Insulina y agentes orales para el tratamiento de la diabetes relacionada con la fibrosis quística

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La fibrosis quística es un trastorno genético grave que daña los pulmones y el páncreas. Es la enfermedad hereditaria más común que amenaza la vida en las poblaciones caucásicas. El páncreas produce insulina, una hormona necesaria para muchas células del cuerpo (específicamente en el hígado, los músculos y la grasa) que permite que el azúcar penetre en la célula para convertirlo en energía. Los pacientes con fibrosis quística necesitan dietas de alto contenido calórico para mantener músculos suficientes para compensar las dificultades para respirar causadas por el daño pulmonar. Por lo tanto, es importante que los pacientes con diabetes como una complicación adicional en la fibrosis quística conviertan el azúcar en energía de la forma más eficaz, de manera que puedan controlar las dificultades para respirar y mantener un peso corporal ideal. Los procesos inflamatorios en la fibrosis quística pueden deteriorar la producción de insulina y disminuir su efecto al causar resistencia a la insulina. En estas situaciones, se necesitan fuentes artificiales de insulina (como insulina glargina de acción prolongada o protamina de acción breve) u otros fármacos para mejorar la liberación o la acción de la propia insulina del paciente y prevenir un deterioro adicional en la salud.

Se han incluido tres estudios aleatorios en esta revisión.Dos estudios compararon insulina con repaglinida oral y ninguna medicación o placebo, y un estudio comparó insulina de acción prolongada, glargina, con insulina NPH de acción intermedia. No fue posible demostrar que alguno de los tratamientos fuera mejor que los demás. Sin embargo, las cantidades administradas de insulina y repaglinida no fueron comparables, lo cual puede dar lugar a sesgo en los resultados. Sólo se informaron unos pocos casos de hipoglucemia (niveles bajos de glucemia) en todos estos estudios, aunque estos eventos se resolvieron sin tratamiento adicional. Aún se necesitan estudios a más largo plazo que consideren el efecto del control de la diabetes relacionada con la fibrosis quística, o del tratamiento de la prediabetes, sobre la función pulmonar. También se necesita investigación sobre el uso de agentes en combinación con insulina para mejorar su acción, especialmente los agentes con potencial antiinflamatorio adicional.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión no encontró pruebas definitivas significativas de que las insulinas de acción prolongada, las insulinas de acción breve o los agentes hipoglucémicos orales presenten una ventaja diferenciada al compararlos entre sí, en cuanto al control de la hiperglucemia o los resultados clínicos asociados con la diabetes relacionada con la fibrosis quística. Aunque algunos centros de fibrosis quística utilizan fármacos orales para ayudar a controlar la diabetes, las guías de la práctica clínica de la Cystic Fibrosis Foundation (USA) apoyan el uso del tratamiento con insulina, el cual sigue siendo el método de tratamiento utilizado más ampliamente. Los ensayos controlados aleatorios específicamente relacionados con el control de la diabetes, con este impacto sobre el curso del proceso de enfermedades pulmonares en la fibrosis quística, siguen siendo de alta prioridad.

Hasta el momento, no se demostraron ventajas establecidas en cuanto al uso de agentes hipoglucémicos orales sobre la insulina, y deben evaluarse estudios adicionales para establecer si existe un beneficio claro a partir del uso de agentes hipoglucémicos. Los agentes que potencian la acción de la insulina, especialmente los agentes con potencial antiinflamatorio adicional, deben investigarse de forma adicional para observar si puede haber una ventaja clínica a partir del agregado de dichos fármacos a la insulina como tratamiento coadyuvante.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La Cystic Fibrosis Foundation recomienda el tratamiento con insulina, tanto de acción breve como de acción prolongada, en pacientes con diagnóstico de diabetes relacionada con la fibrosis quística. El diagnóstico se basa en: un nivel elevado de glucemia en ayunas superior a 6,94 mmol/litros (125 mg/decilitros); o diabetes sintomática para niveles de glucosa aleatorios superiores a 11,11 mmol/litros (200 mg/decilitros); o niveles de hemoglobina glucosilada de al menos un 6,5%.

Objetivos: 

Establecer la efectividad de los agentes para el tratamiento de la diabetes en pacientes con fibrosis quística con relación a los niveles de glucemia, la función pulmonar y el control del peso.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Trastornos Genéticos (Cochrane Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group) que incluían referencias identificadas de búsquedas exhaustivas en bases de datos electrónicas o búsquedas manuales de revistas pertinentes y libros de resúmenes de congresos. También se realizaron búsquedas manuales de los resúmenes de simposios pulmonares y las North American Cystic Fibrosis Conferences.

Fecha de la búsqueda más reciente en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Trastornos Genéticos (Cochrane Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group): 22 julio 2013.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararan todos los métodos de tratamiento de la diabetes en pacientes con diagnóstico de diabetes relacionada con la fibrosis quística.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos de forma independiente.

Resultados principales: 

Las búsquedas identificaron 19 estudios (28 referencias). Se incluyen tres estudios (107 participantes): uno que comparó insulina con repaglinida oral y ninguna medicación (estudio de único centro a corto plazo de siete pacientes con diabetes relacionada con la fibrosis quística y nivel normal de glucosa en ayunas); uno comparó insulina con repaglinida oral y placebo (estudio multicéntrico a largo plazo con 81 pacientes, 61 de los cuales tenían diabetes relacionada con la fibrosis quística); y un estudio de único centro de 12 semanas que comparó insulina de acción prolongada, glargina, con insulina NPH de acción a corto plazo. El ensayo a largo plazo de la insulina y la repaglinida no demostró ninguna diferencia significativa entre los tratamientos. En el estudio más pequeño que comparó insulina y repaglinida oral, hubo dos incidentes de hipoglucemia significativa en el grupo de insulina comparado con uno en el grupo de repaglinida; en el estudio más amplio, hubo cinco incidentes de hipoglucemia significativa en el grupo de insulina y seis en el grupo de repaglinida. El estudio que comparó glargina con insulina NPH demostró un aumento de peso estadísticamente no significativo con la administración de insulina de acción prolongada a la hora de acostarse e informó una media de seis eventos de hipoglucemia en el grupo de glargina comparado con cinco eventos en el grupo de insulina NPH. Ninguno de los tres estudios incluidos tuvo el poder estadístico adecuado para mostrar una mejoría significativa en la función pulmonar.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save