Ejercicios para el dolor de cuello

Pregunta de la revisión

Se examinaron las pruebas acerca del efecto del tratamiento con ejercicios sobre el dolor, la discapacidad, la satisfacción del paciente y la calidad de vida entre los pacientes con dolor del cuello.

Antecedentes

El dolor del cuello es frecuente; puede limitar la capacidad del paciente de participar en las actividades normales y es costoso. El tratamiento con ejercicios se utiliza de forma generalizada para el dolor de cuello. Esta revisión incluye ejercicios activos (incluidos los ejercicios específicos para el cuello y el hombro, estiramiento, fortalecimiento, ejercicio postural, de respiración, cognitivo, funcional, con fijación de los ojos y de propiocepción) prescritos o realizados para el tratamiento del dolor del cuello. Se excluyeron los estudios en los cuales el tratamiento con ejercicios se administró como parte de un tratamiento multidisciplinario, un tratamiento multimodal (junto con otros tratamientos como manipulación o ultrasonido) o ejercicios que requieren la aplicación por parte de un individuo entrenado (como técnicas de sostén-relajación, estabilización rítmica y técnicas pasivas).

Características de los estudios

Las pruebas están actualizadas hasta mayo 2014. Se encontraron 27 ensayos (con un total de 2485 participantes) que examinaban si el ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor del cuello y la discapacidad; mejorar la función, el efecto global percibido, la satisfacción del paciente y la calidad de vida. En estos ensayos, el ejercicio se comparó con un tratamiento de placebo o con ningún tratamiento (lista de espera), o el ejercicio combinado con otra intervención se comparó con la misma intervención (que podía incluir manipulación, educación/asesoramiento, acupuntura, masajes, calor o fármacos). De 27 ensayos que evaluaban el dolor del cuello, 24 informaron sobre la duración del trastorno: 1 agudo; 1 agudo a crónico; 1 subagudo; 4 subagudo/crónico; y 16 crónico. Un estudio informó sobre el trastorno del cuello con radiculopatía aguda; dos ensayos investigaron la cefalea de origen cervical subaguda a crónica.

Resultados clave

Los resultados mostraron que el ejercicio es seguro y que presenta efectos secundarios temporales y benignos, aunque más de la mitad de los ensayos no informó los efectos adversos. Se utilizó un sistema de clasificación del ejercicio para asegurar la semejanza entre los protocolos al considerar los efectos de diferentes tipos de ejercicios. Algunos tipos de ejercicio mostraron una ventaja sobre los otros grupos de comparación. Parece haber una función de los ejercicios de fortalecimiento en el tratamiento del dolor del cuello crónico, la cefalea de origen cervical y la radiculopatía cervical cuando estos ejercicios se centran en la región del cuello, el hombro y el omóplato. Además, se ha observado que el uso de ejercicios de fortalecimiento, combinado con ejercicios de resistencia o de estiramiento también es beneficioso. Hay algunas pruebas para sugerir efectos beneficiosos de ejercicios específicos (p.ej. deslizamiento apofisario natural sostenido) para las cefaleas de origen cervical y de los ejercicios de atención plena (p.ej. Qigong) para el dolor del cuello crónico por trastornos mecánicos. Parece haber un efecto mínimo sobre el dolor del cuello y la función cuando sólo se realizan ejercicios de estiramiento o de resistencia para la región del cuello, el hombro y el omóplato.

