¿Qué tan efectivas son las soluciones de lavado de las sondas urinarias?

Pregunta de la revisión

El objetivo fue evaluar la eficacia de las soluciones de lavado de las sondas urinarias. Ésta es una actualización de una revisión publicada previamente en 2010.

Antecedentes

Por varias razones, algunos pacientes no pueden vaciar sus vejigas adecuadamente o tienen pérdidas de orina (incontinencia urinaria). Las sondas urinarias, que son tubos blandos que se insertan en la vejiga para drenar la orina a una bolsa de recolección, se utilizan a menudo para ayudar a los pacientes con incontinencia urinaria. El mismo tipo de sonda se utiliza para hombres y mujeres.

En el Reino Unido, alrededor del 4% de los pacientes que reciben atención domiciliaria, y alrededor del 9% de los pacientes en hogares de ancianos (pero posiblemente hasta el 40% en algunos lugares), viven con sondas a largo plazo.

El cuidado de las sondas urinarias puede ser difícil y pueden surgir problemas, especialmente si se utilizan durante mucho tiempo.

Las obstrucciones de los sondas pueden ocurrir cuando se mantienen en la vejiga durante mucho tiempo. Las obstrucciones pueden afectar a la mitad de los pacientes con sondas de larga duración, y causar dolor y angustia. Se pueden inyectar soluciones líquidas en la sonda para prevenir o aliviar la obstrucción. A lo anterior se le conoce como lavado. Estos problemas significan que se necesita la atención de profesionales de la salud para los pacientes con obstrucciones del sonda urinaria.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta el 23 de mayo 2016.

Características de los estudios

Incluimos siete estudios que presentaron información sobre 217 pacientes que completaron los estudios, de 349 que los comenzaron. Dos estudios fueron nuevos para esta actualización. Los estudios, publicados entre 1979 y 2014, se realizaron en EE.UU. (tres estudios), el Reino Unido (dos estudios), uno en Canadá y otro en Finlandia.

Los estudios incluyeron pacientes con sondas a largo plazo. Los pacientes se asignaron al azar a recibir lavados de sondas o no, y se compararon los efectos. También se incluyeron los estudios que compararon diferentes tipos de soluciones de lavado.

Cuatro estudios informaron sobre los posibles efectos perjudiciales del lavado, como sangre en la solución de lavado, cambios en la presión arterial y espasmos de la vejiga.

Fuentes de financiación de los estudios

Los estudios incluidos fueron financiados por Novobay Pharmaceuticals Inc (Linsenmeyer 2014); Alberta Heritage Foundation for Medical Research and the Canadian Nurses Foundation (Moore 2009); National institute of Aging, National Institutes of Health (Muncie 1989); Paralyzed Veterans of America Spinal Cord Research Foundation (Waites 2006). La mayoría de los estudios no informaron las fuentes de financiamiento.

Resultados clave

No hubo suficiente evidencia de los estudios de investigación para determinar si los lavados de sondas fueron útiles.

Calidad de la evidencia

Los ensayos incluidos fueron en general pequeños y con defectos metodológicos. Se incluyen detalles limitados sobre la forma en la que los participantes se asignaron al azar a los grupos, y sobre cómo los participantes y los investigadores se cegaron a estos grupos. La calidad de la evidencia fue baja a muy baja. Se necesitan nuevos ensayos para responder definitivamente a esta pregunta de investigación.

Conclusiones de los autores: 

Los datos de siete ensayos que compararon diferentes políticas de lavado fueron limitados y, en general, de calidad metodológica deficiente, o se informaron de manera deficiente. La evidencia no fue adecuada para concluir si los lavados fueron beneficiosos o perjudiciales. Es necesario realizar más ensayos rigurosos y de calidad alta que tengan el poder estadístico adecuado para detectar los efectos beneficiosos de que se realice un lavado, en lugar de que no se realice un lavado. También se necesitan ensayos que comparen diferentes soluciones, volúmenes, y frecuencias o tiempos de lavado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las sondas permanentes colocadas en los pacientes que requieren drenaje vesical a largo plazo se pueden obstruir. Se pueden utilizar regímenes de lavado de las sondas con diferentes soluciones con el propósito de prevenir su obstrucción. Ésta es una actualización de una revisión publicada en 2010.

