Quinina intrarrectal para el tratamiento del paludismo por Plasmodium falciparum

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

En niños con paludismo por P. falciparum, la quinina administrada por vía rectal puede ser tan efectiva como otras vías y menos dolorosa.

La quinina administrada por vía rectal puede ser tan efectiva como la quinina administrada por vía intravenosa e intramuscular para el tratamiento del paludismo por Plasmodium falciparum sin complicaciones. Los datos que se revisaron también llevan a la conclusión de que una solución de quinina diluida, administrada por vía intrarrectal mediante el uso de una jeringa, durante dos o tres días, tiene menos efectos perjudiciales comparada con quinina intramuscular administrada durante el mismo período La administración de quinina intrarrectal es significativamente menos dolorosa que la inyección intramuscular de quinina. Se necesitan más ensayos en pacientes con paludismo grave y en adultos.

Conclusiones de los autores: 

No se detectaron diferencias en cuanto al efecto sobre los parásitos y la enfermedad clínica para la quinina intrarrectal, pero la mayoría de los ensayos fueron pequeños. El dolor puede ser menor con quinina intrarrectal. Se necesitan ensayos adicionales más grandes en pacientes con paludismo grave y en adultos antes de la recomendación de administración por vía intrarrectal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En niños con paludismo por P. falciparum, la quinina administrada por vía rectal puede ser más fácil de usar y menos dolorosa que por vía intramuscular o intravenosa. Sin embargo, puede ser menos efectiva.

Objetivos: 

Comparar la quinina intrarrectal con la quinina intravenosa o intramuscular para el tratamiento del paludismo por Plasmodium falciparum.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group Specialized Register) (julio de 2004), en CENTRAL (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library Número 3, 2004), en MEDLINE (1966 hasta julio de 2004), EMBASE (1974 hasta julio de 2004), LILACS (1982 hasta julio de 2004) y en CINAHL (1982 hasta julio de 2004). También se realizaron búsquedas en resúmenes de congresos, se estableció contacto con los investigadores individuales y una compañía farmacéutica, y se verificaron las listas de referencias.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios y cuasialeatorios que comparan quinina intrarrectal con quinina intramuscular o intravenosa para el tratamiento de personas con paludismo por P. falciparum grave o sin complicaciones.

Obtención y análisis de los datos: 

La evaluación de la calidad del ensayo y la extracción de los datos, con inclusión de los datos de eventos adversos, se realizó de forma independiente. Se analizaron los datos dicotómicos mediante el uso de odds-ratios y de diferencia de medias ponderada para los datos continuos.

Resultados principales: 

Ocho ensayos controlados aleatorios (que involucraron a 1247 niños) cumplieron con los criterios de inclusión. El mismo investigador principal dirigió siete de los ensayos. Cinco ensayos compararon quinina intrarrectal con quinina intravenosa, y seis ensayos la compararon con tratamiento intramuscular. No se detectaron diferencias estadísticamente significativas entre la vía intrarrectal y las vías intravenosa o intramuscular para la muerte, la eliminación del parásito a las 48 horas y siete días, tiempo de eliminación del parásito, tiempo de desaparición de la fiebre, tiempo de recuperación del coma, duración de la internación, y tiempo hasta la ingesta de líquidos. Los ensayos que informaron acerca de estos resultados fueron pequeños, lo cual dio lugar a grandes intervalos de confianza para todos los resultados aparte de la duración de la internación. Un ensayo grande (898 niños) informó que la administración por vía intrarrectal fue menos dolorosa que la intramuscular.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save