Calidad de la evidencia

No se encontraron pruebas de alta calidad, lo cual indica que todavía existen dudas acerca de la efectividad del ejercicio para el dolor del cuello. Es probable que la investigación futura tenga una marcada repercusión sobre el cálculo del efecto. Hubo varias dificultades en la realización de esta revisión; p.ej. el número de participantes en la mayoría de los ensayos fue pequeño, más de la mitad de los estudios incluidos eran de calidad baja o muy baja, y sólo hubo pruebas limitadas sobre la dosificación óptima.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas de alta calidad, lo cual indica que todavía existen dudas acerca de la efectividad del ejercicio para el dolor del cuello. El uso de ejercicios de fortalecimiento específicos como una parte de la práctica habitual para el dolor del cuello crónico, la cefalea de origen cervical y la radiculopatía puede ser beneficioso. La investigación reveló que el uso de ejercicios de fortalecimiento y de resistencia para la zona cérvico-escapulotorácica y el hombro puede ser beneficioso para aliviar el dolor y mejorar la función. Sin embargo, cuando sólo se realizan ejercicios de estiramiento no puede esperarse ningún efecto beneficioso. La investigación futura debe explorar la dosificación óptima.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor del cuello es frecuente, invalidante y costoso. El ejercicio constituye un enfoque terapéutico.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de los ejercicios para mejorar el dolor, la discapacidad, la función, la satisfacción del paciente, la calidad de vida y el efecto global percibido en adultos con dolor del cuello.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en: MEDLINE,MANTIS,ClinicalTrials.govy en otras tres bases de datos informatizadas hasta entre enero y mayo 2014, además de fuentes adicionales (verificación de referencias, búsqueda de citas, contacto con los autores).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparaban ejercicio terapéutico individual con un control en adultos con dolor del cuello con o sin cefalea de origen cervical o radiculopatía.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores llevaron a cabo de forma independiente la selección de ensayos, la extracción de datos, la evaluación del "Riesgo de sesgo" y la relevancia clínica. La calidad de las pruebas se evaluó mediante GRADE. Se realizaron metanálisis para el riesgo relativo y las diferencias de medias estandarizadas (DME) con intervalos de confianza (IC) del 95% después de juzgar la heterogeneidad clínica y estadística.

Resultados principales: 

Veintisiete ensayos (2485 analizados /3005 participantes asignados al azar) cumplieron con los criterios de inclusión.

Para el dolor del cuello agudo solamente, no se encontraron pruebas.

Para el dolor del cuello crónico, las pruebas de calidad de moderada apoyan 1) el entrenamiento de la fuerza cérvico-escapulotorácica y de las extremidades superiores para mejorar el dolor en una cantidad moderada a grande inmediatamente después del tratamiento (DME agrupada [DMEa] -0,71 [IC del 95%: -1,33 a -0,10]) y al momento del seguimiento a corto plazo; 2) el entrenamiento de la resistencia escapulotorácica y de las extremidades superiores para un efecto beneficioso leve en el dolor inmediatamente después del tratamiento y al momento del seguimiento a corto plazo; 3) los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento cervical, del hombro y escapulotorácico combinados variaron de una magnitud pequeña a grande en cuanto al efecto beneficioso sobre el dolor inmediatamente después del tratamiento (DMEa -0,33 [IC del 95%: -0,55 a -0,10]) y hasta el seguimiento a largo plazo y de una magnitud media del efecto en cuanto a la mejoría de la función inmediatamente después del tratamiento y al momento del seguimiento a corto plazo (DMEa -0,45 [IC del 95%: -0,72 a -0,18]); 4) los ejercicios de fortalecimiento/estabilización cérvico-escapulotorácicos para mejorar el dolor y la función a plazo intermedio (DMEa -14,90 [IC del 95%: -22,40 a -7,39]); 5) los ejercicios de atención plena (Qigong) mejoraron mínimamente la función pero no se percibió un efecto global a corto plazo. Las pruebas de baja calidad sugieren que 1) los ejercicios de respiración; 2) el entrenamiento del estado físico general; 3) el estiramiento solo; y 4) los ejercicios con información combinados con sincronización según un patrón pueden no cambiar el dolor o la función inmediatamente después del tratamiento hasta el seguimiento a corto plazo. Las pruebas de calidad muy baja indican que los ejercicios neuromusculares de coordinación ojo-cuello / propioceptivos pueden mejorar el dolor y la función en el seguimiento a corto plazo.

Para la cefalea de origen cervical crónica, las pruebas de calidad moderada apoyan los ejercicios de fortalecimiento/resistencia cérvico-escapulotorácicos estáticos-dinámicos incluida la biorretroalimentación por­ presión inmediatamente después del tratamiento y probablemente mejoran el dolor, la función y el efecto global percibido al momento del seguimiento a largo plazo. Existen pruebas de grado bajo que apoyan los ejercicios de deslizamiento apofisario natural sostenido (DANS).

En cuanto a la radiculopatía aguda, existen pruebas de baja calidad que indican un beneficio pequeño para la reducción del dolor inmediatamente después del tratamiento con ejercicios de estiramiento/fortalecimiento/estabilización cervical.

Tools
Information
Share/Save