Diuréticos para la prevención de la preeclampsia

No existen pruebas suficientes del uso de diuréticos para la prevención de la preeclampsia

La preeclampsia es una complicación grave del embarazo que se presenta en aproximadamente el 10% de las mujeres. Ésta se identifica por una aumento de la presión arterial y proteínas en la orina. Inicialmente, las mujeres pueden no presentar cualquier síntoma. La constricción de los vasos sanguíneos en la placenta, una característica de la enfermedad, interfiere con los alimentos y el oxígeno que pasa al feto, lo que disminuye como consecuencia el crecimiento del recién nacido y a veces causa que el recién nacido nazca prematuramente. Algunas mujeres se ven afectadas por una tumefacción generalizada y, rara vez, pueden presentar convulsiones. Los fármacos diuréticos causan que las personas despidan más orina y relajen los vasos sanguíneos, y de esa manera reducen la presión arterial. Debido a estos efectos, se ha sugerido que estos fármacos podrían impedir que las mujeres contraigan una preeclampsia. Sobre esta base, estos fármacos comenzaron a ser utilizados en el embarazo; sin embargo, se consideró que podrían dificultar la expansión normal del volumen sanguíneo durante el embarazo y, por lo tanto, aumentar el riesgo de la preeclampsia. Esta revisión de cinco ensayos controlados aleatorios, con 1 836 mujeres, intentó examinar las pruebas de los diuréticos para prevenir la preeclampsia. Todos los ensayos compararon los diuréticos con placebo o ningún tratamiento. Sin embargo, solamente cuatro ensayos (1 391 mujeres) informaron sobre la preeclampsia. No hubo diferencias significativas en los resultados, con la excepción de que los fármacos se asociaron a más náuseas y vómitos.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para establecer conclusiones fiables acerca de los efectos de los diuréticos sobre la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones. Sin embargo, a partir de esta revisión, no se encontraron beneficios claros del uso de diuréticos para prevenir la preeclampsia. Si se consideran junto al nivel de efectos adversos encontrados, no se puede recomendar el uso de diuréticos para la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los diuréticos se utilizan para reducir la presión arterial y el edema en las mujeres no embarazadas. Anteriormente, se usaban en el embarazo con el objetivo de prevenir o retrasar el desarrollo de la preeclampsia. Esta práctica se polémizó cuando se plantearon dudas sobre que los diuréticos podrían reducir más el volumen plasmático en las mujeres con preeclampsia, y de ese modo aumentar el riesgo de efectos adversos sobre la madre y el niño, en especial en el crecimiento fetal.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los diuréticos sobre la prevención de la preeclampsia y sus complicaciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (abril de 2005), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, 2005, número 2), y EMBASE (2002 hasta abril 2005).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que evalúan los efectos de los diuréticos para prevenir la preeclampsia y sus complicaciones.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos para su inclusión y extrajeron los datos. Se analizaron los datos y se verificó por duplicado su exactitud.

Resultados principales: 

Se incluyeron 5 estudios (1 836 mujeres). Todos eran de calidad incierta. Los estudios compararon los diuréticos tiazídicos con el placebo o ninguna intervención. No hubo diferencias claras entre los grupos de diuréticos y de control para ningún resultado de embarazo informado que incluyera preeclampsia (4 ensayos, 1391 mujeres; riesgo relativo [RR]: 0,68; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,45 a 1,03), muerte perinatal (5 ensayos, 1 836 mujeres; RR: 0,72; IC del 95%: 0,40 a 1,27) y parto prematuro (2 ensayos, 465 mujeres; RR: 0,67; IC del 95%: 0,32 a 1,41). No hubo neonatos pequeños para la edad gestacional en el único ensayo que informó esta medida de resultado, y no hubo pruebas suficientes para demostrar alguna diferencia entre los dos grupos para el peso al nacer (un ensayo, 20 mujeres; diferencia de medias ponderada: 139 g; IC del 95%: -484,40 a 762,40).

Los diuréticos tiazídicos se asociaron a un mayor riesgo de náuseas y vómitos (2 ensayos, 1 217 mujeres; RR: 5,81; IC del 95%: 1,04 a 32,46) y las mujeres asignadas a diuréticos mostraron una mayor probabilidad de interrumpir el tratamiento debido a efectos secundarios en comparación con las mujeres asignadas al placebo (2 ensayos, 1 217 mujeres; RR: 1,85; IC del 95%: 0,81 a 4,22).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save