Factores de estimulación de colonias para la prevención de la neutropenia febril inducida por el tratamiento mielosupresor en niños con leucemia linfoblástica aguda

La administración profiláctica de factores de estimulación de colonias reduce la duración de la internación y el riesgo de infecciones en los niños con leucemia linfoblástica aguda

Los autores evaluaron la eficacia de agregar factores de estimulación de colonias (CSF) después de la quimioterapia en niños con leucemia linfoblástica aguda (LLA), para prevenir la neutropenia febril, que es un efecto secundario importante y potencialmente mortal del tratamiento.
No hay estudios que determinen la mejor dosis de CSF para los niños y existe sólo un escaso número de ECA que evalúan la función del CSF en la LLA infantil. La administración profiláctica del CSF reduce la duración del ingreso hospitalario y el riesgo de infecciones. Los autores no encontraron pruebas de que el CSF reduzca los episodios o la duración de la neutropenia febril ni el retraso del tratamiento en los niños con LLA que reciben quimioterapia. El seguimiento fue demasiado breve para proporcionar información útil sobre cualquier efecto posible sobre la recidiva o la supervivencia.

Conclusiones de los autores: 

Los niños con LLA tratados con CSF se beneficiaron con una hospitalización más corta y menos infecciones. Sin embargo, no hubo pruebas de una menor duración de la neutropenia ni de menos retrasos en el tratamiento, y tampoco se obtuvo información útil acerca de la supervivencia.
Todavía es incierta la función del CSF con respecto a los episodios de neutropenia febril. A pesar de que los datos actuales muestran un beneficio estadístico con el uso del CSF, una heterogeneidad apreciable entre los ensayos incluidos no permite establecer esta conclusión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es el cáncer más frecuente en la niñez, y la neutropenia febril es un efecto secundario potencialmente mortal de su tratamiento. El tratamiento actual consiste en tratamiento de apoyo más antibióticos. En ensayos clínicos se ha intentado evaluar el uso de los factores de estimulación de colonias ("CSF" en inglés "colony-stimulating factors") como tratamiento adicional para prevenir la neutropenia febril en niños con LLA. Los ensayos individuales no indican si existe o no algún beneficio significativo. La revisión sistemática proporciona la evaluación más fiable y las mejores recomendaciones para la práctica.

Objetivos: 

Evaluar la seguridad y la efectividad del agregado de G-CSF o GM-CSF a la quimioterapia mielosupresora en niños con LLA, con la finalidad de prevenir el desarrollo de neutropenia febril. La evaluación del número de episodios de neutropenia febril, el tiempo hasta la recuperación del recuento de neutrófilos, la incidencia y la duración de la hospitalización, el número de episodios de enfermedades infecciosas, la incidencia y la duración de los retrasos del tratamiento, los efectos secundarios (síndrome similar a la gripe, dolor óseo y reacción alérgica), recidiva y mortalidad global (muerte).

Métodos de búsqueda: 

La búqueda incluyó el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), MEDLINE, EMBASE, CANCERLIT, LILACS, y SciElo. Se realizaron búsquedas manuales en los registros de los resúmenes de congresos de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica ("ASCO" en inglés "American Society of Clinical Oncology") y la Sociedad Estadounidense de Hematología ("ASH" en inglés "American Society of Hematology") desde 1985 hasta 2003, así como en las bases de datos de ensayos en curso. Se realizaron consultas a expertos y se examinaron las referencias de los artículos pertinentes.

Criterios de selección: 

Se buscaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparaban el CSF con placebo o ningún tratamiento, como profilaxis primaria o secundaria para la neutropenia febril en niños con LLA.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, seleccionaron y evaluaron críticamente los estudios, y extrajeron los datos pertinentes. Las variables de evaluación de interés fueron:
* Variables principales de evaluación: número de episodios de neutropenia febril y mortalidad global (muerte)
* Variables secundarias de evaluación: tiempo hasta la recuperación del recuento de neutrófilos, incidencia y duración de la hospitalización, número de episodios de enfermedades infecciosas, incidencia y duración de los retrasos del tratamiento, efectos secundarios (síndrome similar a la gripe, dolor óseo y reacción alérgica) y recidiva.
Se realizó un metanálisis de estas variables de evaluación y los resultados se expresaron como odds-ratios de Peto. Para las medidas de resultado continuas, se calculó la diferencia de medias ponderada y la diferencia de medias estandarizada. Para los datos de recuento, se utilizó el metanálisis del logaritmo de la razón de las tasas mediante la varianza inversa genérica.

Resultados principales

Se exploraron más de 5 500 citas y se incluyeron en el análisis 6 estudios, con un total de 332 participantes. No hubo datos suficientes para evaluar el efecto sobre la supervivencia. El uso del CSF redujo significativamente el número de episodios de neutropenia febril (Razón de las tasas = 0,63; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,46 a 0,85; p = 0,003; con heterogeneidad apreciable), la duración de la hospitalización (diferencia de medias ponderada [DMP] = -1,58; IC del 95%: -3,00 a -0,15; p = 0,03), y el número de episodios de enfermedades infecciosas (Razón de las tasas = 0,44; IC del 95%: 0,24 a 0,80; p = 0,002). A pesar de estos resultados, el CSF no tuvo influencia sobre la duración de los episodios de neutropenia (DMP = -1,11; IC del 95%: -3,55 a 1,32; p = 0,4) ni los retrasos en los ciclos de quimioterapia (Razón de las tasas = 0,77; IC del 95%: 0,49 a 1,23; p = 0,28).

Conclusiones de los autores

Los niños con LLA tratados con CSF se beneficiaron con una hospitalización más corta y menos infecciones. Sin embargo, no hubo pruebas de una menor duración de la neutropenia ni de menos retrasos en el tratamiento, y tampoco se obtuvo información útil acerca de la supervivencia.
Todavía es incierta la función del CSF con respecto a los episodios de neutropenia febril. A pesar de que los datos actuales muestran un beneficio estadístico con el uso del CSF, una heterogeneidad apreciable entre los ensayos incluidos no permite establecer esta conclusión.

Esta revisión debería citarse como:Sasse EC, Sasse AD, Brandalise SR, Clark OAC, Richards SLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se exploraron más de 5 500 citas y se incluyeron en el análisis 6 estudios, con un total de 332 participantes. No hubo datos suficientes para evaluar el efecto sobre la supervivencia. El uso del CSF redujo significativamente el número de episodios de neutropenia febril (Razón de las tasas = 0,63; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,46 a 0,85; p = 0,003; con heterogeneidad apreciable), la duración de la hospitalización (diferencia de medias ponderada [DMP] = -1,58; IC del 95%: -3,00 a -0,15; p = 0,03), y el número de episodios de enfermedades infecciosas (Razón de las tasas = 0,44; IC del 95%: 0,24 a 0,80; p = 0,002). A pesar de estos resultados, el CSF no tuvo influencia sobre la duración de los episodios de neutropenia (DMP = -1,11; IC del 95%: -3,55 a 1,32; p = 0,4) ni los retrasos en los ciclos de quimioterapia (Razón de las tasas = 0,77; IC del 95%: 0,49 a 1,23; p = 0,28).

Tools
Information
Share/Save