presenta osteoporosis pero no todas las personas con osteoporosis tienen fracturas óseas.

A fin de determinar si los huesos de una persona son más débiles de lo normal, se realiza una prueba de densidad mineral ósea con una radiografía especial, una tomografía computarizada (TC) o una ecografía.
En algunos niños con una enfermedad crónica, la afección que padecen o los fármacos administrados para esa afección podrían provocar osteoporosis. Esta afección recibe el nombre de osteoporosis secundaria.

Los bisfosfonatos son un tipo de medicación que desacelera las células que degradan al hueso viejo. Este hecho significa que las células que hacen crecer al hueso nuevo tienen la oportunidad de recuperar y de fortalecer al hueso.

Este es un resumen realizado en lenguaje simple de una revisión sistemática actualizada con regularidad de los estudios que la Colaboración Cochrane prepara y mantiene. La revisión completa está disponible en The Cochrane Library.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados justifican una evaluación adicional de los bisfosfonatos en niños con osteoporosis secundaria. Sin embargo, las pruebas no apoyan a los bisfosfonatos como tratamiento estándar. Aparentemente, el uso de bisfosfonatos a corto plazo (3 años o menos) es bien tolerado. Un criterio aceptado para la osteoporosis en niños, un enfoque estandarizado del informe de la DMO y el examen de las medidas de resultado de la salud ósea funcional (p.ej. las tasas de fracturas) permitirán la realización de las comparaciones apropiadas entre los estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los niños con enfermedades crónicas están en mayor riesgo de presentar reducciones de la resistencia ósea y las fracturas posteriores (osteoporosis), ya sea debido a la repercusión de la afección subyacente en el desarrollo óseo o debido al efecto osteotóxico de los fármacos (p.ej. los glucocorticoides) utilizados para tratar la enfermedad crónica. Los bisfosfonatos se administran con mayor frecuencia a niños con osteoporosis secundaria; sin embargo, la eficacia y los daños de estos agentes permanecen inciertos.

Objetivos: 

Examinar la eficacia y los daños del tratamiento con bisfosfonatos en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis secundaria en niños y adolescentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (número 4, 2006), MEDLINE, EMBASE, CINAHL e ISI Web of Science (inicio - diciembre 2006). Se identificó bibliografía adicional a través del contacto con expertos, de búsquedas de autores clave, del análisis de listas de referencias de los estudios incluidos y del contacto con fabricantes de bisfosfonatos.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorios, cuasialeatorios, controlados, de cohorte y controles de casos del bisfosfonato(s) en niños de 0 a 18 años de edad con al menos un evento de fractura por traumatismo leve o con reducciones de la densidad mineral ósea en el contexto de osteoporosis secundaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos y evaluaron la calidad de forma independiente. Se utilizaron las series de casos para obtener datos complementarios relacionados con los daños.

Resultados principales: 

Seis ECA, dos ECC y un estudio de cohortes prospectivo (n = 281 niños) se incluyeron y clasificaron en osteoporosis debido a: 1) afecciones neuromusculares (un ECA) y 2) enfermedades crónicas (cinco ECA, dos ECC, un estudio de cohorte). Los bisfosfonatos examinados fueron alendronato por vía oral, clodronato y pamidronato intravenoso (i.v.). La calidad del estudio varió. Se utilizaron datos acerca de los daños de 23 series de casos (n = 241 niños).

La heterogeneidad impidió la combinación estadística de los resultados. Se informó de forma consistente el cambio porcentual o el cambio en las puntuaciones z de la DMO (densidad mineral ósea) del área de la columna lumbar desde el inicio del estudio. Dos estudios realizaron los análisis entre grupos; uno no mostró diferencias significativas (con el uso de alendronato por vía oral en casos de anorexia nerviosa) mientras que el otro estudio demostró un efecto del tratamiento sobre la columna lumbar con pamidronato i.v. en los pacientes con quemaduras. Entre los daños indicados con frecuencia se incluyeron la reacción de la fase aguda, seguida de síntomas gastrointestinales y dolor óseo/muscular.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save