Métodos para mejorar la higiene de manos de los trabajadores de la asistencia sanitaria con objeto de reducir la infección en la atención del paciente

¿Cuál es el objetivo de esta revisión?

Determinar qué estrategias pueden mejorar el cumplimiento de los trabajadores de asistencia sanitaria de las recomendaciones para la higiene de manos, ya sea el lavado de manos con agua y jabón o el uso de un producto a base de alcohol para frotarse las manos (ABHR, por sus siglas en inglés), o ambos. Ésta es una actualización de una revisión previamente publicada.

Mensajes clave

Existen diversas estrategias de intervención individual y combinaciones de estrategias, muchas basadas en las recomendaciones actuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dieron lugar a un mayor cumplimiento de la higiene de manos en la mayoría de los estudios, de forma independiente del contexto. Sin embargo, la certidumbre de la evidencia varió de muy baja a moderada, según la estrategia. Lo que aún no se conoce es qué estrategia o combinación de estrategias es más efectiva en un contexto determinado.

¿Qué se estudió en la revisión?

Tradicionalmente la higiene de manos se ha considerado la única manera más importante de reducir las infecciones asociadas con la asistencia sanitaria, muchas de las cuales son transmitidas por el contacto directo, en especial a través de las manos de los trabajadores de asistencia sanitaria. Se dedica mucho tiempo y esfuerzo en todo el mundo para la promoción de la higiene de manos. Se han estudiado muchas estrategias diferentes para mejorar el cumplimiento de la higiene de manos aunque aún no se conocen los métodos más efectivos.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se incluyeron 26 estudios en la revisión. Catorce estudios evaluaron el éxito de diferentes combinaciones de las estrategias recomendadas por la OMS para mejorar el cumplimiento de la higiene de manos. Las estrategias consistieron en lo siguiente: aumento de la disponibilidad de productos para la higiene de manos basados en alcohol, diferentes tipos de educación para el personal, recordatorios (escritos y verbales), diferentes tipos de información sobre las prácticas de higiene, apoyo administrativo y compromiso del personal. Seis estudios evaluaron diferentes tipos de información sobre las prácticas de higiene, dos estudios evaluaron la educación, tres estudios evaluaron señales como signos o fragancias y un estudio evaluó la colocación de ABHR.

Las estrategias multimodales (combinaciones) que incluyen algunas pero no todas las estrategias recomendadas por la OMS pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos y reducir levemente las tasas de infección (certidumbre baja de la evidencia). Las intervenciones multimodales que incluyen todas las estrategias recomendadas por la OMS pueden dar lugar a poca o ninguna diferencia en las tasas de infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) (certidumbre baja de la evidencia), aunque no se conoce si dichos enfoques basados en la OMS mejoran el cumplimiento de la higiene de manos o reducen las tasas de colonización debido a que la certidumbre de esta evidencia es muy baja. Las intervenciones multimodales que contienen todas las estrategias recomendadas más estrategias adicionales pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos (certidumbre baja de la evidencia). No está claro si dichas intervenciones mejoradas por la OMS reducen las tasas de infección debido a que la certidumbre de esta evidencia es muy baja.

La información sobre las prácticas de higiene puede mejorar el cumplimiento de la higiene de manos (certidumbre baja de la evidencia) y probablemente reduce levemente las tasas de infección y de colonización (certidumbre moderada de la evidencia). La educación puede mejorar el cumplimiento de la higiene de manos (certidumbre baja de la evidencia). Las señales, como los signos o las fragancias, pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos (certidumbre baja de la evidencia). La colocación de ABHR cerca del punto de uso probablemente mejora levemente el cumplimiento de la higiene de manos (certidumbre moderada de la evidencia).

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

Los autores de la revisión buscaron estudios que se habían publicado hasta octubre 2016.

Conclusiones de los autores: 

Con la variabilidad identificada en la certidumbre de la evidencia, las intervenciones, y los métodos, aún se observa una necesidad urgente de realizar investigación metodológicamente consistente para explorar la efectividad de las intervenciones multimodales versus más sencillas para aumentar el cumplimiento de la higiene de manos y para identificar qué componentes de las intervenciones multimodales o qué combinaciones de estrategias son más efectivos para un contexto particular.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las infecciones asociadas con la asistencia sanitaria son una causa importante de morbilidad y mortalidad. La higiene de las manos se considera una medida preventiva efectiva. Esta es una actualización de una revisión previamente publicada.

