Hidralazina para la hipertensión esencial

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La hidralazina se ha usado para el tratamiento de la hipertensión desde los años cincuenta. Si bien se cree que este fármaco reduce la presión arterial, existen preocupaciones relacionadas con los posibles efectos adversos asociados con el mismo. El objetivo de esta revisión fue determinar, en cuanto a la hidralazina, el grado en que reduce la presión arterial, la naturaleza del perfil de efectos adversos y determinar la repercusión clínica de su uso para la hipertensión. Lamentablemente, la búsqueda no reveló ningún ensayo controlado aleatorio que comparara la hidralazina con placebo como monoterapia para la hipertensión primaria; por lo tanto, no se pueden establecer conclusiones firmes con respecto a sus efectos sobre la presión arterial, los efectos adversos, o los resultados clínicos. Algunos de los efectos adversos relacionados con la hidralazina, que se informaron en la bibliografía, incluyen: taquicardia refleja, anemia hemolítica, vasculitis, glomerulonefritis y un síndrome similar al lupus.

Conclusiones de los autores: 

La hidralazina puede reducir la presión arterial cuando se la compara con el placebo en los pacientes con hipertensión primaria; sin embargo, estos datos se basan en estudios del tipo antes y después (before and after studies), no ECA. Además, el efecto en los resultados clínicos sigue siendo incierto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hipertensión se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca congestiva. La hidralazina es un vasodilatador de acción directa, que se ha usado para el tratamiento de la hipertensión desde los años cincuenta. Si bien ha sido ampliamente reemplazada por nuevos antihipertensivos que poseen perfiles de tolerabilidad más aceptables, su uso sigue siendo muy difundido en los países en desarrollo debido al bajo costo. Se necesita una revisión sobre la efectividad relativa comparada con placebo de los indicadores indirectos y los resultados clínicos.

Objetivos: 

Cuantificar el efecto de la hidralazina comparada con placebo en ensayos controlados aleatorios (ECA) sobre la mortalidad por todas las causas, la mortalidad cardiovascular, los eventos adversos graves, el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, los retiros por efectos adversos y la presión arterial en pacientes con hipertensión primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (hasta el segundo trimestre 2009), MEDLINE (2005-junio 2009), International Pharmaceutical Abstracts (1970-junio 2009) y en EMBASE (2007-junio 2009). También se revisaron las citas bibliográficas de los estudios obtenidos. No se aplicó ninguna restricción en cuanto al idioma.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron ECA que estudiaron el efecto de la hidralazina oral comparada con placebo oral en los pacientes con hipertensión primaria. Se excluyeron los estudios de pacientes con hipertensión secundaria o hipertensión gestacional.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos con la herramienta de riesgo de sesgo. La síntesis y el análisis de los datos se realizaron con RevMan 5.

Resultados principales: 

Con la estrategia de búsqueda no se identificó ningún ensayo controlado aleatorio que comparara la hidralazina con placebo para poder ser incluido en esta revisión. No hay suficientes datos para establecer conclusiones sobre los efectos de la hidralazina versus placebo en la mortalidad, morbilidad, en los retiros por efectos adversos, los eventos adversos serios o la presión arterial sistólica y diastólica. Algunos de los efectos adversos relacionados con la hidralazina que se informaron en la bibliografía incluyen: taquicardia refleja, anemia hemolítica, vasculitis, glomerulonefritis y un síndrome similar al lupus.

Share/Save