Misoprostol oral o sublingual para la maduración cervical y la inducción del trabajo de parto

No hay suficientes pruebas para determinar si el misoprostol administrado bajo la lengua o en la mejilla es seguro para la inducción del trabajo de parto

A veces el trabajo de parto se inicia artificialmente (inducción) debido a las preocupaciones por el bienestar del recién nacido o de la madre. Se ha usado anteriormente un fármaco llamado misoprostol, que se colocaba en la vagina de la madre o se ingería. Ahora se sugiere que puede ser más eficaz si se lo coloca bajo la lengua o en la mejilla. No hubo suficientes estudios para decir si podría haber efectos adversos importantes. Se ha solicitado más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de sólo tres ensayos pequeños, el misoprostol sublingual parece ser al menos tan eficaz como cuando se administra la misma dosis por vía oral. Hay datos inadecuados para formular observaciones sobre las complicaciones y los efectos secundarios relativos. El misoprostol sublingual u oral podrá usarse clínicamente cuando se haya establecido su dosis óptima y segura mediante ensayos más grandes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La presente pertenece a una serie de revisiones de maduración cervical e inducción del trabajo de parto que utilizaron metodología estándar. El misoprostol administrado por las vías oral y sublingual tiene la ventaja de iniciar la acción en forma rápida, mientras que las vías sublingual y vaginal tienen la ventaja de prolongar la actividad y alcanzar más biodisponibilidad.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad del uso de misoprostol administrado por vía oral o sublingual para la maduración cervical e inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre del embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (8 de diciembre de 2003), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (la Cochrane Library, Número 4, 2003), y bibliografías de documentos pertinentes.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios compararon el misoprostol oral o sublingual para la maduración cervical o la inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre del embarazo, con placebo/ningún tratamiento u otros métodos enumerados anteriormente en una lista predefinida de métodos de inducción del trabajo de parto.

Obtención y análisis de los datos: 

Se desarrolló una estrategia genérica para manejar el gran volumen y la complejidad de los datos de ensayos relacionados con la inducción del trabajo de parto. Los datos se extrajeron con formularios estandarizados, se verificó la exactitud de los mismos, y se analizaron mediante el software RevMan.

Resultados principales

Tres estudios (502 participantes) compararon el misoprostol oral/sublingual respectivamente con un régimen vaginal (200 µg versus 50 µg) y con administración oral (50 versus 50 µg y 50 versus 100µg).

La vía oral se asoció con una tendencia hacia menos cesáreas que con la vía vaginal (18/73 versus 28/79; riesgo relativo (RR) 0,70; intervalo de confianza (IC) del 95% 0,42 a 1,15). No hubo diferencias significativas para los demás resultados.

Cuando se utilizó la misma dosis por vía sublingual versus oral, la primera se asoció con menos fracasos para lograr un parto vaginal en un plazo de 24 horas (12/50 versus 19/50; RR 0,63; IC del 95%: 0,34 a 1,16), una reducción de la estimulación con ocitocina (17/50 versus 23/50; RR 0,74; IC del 95%: 0,45 a 1,21) y una reducción de cesáreas (8/50 versus 15/50; RR 0,53; IC del 95%: 0,25 a 1,14), pero las diferencias no fueron estadísticamente significativas.

Cuando se usó una dosis por vía sublingual más baja que por vía oral, no hubo diferencias en los resultados.

Conclusiones de los autores

Sobre la base de sólo tres ensayos pequeños, el misoprostol sublingual parece ser al menos tan eficaz como cuando se administra la misma dosis por vía oral. Hay datos inadecuados para formular observaciones sobre las complicaciones y los efectos secundarios relativos. El misoprostol sublingual u oral podrá usarse clínicamente cuando se haya establecido su dosis óptima y segura mediante ensayos más grandes.

Esta revisión debería citarse como:Muzonzini G, Hofmeyr GJLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Tres estudios (502 participantes) compararon el misoprostol oral/sublingual respectivamente con un régimen vaginal (200 µg versus 50 µg) y con administración oral (50 versus 50 µg y 50 versus 100µg).

La vía oral se asoció con una tendencia hacia menos cesáreas que con la vía vaginal (18/73 versus 28/79; riesgo relativo (RR) 0,70; intervalo de confianza (IC) del 95% 0,42 a 1,15). No hubo diferencias significativas para los demás resultados.

Cuando se utilizó la misma dosis por vía sublingual versus oral, la primera se asoció con menos fracasos para lograr un parto vaginal en un plazo de 24 horas (12/50 versus 19/50; RR 0,63; IC del 95%: 0,34 a 1,16), una reducción de la estimulación con ocitocina (17/50 versus 23/50; RR 0,74; IC del 95%: 0,45 a 1,21) y una reducción de cesáreas (8/50 versus 15/50; RR 0,53; IC del 95%: 0,25 a 1,14), pero las diferencias no fueron estadísticamente significativas.

Cuando se usó una dosis por vía sublingual más baja que por vía oral, no hubo diferencias en los resultados.

Tools
Information
Share/Save