Normas para el uso de sondas vesicales para el drenaje vesical prolongado

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los antibióticos pueden ser útiles para las personas con sondas intermitentes, pero no hay información suficiente acerca de los efectos secundarios.

Algunas personas usan sondas para ayudarlos a manejar sus problemas vesicales (como la pérdida de orina o no poder orinar). Las sondas pueden ser sondas uretrales permanentes (en el tubo que drena la vejiga), sondas suprapúbicas (a través del abdomen) o sondas intermitentes (cuando se inserta un catéter por la uretra varias veces al día). No se hallaron ensayos que compararan estos métodos diferentes entre sí. A veces, las personas que utilizan sondas desarrollan infecciones urinarias. Hay pruebas no contundentes de que el uso continuo de antibióticos reduce la posibilidad de desarrollar una infección urinaria mientras se utilizan las sondas intermitentes, pero no hubo información suficiente acerca de los efectos secundarios..

Conclusiones de los autores: 

No se identificaron ensayos elegibles que compararan vías alternativas para la inserción de la sonda. Los datos de siete ensayos que comparaban diferentes normas para el uso de antibióticos fueron escasos, particularmente cuando la sonda intermitente se consideró de forma separada de la sonda permanente. Los posibles beneficios de la profilaxis antibiótica se deben considerar en relación a los efectos adversos posibles, como el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos; éstos no se pueden calcular de forma confiable a partir de los ensayos actualmente disponibles.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes que necesitan drenaje vesical prolongado con frecuencia padecen de infecciones urinarias y otros problemas asociados con la sonda.

Objetivos: 

Determinar si ciertas normas para el uso de las sondas son mejores que otras en términos de efectividad, complicaciones, calidad de vida y costo efectividad en adultos y niños con sondas durante un tiempo prolongado.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (búsqueda: 9 de junio de 2003). Además, se buscaron todas las listas de referencias de los ensayos identificados.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorios y cuasialeatorios que comparan las normas para el uso de sondas (vía de inserción y uso de antibióticos) para el uso prolongado de sondas (más de 14 días) en adultos y niños.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos revisores extrajeron los datos de forma independiente y los compararon. Los desacuerdos se resolvieron por discusión. Los datos se procesaron tal como se describe en el Manual del Revisor Cochrane. Si no se notificaban los datos en los ensayos en forma completa, se buscó aclaración directamente de los investigadores. En los casos necesarios, se calcularon las tasas de densidad de incidencia (DI) o las diferencias de densidad de incidencia en un cierto período.

Resultados principales: 

Siete ensayos que cumplieron con los criterios de inclusión incluyeron 328 pacientes en cuatro ensayos cruzados (cross-over) y tres ensayos controlados aleatorios de grupos paralelos. En estos ensayos, se abordaron sólo dos de las seis comparaciones preestablecidas.

Tres ensayos compararon la profilaxis antibiótica con los antibióticos por indicación clínica. Para los pacientes con sonda intermitente, no hubo hallazgos consistentes acerca del efecto de la profilaxis antibiótica en las infecciones urinarias sintomáticas. Para los pacientes que utilizaban sonda uretral permanente, un ensayo pequeño informó menos episodios de IU (infección urinaria) en el grupo con profilaxis.

Cuatro ensayos compararon la profilaxis antibiótica mediante la administración de antibióticos cuando estaban microbiológicamente indicados. Para los pacientes con sonda intermitente, hubo pruebas limitadas de que los antibióticos redujeran la tasa de bacteriuria (asintomática y sintomática). No existen pruebas sólidas de que los antibióticos profilácticos fueran mejores en términos de menos bacteriuria sintomática.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save