Intervenciones para la pitiriasis rosada

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La pitiriasis rosada es una erupción cutánea que afecta principalmente a adultos jóvenes. Es relativamente frecuente y afecta a aproximadamente 170 de 100 000 personas en la comunidad cada año. El primer signo es una placa de escamas, en general en el tronco. Posteriormente, aparece una erupción generalizada y todas las lesiones desaparecen dentro de las dos a 12 semanas.

Esta revisión es importante porque aproximadamente el 50% de las personas con pitiriasis rosada experimentan prurito de intensidad moderada a grave. Se desconoce si los tratamientos actuales, que incluyen comprimidos, cremas, y radiación ultravioleta son útiles y si los beneficios superan el riesgo de efectos adversos.

Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios que incluyeron 148 participantes. Un ensayo pequeño de calidad deficiente comparó raíz del regaliz con un anestésico inyectado por vía intravenosa (23 personas), un ensayo de calidad bastante buena comparó un antihistamínico con un esteroide administrado en forma oral (85 personas), y un ensayo de buena calidad comparó un antibiótico con comprimidos con placebo (40 personas).

El ensayo de calidad deficiente no encontró diferencias significativas en la raíz del regaliz y el anestésico para la resolución de los síntomas de la erupción. El ensayo de calidad bastante buena no encontró diferencias significativas en la resolución del prurito entre el antihistamínico y el esteroide. Sin embargo, se encontró que el antihistamínico y el esteroide solos fueron más efectivos para la desaparición de la erupción que la combinación de antihistamínico y esteroide. El ensayo pequeño de buena calidad encontró que el antibiótico oral eritromicina fue más efectivo que el placebo para mejorar la erupción y reducir el grado de prurito.

No se informaron efectos adversos graves para ninguna de las intervenciones. Dos de 17 personas que recibían eritromicina oral y 1 de 17 personas que recibían placebo oral informaron malestar gastrointestinal leve.

Se llegó a la conclusión de que no hay pruebas adecuadas acerca de la eficacia de la mayoría de los tratamientos, pero la eritromicina oral puede ser efectiva en el tratamiento de la erupción y el alivio del prurito.

Entre las limitaciones de esta revisión se encuentra el número pequeño de ensayos identificados, el número pequeño de participantes incluidos, la metodología inadecuada de los dos estudios y el hecho de que sólo se encontró un ensayo pequeño que informó beneficios clínicos de la eritromicina oral.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas adecuadas para la eficacia de la mayoría de los tratamientos de la pitiriasis rosada. La eritromicina oral puede ser efectiva para el tratamiento de la erupción y la reducción del prurito. Sin embargo, este resultado debe tratarse con cautela ya que proviene de un ECA pequeño. Se requiere más investigación para evaluar la eficacia de la eritromicina y otros tratamientos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La pitiriasis rosada es una erupción cutánea que afecta principalmente a los adultos jóvenes. Puede producir picazón intensa, pero la mayoría de las personas se recuperan dentro de las dos a 12 semanas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para la pitiriasis rosada.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Group) (diciembre 2004), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Clinical Trials) en The Cochrane Library (número 4, 2004), MEDLINE (1966 hasta enero 2005), EMBASE (1976 hasta enero 2005), LILACS (1982 hasta enero 2005), BIOSIS Preview (1980 hasta junio 2002) y en bases de datos de ensayos en curso. Se examinó la bibliografía de los estudios publicados, los resúmenes de las actas de congresos de dermatología, se mantuvo correspondencia con los autores de los ensayos y se estableció contacto con la industria farmacéutica.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que evaluaron intervenciones para la pitiriasis rosada.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener datos faltantes.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos con 148 personas. Un ensayo de calidad deficiente (23 personas) comparó glicirricina intravenosa y procaína intravenosa. No encontró diferencias significativas entre las dos intervenciones para el tratamiento de los síntomas y la erupción.

Un ensayo de calidad bastante buena (85 personas) comparó el antihistamínico oral dexclorfeniramina (4 mg), el esteroide oral betametasona (500 mcg), y una combinación de betametasona (250 mcg) y dexclorfeniramina (2 mg). No encontró diferencias significativas en la resolución del prurito a las dos semanas, según los participantes, entre la dexclorfeniramina y la betametasona, y la combinación de dexclorfeniramina y betametasona. Sin embargo, la dexclorfeniramina y la betametasona solas parecen ser más efectivas en la desaparición de la erupción que la combinación de dexclorfeniramina y betametasona. Estas intervenciones no se compararon con placebo.

El ensayo pequeño de buena calidad (40 personas) que comparó eritromicina oral y placebo halló que la eritromicina fue más efectiva que el placebo en cuanto a la mejoría en la erupción, según los autores de los ensayos, después de dos semanas (RR 13,00; IC del 95%: 1,91 a 88,64). También fue más efectiva en la reducción en la puntuación del prurito (diferencia de 3,95 puntos, IC del 95%: 3,37 a 4,53).

No se informaron efectos adversos graves debidos a las intervenciones. Dos de 17 personas que recibían eritromicina oral y 1 de 17 que recibía placebo informaron malestar gastrointestinal leve.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save