Objetivos: 

Determinar si ciertos regímenes de lavado son mejores que otros en cuanto a efectividad, aceptabilidad, complicaciones y calidad de vida, y evaluar críticamente y resumir la evidencia económica para la conducta ante el cateterismo urinario permanente a largo plazo en adultos.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group), que contiene ensayos identificados a partir del Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, MEDLINE In-Process, MEDLINE Epub Ahead of Print, CINAHL, ClinicalTrials.gov, WHO ICTRP y búsquedas manuales en revistas y actas de congresos hasta el 23 de mayo 2016). Además, se examinaron todas las listas de referencias de los ensayos identificados y se estableció contacto con fabricantes e investigadores en el tema.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorizados y cuasialeatorizados que compararon las políticas de lavado de las sondas (p.ej. lavado versus ningún lavado, diferentes soluciones de lavado, frecuencia, duración, volumen, concentración, método de administración) en adultos (16 años y más) en cualquier contexto (es decir hospital, centro de cuidados/residencial, comunidad), con una sonda uretral o suprapúbica permanente durante más de 28 días.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente extrajeron los datos. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. Los datos se evaluaron y analizaron tal como se describe en el Manual Cochrane. Si los datos de los ensayos informados no estaban completos se les solicitó aclaración directamente a los autores. En los resultados categóricos (dicotómicos), los números en un resultado se relacionaron con el número de pacientes en riesgo de cada grupo para obtener el riesgo relativo (RR). Para las variables continuas se utilizaron las medias y las desviaciones estándar para obtener las diferencias de medias ponderadas (DMP).

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos con 349 participantes, 217 de los cuales completaron los estudios. Tres fueron ensayos cruzados y cuatro fueron ensayos controlados aleatorizados (ECA) de grupos paralelos. De éstos, se agregaron dos ensayos a esta actualización (un ECA de grupos paralelos con 40 participantes y un ECA cruzado [cross-over] con 67 participantes). Los análisis de tres ensayos cruzados arrojaron resultados subóptimos porque se basaron en las diferencias entre los grupos y no en las diferencias de los participantes individuales para las intervenciones secuenciales. Dos ensayos de grupos paralelos tuvieron un valor clínico limitado: uno combinó los resultados de las sondas suprapúbicas y uretrales y el otro proporcionó datos de solo cuatro participantes. Solo un ensayo estuvo libre de limitaciones metodológicas significativas, pero hubo dificultades para reclutar y mantener a los participantes en este estudio.

Los estudios incluidos informaron datos sobre seis de las nueve medidas de resultado primarias y secundarias. Ninguno de los ensayos abordó el número de sondas utilizados, las medidas de aceptabilidad del lavado (incluida la satisfacción del paciente, la incomodidad del paciente, el dolor y la facilidad de uso), o el estado de salud/medidas de salud psicológica; se reunieron datos muy limitados sobre los resultados económicos de la salud. Los ensayos solo evaluaron tres de las ocho comparaciones de intervenciones identificadas. Dos ensayos se informaron en más de un grupo de comparación.

Cuatro ensayos compararon el lavado (solución salina o ácida) con ningún lavado. No se conoce con certeza si las soluciones de lavado (salinas o ácidas), en comparación con ninguna solución de lavado, tienen un efecto importante sobre la tasa de infección urinaria sintomática o el tiempo en el que cada sonda estuvo in situ, porque los resultados son imprecisos.

Cuatro ensayos compararon diferentes tipos de solución de lavado; solución salina versus soluciones ácidas (dos ensayos); solución salina versus solución ácida versus solución antibiótica (un ensayo); solución salina versus solución antimicrobiana (un ensayo). No se conoce con certeza si el tipo de solución de lavado tiene un efecto importante sobre la tasa de infección urinaria sintomática o el tiempo en el que cada sonda estuvo in situ, porque los resultados son imprecisos.

Un ensayo comparó diferentes composiciones de solución ácida (solución más fuerte versus solución más débil). No se conoce con certeza si las diferentes composiciones de soluciones ácidas tienen un efecto importante sobre la tasa de infección urinaria sintomática o el tiempo en el que cada sonda estuvo in situ, porque solo 14 participantes (de los 25 reclutados) completaron este ensayo de tres brazos de 12 semanas.

Cuatro estudios informaron sobre los posibles efectos perjudiciales del lavado, como sangre en la solución de lavado, cambios en la presión arterial y espasmos de la vejiga.

Hubo muy pocos ensayos pequeños que cumplieran los criterios de inclusión de la revisión. El alto riesgo de sesgo de los estudios incluidos hizo que la evidencia se calificara como de calidad baja o muy baja.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save