D-penicilamina para la cirrosis biliar primaria

La D-penicilamina no redujo el riesgo de mortalidad de los pacientes con cirrosis biliar primaria pero aumentó las incidencias de eventos adversos

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad hepática crónica poco común, de etiología desconocida. La D-penicilamina, un fármaco cuprurético, se probó en los ensayos clínicos aleatorios y se utilizó para tratar a los pacientes con cirrosis biliar primaria. Después de combinar los resultados de siete ensayos, la D-penicilamina no mejoró la supervivencia de los pacientes. La D-penicilamina se asoció con un aumento cuatro veces mayor de los eventos adversos. No existieron diferencias significativas entre D-penicilamina y placebo/ninguna intervención con respecto a los cambios clínicos, la histología hepática y las pruebas bioquímicas hepáticas.

Conclusiones de los autores: 

Aparentemente, la D-penicilamina no redujo el riesgo de mortalidad, pero aumentó significativamente la incidencia de eventos adversos en pacientes con cirrosis biliar primaria. No se apoya el uso de la D-penicilamina para pacientes con cirrosis biliar primaria.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La D-penicilamina se utiliza en pacientes con cirrosis biliar primaria provocada por la capacidad inmunomoduladora y de disminución del contenido hepático de cobre. Los resultados de los ensayos clínicos aleatorios fueron inconsistentes.

Objetivos: 

Evaluar sistemáticamente los efectos beneficiosos y perjudiciales de la D-penicilamina para los pacientes con cirrosis biliar primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron ensayos por medio de las estrategias de búsqueda del Registro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (The Cochrane Hepato-Biliary Group Controlled Trials Register) (setiembre 2003), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (The Cochrane Central Register of Controlled Trials) enLa Cochrane Library (Número 3, 2003),MEDLINE (enero de 1966 a septiembre de 2003), EMBASE (enero de 1980 a septiembre de 2003),The Chinese Biomedical CD Database(enero de 1979 a agosto de 2003), y LILACS (1982 a 2003); por medio de búsquedas manuales de bibliografías; y al establecer contacto con los autores de ensayos y las compañías farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos aleatorios que comparaban D-penicilamina con placebo/ninguna intervención u otras intervenciones de control independientemente del idioma, el año de publicación y el estado de la publicación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad metodológica de los ensayos y obtuvieron los datos, validados por un tercer revisor. Los resultados primarios fueron 1) mortalidad y 2) una combinación de los pacientes que murieron o recibieron trasplante hepático. Los resultados dicotómicos se analizaron como riesgo relativo (RR) con intervalo de confianza (IC) del 95% mediante un modelo de efectos fijos y un modelo de efectos aleatorios. Se investigaron las fuentes de heterogeneidad mediante análisis de subgrupos y se evaluó la solidez de los hallazgos mediante análisis de sensibilidad.

Resultados principales

Se incluyeron siete ensayos que asignaron al azar a 706 pacientes con cirrosis biliar primaria. La D-penicilamina en comparación con placebo/ninguna intervención tendió a aumentar la mortalidad (RR 1,34; IC del 95%: 1,09 a 1,64; fijo; RR 1,46; IC del 95%: 0,85 a 2,50; aleatorio). Sin embargo, hubo heterogeneidad significativa. No se detectaron diferencias significativas con respecto a los riesgos de mortalidad o trasplante hepático, prurito, complicaciones hepáticas, progresión del estadio histológico hepático, o niveles de las variables bioquímicas hepáticas (excepto alanina aminotransferasa). La D-penicilamina versus placebo/ninguna intervención aumentó significativamente el riesgo de eventos adversos (RR 3,11; IC del 95%: 2,33 a 4,16; fijo; RR 4,18; IC del 95%: 1,38 a 12,69; aleatorio).

Conclusiones de los autores

Aparentemente, la D-penicilamina no redujo el riesgo de mortalidad, pero aumentó significativamente la incidencia de eventos adversos en pacientes con cirrosis biliar primaria. No se apoya el uso de la D-penicilamina para pacientes con cirrosis biliar primaria.

Esta revisión debería citarse como:Gong Y, Frederiksen SL, Gluud CLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos que asignaron al azar a 706 pacientes con cirrosis biliar primaria. La D-penicilamina en comparación con placebo/ninguna intervención tendió a aumentar la mortalidad (RR 1,34; IC del 95%: 1,09 a 1,64; fijo; RR 1,46; IC del 95%: 0,85 a 2,50; aleatorio). Sin embargo, hubo heterogeneidad significativa. No se detectaron diferencias significativas con respecto a los riesgos de mortalidad o trasplante hepático, prurito, complicaciones hepáticas, progresión del estadio histológico hepático, o niveles de las variables bioquímicas hepáticas (excepto alanina aminotransferasa). La D-penicilamina versus placebo/ninguna intervención aumentó significativamente el riesgo de eventos adversos (RR 3,11; IC del 95%: 2,33 a 4,16; fijo; RR 4,18; IC del 95%: 1,38 a 12,69; aleatorio).

Tools
Information
Share/Save