Broncodilatadores anticolinérgicos versus agentes beta2simpaticomiméticos para las exacerbaciones agudas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

El bromuro de ipratropio proporciona alivio similar a los fármacos beta2agonistas de acción corta en los episodios de disnea de las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La disnea es la queja principal de las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Este síntoma empeora durante una exacerbación o "encendido" de la EPOC. Los ensayos que comparan el bromuro de ipratropio versus betaagonistas no mostraron diferencia significativa en los efectos a corto o largo plazo (24 horas) sobre la disnea. Los efectos secundarios de estos medicamentos se informaron por sólo una minoría de los pacientes e incluyeron la sensación de sequedad en la boca y el temblor y un "sentimiento extraño" después de la administración del fármaco.

Conclusiones de los autores: 

No hubo pruebas de que el grado de broncodilatación lograda con bromuro de ipratropio fuera mayor que la obtenida con un beta2agonista de acción corta. La combinación de un beta2agonista con ipratropio no pareció aumentar el efecto sobre VEF1 más que cualquiera de los dos usados solos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los broncodilatadores inhalados forman la base del tratamiento de las exacerbaciones agudas de la EPOC. Sistemáticamente se usan dos tipos de agentes, ya sea solos o en combinación: los agentes anticolinérgicos y los agonistas beta2simpaticomiméticos.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de los agentes anticolinérgicos sobre la función pulmonar y la disnea en pacientes con exacerbaciones agudas de la EPOC, comparado con placebo o con beta2agonistas de acción corta.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva de la bibliografía en MEDLINE, Embase, CINAHL y el registro de ensayos de EPOC Cochrane, con los términos: bronchodilator* OR ipratropium OR oxitropium. También se revisaron las listas de referencias de cada ensayo incluido para buscar informes de ensayos adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios si los participantes eran pacientes adultos con un diagnóstico conocido de EPOC y tuvieron síntomas compatibles con los criterios de exacerbación aguda de EPOC. Se consideraron todos los ensayos controlados aleatorios que compararon el bromuro de ipratropio o el bromuro de oxitropio inhalado con controles apropiados. Los tratamientos de control apropiados incluyeron placebo, otros agentes broncodilatadores o tratamientos combinados. Se excluyeron los estudios de asma aguda o los pacientes ventilados.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores que evaluaron todos los ensayos que parecían ser relevantes fueron quienes seleccionaron los ensayos para la inclusión, de forma independiente. Las diferencias se resolvieron mediante consenso.

Resultados principales

Cuatro ensayos compararon los efectos a corto plazo del bromuro de ipratropio versus un beta2agonista. Los cambios a corto plazo en VEF1 (hasta 90 minutos) no mostraron ninguna diferencia significativa entre los pacientes tratados con el beta2agonista y el bromuro de ipratropio. Las diferencias fueron similares entre los estudios y cuando se combinaron: diferencia de promedios ponderados (DPP) 0,0 litros (intervalo de confianza del 95% (IC del 95%): -0,19 a 0,19). No hubo aumento adicional significativo del cambio en VEF1 al agregarle ipratropio al beta2agonista: DPP 0,02 litro (IC del 95%: -0,08 a 0,12). Los efectos a largo plazo (24 horas) del bromuro de ipratropio y la combinación de tratamientos con beta2agonistas fueron similares: DPP 0,05 litros (IC del 95%: -0,14 a 0,05).

Ninguno de los dos estudios encontró cambios significativos en la PaO2, ya sea a corto o largo plazo, con ipratropio versus betaagonista, aunque uno mostró un aumento de la PaO2 a los 60 minutos en sujetos que recibieron bromuro de ipratropio. Las reacciones adversas a los fármacos incluyeron la sensación de sequedad en la boca y el temblor.

Conclusiones de los autores

No hubo pruebas de que el grado de broncodilatación lograda con bromuro de ipratropio fuera mayor que la obtenida con un beta2agonista de acción corta. La combinación de un beta2agonista con ipratropio no pareció aumentar el efecto sobre VEF1 más que cualquiera de los dos usados solos.

Esta revisión debería citarse como:McCrory DC, Brown CDLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Cuatro ensayos compararon los efectos a corto plazo del bromuro de ipratropio versus un beta2agonista. Los cambios a corto plazo en VEF1 (hasta 90 minutos) no mostraron ninguna diferencia significativa entre los pacientes tratados con el beta2agonista y el bromuro de ipratropio. Las diferencias fueron similares entre los estudios y cuando se combinaron: diferencia de promedios ponderados (DPP) 0,0 litros (intervalo de confianza del 95% (IC del 95%): -0,19 a 0,19). No hubo aumento adicional significativo del cambio en VEF1 al agregarle ipratropio al beta2agonista: DPP 0,02 litro (IC del 95%: -0,08 a 0,12). Los efectos a largo plazo (24 horas) del bromuro de ipratropio y la combinación de tratamientos con beta2agonistas fueron similares: DPP 0,05 litros (IC del 95%: -0,14 a 0,05).

Ninguno de los dos estudios encontró cambios significativos en la PaO2, ya sea a corto o largo plazo, con ipratropio versus betaagonista, aunque uno mostró un aumento de la PaO2 a los 60 minutos en sujetos que recibieron bromuro de ipratropio. Las reacciones adversas a los fármacos incluyeron la sensación de sequedad en la boca y el temblor.

Tools
Information
Share/Save