Antipsicóticos para el dolor agudo y crónico en adultos

Los fármacos llamados "antipsicóticos", que se utilizan para tratar algunas afecciones de salud mental, en ocasiones se utilizan en el dolor crónico. Está disponible un nuevo tipo de estos fármacos llamados "antipsicóticos atípicos" con menos efectos secundarios y algunos efectos beneficiosos adicionales. Los revisores evaluaron el efecto de estos fármacos sobre el dolor y los efectos secundarios. Según cinco de 11 ensayos incluidos, hubo algunos efectos beneficiosos de los antipsicóticos en el tratamiento del dolor agudo y crónico. El análisis de estos estudios mostró una reducción significativa del dolor después de la administración del antipsicótico en comparación con placebo u otro fármaco; sin embargo, estos resultados se basaron en estudios pequeños y, por lo tanto, pueden ser poco confiables. También es importante considerar los efectos no deseados que pueden causar estos fármacos.

Conclusiones de los autores: 

La búsqueda reciente encontró cinco nuevos estudios y todos se excluyeron, por lo que la revisión permanece igual.

Los antipsicóticos se podrían utilizar como una opción adicional en el tratamiento de las enfermedades dolorosas. No obstante, antes de utilizar antipsicóticos para el tratamiento de las enfermedades dolorosas, se deben considerar los efectos secundarios sedantes y extrapiramidales.

Los resultados de los antipsicóticos en el tratamiento de diferentes enfermedades dolorosas son mixtos y en su mayoría, los tamaños de la muestra en los ECA examinados son pequeños. Se justifica la realización de estudios adicionales sobre antipsicóticos atípicos en estudios doble ciego controlados con placebo más grandes que incluyan la evaluación y la documentación estandarizada del dolor.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Ésta es una versión actualizada de la revisión Cochrane original publicada en el número 4, 2008. La función de los antipsicóticos como analgésicos adyuvantes es un tema de controversia desde hace mucho tiempo. Se demostró que la neuroleptanalgesia (es decir, un estado de inactividad, conciencia alterada y analgesia producido por una combinación de un analgésico opiáceo y un antipsicótico), un término establecido para el tratamiento del dolor agudo, influye negativamente en la evolución de la enfermedad y en la mortalidad total en los pacientes con angina inestable. No obstante, los antipsicóticos se utilizan para tratar el dolor crónico (por ejemplo, cefalea crónica, fibromialgia y neuropatía diabética). Con los antipsicóticos atípicos, una nueva clase de antipsicóticos, se dispondría de menos efectos secundarios extrapiramidales y efectos beneficiosos adicionales.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia analgésica y los efectos adversos de los antipsicóticos en el dolor agudo o crónico en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: CENTRAL, en The Cochrane Library, (número 12 de 12, 2012); MEDLINE (1966 hasta 11/1/2013); EMBASE (1980 hasta 2013, semana 3) y PsycINFO 1806 hasta enero, semana 3, 2013. Las búsquedas se realizaron originalmente en 2007 y de nuevo en 2011 y 2013.

Criterios de selección: 

En esta revisión, se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) realizados en adultos a los que se les indicó una dosis cualquiera de un antipsicótico oral para el dolor agudo o crónico, y que describieron la evaluación subjetiva del dolor como el resultado primario o secundario.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores independientes extrajeron los datos y los resultados se compararon en busca de diferencias. Las discrepancias se resolvieron mediante discusión. La calidad de todos los ensayos se evaluó según los métodos establecidos en la sección 6 del Manual Cochrane para las Revisiones Sistemáticas de Intervenciones (Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions).

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 estudios con 770 participantes. Los datos de cinco estudios aleatorios doble ciego incluidos mostraron efectos beneficiosos de los antipsicóticos en el tratamiento del dolor agudo y crónico. El análisis cuantitativo de estos estudios mostró una reducción significativa de la intensidad media del dolor después de la administración del antipsicótico en comparación con placebo u otro compuesto activo, diferencia de medias ponderada (DMP) -1,78 (IC del 95%: -2,71 a -0,85) para los datos continuos; y riesgo relativo (RR) 0,43 (IC del 95%: 0,25 a 0,73), número necesario a tratar para obtener un beneficio (NNT) 2,6 para los datos dicotómicos. No obstante, la prueba de heterogeneidad fue significativa para los datos continuos (p = 0,0007) y los datos dicotómicos (p = 0,04). Obviamente, lo anterior hace que el NNT calculado sea menos confiable y estos resultados se deben interpretar con cuidado.

Los efectos adversos informados con mayor frecuencia fueron extrapiramidales (es decir, movimientos involuntarios, parkinsonismo y acatisia) y efectos sedantes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save