Información para las mujeres embarazadas con relación al nacimiento por cesárea

No se ha demostrado que la información para alentar a las mujeres embarazadas a que intenten el parto por vía vaginal cambie las tasas de nacimiento por cesárea

Los nacimientos por cesárea se han hecho más frecuentes en muchos países. Las mujeres necesitan información para saber qué esperar después de una cirugía y que las ayude a tomar decisiones. Se piensa que las decisiones de las mujeres contribuyen al incremento de los nacimientos por cesárea. La información que se les brinda a las mujeres embarazadas puede influir en sus decisiones. Las deficiencias en los estudios incluidos significan que las pruebas no son concluyentes, aunque los ensayos encontraron que la información para alentar a las mujeres a que intenten el parto vaginal no modificó las tasas de nacimientos por cesárea. Se necesita urgentemente más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Las investigaciones se han dirigido a estimular a las mujeres a que intenten el parto vaginal. Los ensayos de intervenciones para estimular a las mujeres a que intenten el parto vaginal no mostraron efectos, pero las deficiencias en el diseño del estudio hacen que las pruebas no sean concluyentes.

Es necesario realizar con urgencia investigaciones adicionales sobre este tema.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Habitualmente las mujeres embarazadas reciben información, pero cuando la misma es acerca del nacimiento por cesárea, esta información puede ser inadecuada.

Objetivos: 

Examinar la efectividad de la información acerca del nacimiento por cesárea.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), CENTRAL (26 de noviembre de 2002), MEDLINE (en línea a través de PubMed 1966-), la base de datos de citas de la Web of Science (1995-) (20 de septiembre de 2002) y las listas de referencias de los artículos pertinentes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios, ensayos clínicos no aleatorios y estudios controlados tipo antes y después (before-and-after studies) sobre la información dada a las mujeres embarazadas acerca del nacimiento por cesárea.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos. Los intentos de obtener datos faltantes y adicionales de los autores de los ensayos resultaron infructuosos. Los análisis fueron por intención de tratar ("intention to treat"). Se calcularon e informaron el riesgo relativo y los intervalos de confianza.

Los revisores consumidores hicieron comentarios sobre lo adecuado de la información en cada estudio.

Resultados principales: 

Dos ensayos controlados aleatorios con 1451 mujeres cumplieron los criterios de inclusión. Ambos estudios se propusieron reducir los nacimientos por cesárea mediante la estimulación de las mujeres a que intenten el parto vaginal. Uno utilizó un programa de educación y apoyo prenatal y el otro terapia cognitiva para reducir el temor. Los resultados no se combinaron debido a las diferencias entre las poblaciones de estudio. En ambos estudios los resultados no clínicos se confirmaron mediante cuestionarios, pero estuvieron sujetos a tasas de pérdidas durante el seguimiento que excedieron el 10%.

No se pudo informar una serie de resultados importantes: conocimiento o comprensión; conflicto de decisión; y percepciones de las mujeres en cuanto a: la posibilidad de discutir la atención con los médicos o familiares/amigos, la satisfacción o no de las necesidades de información y la satisfacción de tomar decisiones.

Ninguno de los estudios evaluó la percepción de participación de las mujeres en la toma de decisión sobre el nacimiento por cesárea; pero Fraser 1997, que examinó el efecto la participación en el estudio sobre la decisión tomada, encontró que hubo más probabilidades de que las mujeres en el grupo de intervención consideraran que intentar un parto vaginal era más fácil (51% comparado con 28% en el grupo de control) o más difícil (10% comparado con 6%). Estos resultados podrían estar afectados por una tasa de deserción del 11% y posiblemente están sujetos a sesgo.

Las intervenciones que se utilizaron en estos ensayos tampoco incidieron en los resultados clínicos. Alrededor del 70% o más de las mujeres intentaron el parto por vía vaginal en ambos ensayos; no obstante, las tasas de parto por cesárea excedieron el 40%, al menos 10% más altas de lo esperado. No hubo diferencias significativas entre los grupos de intervención y de control en cuanto a los resultados medidos: parto vaginal, cesárea programada o electiva e intento de parto por vía vaginal.

Los resultados, aunque similares entre los grupos, no proporcionaron datos suficientes para comparar la morbilidad materna con la morbilidad o la mortalidad neonatal.

Ninguno de los dos ensayos incluidos informó diferencias en cuanto a los resultados psicológicos entre los grupos de intervención y de control.

Los revisores consumidores opinaron que la información para las mujeres que consideran un parto vaginal después de la cesárea (PVDC) debe incluir: los riesgos del PVDC y de la cesárea electiva; los signos de alarma en el trabajo de parto; la filosofía y las políticas del hospital y el personal; las estrategias para mejorar las posibilidades de éxito; y la información acerca de la probabilidad de éxito con cuidadores específicos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save