Objetivos: 

Evaluar el éxito a corto y largo plazo de las estrategias para mejorar el cumplimiento de las recomendaciones para la higiene de manos y determinar si un aumento del cumplimiento de la higiene de manos puede reducir las tasas de infección asociada con la asistencia sanitaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas electrónicas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Register of Controlled Trials), PubMed, Embase, y CINAHL. Las búsquedas se realizaron desde noviembre 2009 hasta octubre 2016.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos aleatorios, ensayos no aleatorios, estudios controlados de antes y después, y análisis de series de tiempo interrumpido (STI) que evaluaban cualquier intervención para mejorar el cumplimiento de la higiene de manos con agua y jabón o con un producto a base de alcohol para frotarse las manos (ABHR, por sus siglas en inglés), o ambos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron las citas para la inclusión, extrajeron los datos y evaluaron los riesgos de sesgo para cada estudio incluido de forma independiente. El metanálisis no fue posible, debido a que hubo heterogeneidad apreciable entre los estudios. Se evaluó la certidumbre de la evidencia mediante el enfoque GRADE y los resultados se presentaron de forma narrativa en una tabla de "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Esta revisión incluye 26 estudios: 14 ensayos aleatorios, dos ensayos no aleatorios y 10 estudios de STI. La mayoría de los estudios se realizaron en hospitales o establecimientos de atención a largo plazo en diferentes países, y recopilaron datos de diversos trabajadores de asistencia sanitaria. Catorce estudios evaluaron el éxito de diferentes combinaciones de las estrategias recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para mejorar el cumplimiento de la higiene de manos. Las estrategias incluyeron lo siguiente: aumento de la disponibilidad de ABHR, diferentes tipos de educación para el personal, recordatorios (escritos y verbales), diferentes tipos de información sobre las prácticas de higiene, apoyo administrativo y compromiso del personal. Seis estudios evaluaron diferentes tipos de información sobre las prácticas de higiene, dos estudios evaluaron la educación, tres estudios evaluaron señales como signos o fragancias y un estudio evaluó la colocación de ABHR. El cumplimiento de la higiene de manos observado se midió en todos los estudios menos en tres que informaron el uso de productos. Ocho estudios también informaron las tasas de infección o de colonización. Todos los estudios tuvieron dos o más fuentes de riesgo alto o poco claro de sesgo, asociado con mayor frecuencia al cegamiento o la independencia de la intervención.

Las intervenciones multimodales que incluyen algunas pero no todas las estrategias recomendadas en las guías de la OMS pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos (cinco estudios; 56 centros) y pueden reducir levemente las tasas de infección (tres estudios; 34 centros), certidumbre baja de la evidencia para ambos resultados.

Las intervenciones multimodales que incluyen todas las estrategias recomendadas en las guías de la OMS pueden reducir levemente las tasas de colonización (un estudio; 167 centros; evidencia de baja confiabilidad). No está claro si la intervención mejora el cumplimiento de la higiene de manos (cinco estudios; 184 centros) o reduce la infección (dos estudios; 16 centros) debido a que la certidumbre de esta evidencia es muy baja.

Las intervenciones multimodales que contienen todas las estrategias recomendadas en las guías de la OMS más estrategias adicionales pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos (seis estudios; 15 centros; evidencia de baja confiabilidad). No está claro si esta intervención reduce las tasas de infección (un estudio; un centro; evidencia de muy baja confiabilidad).

La información sobre las prácticas de higiene puede mejorar el cumplimiento de la higiene de manos (seis estudios; 21 centros; evidencia de baja confiabilidad). Esta intervención probablemente reduce levemente la infección (un estudio; un centro) y las tasas de colonización (un estudio; un centro) basado en la certidumbre moderada de la evidencia.

La educación puede mejorar el cumplimiento de la higiene de manos (dos estudios; dos centros), certidumbre baja de la evidencia.

Las señales como los signos o las fragancias pueden mejorar levemente el cumplimiento de la higiene de manos (tres estudios; tres centros), certidumbre baja de la evidencia.

La colocación de ABHR cerca del punto de uso probablemente mejora levemente el cumplimiento de la higiene de manos (un estudio; un centro), certidumbre moderada de la evidencia.

Tools
Information
Share/Save