Cilostazol para pacientes con enfermedad arterial periférica

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Cilostazol para pacientes con enfermedad arterial periférica

La arteriopatía periférica afecta a 20% de las personas de más de 70 años de edad y 4% a 12% de la población de entre 55 y 70 años. Aproximadamente, 40% de las personas con arteriopatía periférica padece claudicación intermitente. La claudicación intermitente se caracteriza por dolor en las piernas o nalgas que se presenta con el ejercicio y que cede con el reposo. A pesar del pronóstico relativamente benigno para la pierna afectada, los síntomas de la claudicación intermitente son un indicador para la aparición de la aterosclerosis sistémica. En comparación con los controles pareados por edad, las personas con claudicación intermitente presentan un aumento de tres a seis veces más de probabilidades de morir a causa de los eventos cardiovasculares. La mayoría de los pacientes con claudicación intermitente son tratados con el mejor tratamiento médico. Los síntomas de la claudicación intermitente, la distancia de caminata, y la calidad de vida pueden mejorarse mediante la modificación de los factores de riesgo, que incluye el abandono del hábito de fumar y un programa estructurado de ejercicios. Otras modificaciones de los riesgos cardiovasculares incluyen el tratamiento de la hipertensión, la diabetes y la reducción del colesterol. El tratamiento antiplaquetario se suministra para reducir el riesgo de eventos cerebrovasculares y coronarios y es efectivo a largo plazo en cuanto a la prevención secundaria de eventos vasculares en las personas en alto riesgo de vasculopatía, que incluye a las personas que experimentaron accidentes cerebrovasculares isquémicos o un infarto agudo de miocardio. Sin embargo, no se demostró que el tratamiento antiplaquetario influya en la distancia de claudicación (es decir, la distancia caminada antes de la aparición del dolor). En la práctica, el cumplimiento con el mejor tratamiento médico es deficiente y la mayoría de las personas aún experimentan síntomas de claudicación intermitente. Hasta hace poco, existían tres opciones; ejercicios supervisados, angioplastia o cirugía de derivación coronaria. El cumplimiento con el ejercicio supervisado es deficiente; no se probó el efecto duradero de la angioplastia y la cirugía conlleva morbilidad y mortalidad significativas. Se propusieron muchos agentes farmacológicos para el tratamiento de la claudicación intermitente pero hasta hace poco ninguno ganó aceptación. El uso del cilostazol se aprobó de forma reciente para el tratamiento de la claudicación intermitente. Se demostró que el cilostazol es beneficioso en cuanto a la mejoría de la distancia de caminata sin dolor en las personas con claudicación intermitente. No existen datos sobre si produce una reducción de los eventos cardiovasculares.

Conclusiones de los autores: 

Los pacientes con CI deben recibir prevención secundaria para las enfermedades cardiovasculares. Se demostró que el cilostazol es beneficioso en cuanto a la mejoría de la distancia de caminata de las personas con CI. No existen datos sobre si este fármaco produce una reducción de los eventos adversos cardiovasculares.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La arteriopatía periférica (AP) afecta a entre 4% y 12% de las personas de entre 55 y 70 años de edad y a 20% de las personas mayores de 70 años. El padecimiento más común es la claudicación intermitente (CI), caracterizada por dolor en las piernas o nalgas que se presenta con el ejercicio y cede con el reposo. En comparación con los controles pareados por edad, las personas con CI presentan un aumento de tres a seis veces en la mortalidad cardiovascular. Los síntomas de la CI, la distancia de caminata, y la calidad de vida pueden mejorarse mediante la modificación de factores de riesgo, el abandono del hábito de fumar y un programa estructurado de ejercicios. El tratamiento antiplaquetario es beneficioso para los pacientes con CI debido a la reducción de eventos vasculares pero no se demostró que este tratamiento influya en la distancia de claudicación.

Objetivos: 

Determinar el efecto del cilostazol en cuanto a la mejoría de la distancia de caminata y la reducción de la mortalidad vascular y los eventos cardiovasculares en los pacientes con una CI estable.

Estrategia de búsqueda (: 

El Grupo Cochrane de Enfermedades Vasculares Periféricas (The Cochrane Peripheral Vascular Diseases Group) realizó búsquedas en su Registro Especializado (última búsqueda realizada en agosto de 2007) y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (Número 3, 2007). Se hicieron búsquedas en MEDLINE (1966 hasta noviembre 2005), EMBASE (1980 hasta noviembre 2005), otras bases de datos especializadas y listas de referencias de artículos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios doble ciego, sobre el cilostazol versus placebo, o versus otros agentes antiplaquetarios en los pacientes con CI estable o pacientes sometidos a una intervención quirúrgica vascular debido a la AP.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente los ensayos para la selección y los tres autores extrajeron los datos de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos controlados aleatorios que compararon el cilostazol con placebo.

La diferencia de medias ponderada (DMP) para la distancia de claudicación inicial (DCI) mejoró después del tratamiento con cilostazol en dosis de 100 mg dos veces al día (DMP 31,1 m; intervalo de confianza [IC] del 95%: 21,3 a 40,9 m) y 50 mg dos veces al día (DMP 41,3 m; IC del 95%: -7,1 a 89,7 m) en comparación con placebo.

Los participantes que recibieron cilostazol 150 mg dos veces por día presentaron una DCI mayor (DMP 15,7 m; IC del 95%: -9,6 a 41,0 m) en comparación con los participantes que recibieron placebo.

Un estudio también incluyó una comparación con pentoxifilina. En este estudio, los participantes que recibieron cilostazol presentaron una mejoría significativa en la DCI en comparación con los que recibieron placebo.

No se produjo ningún aumento de los eventos adversos graves, como los eventos cardiovasculares o mortalidad, en los pacientes que recibieron cilostazol comparado con placebo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save