Fórmula de soja para la prevención de alergias e intolerancia alimentaria en los lactantes

Cuando los recién nacidos no reciben exclusivamente leche materna, no existen pruebas que indiquen que el uso de una fórmula de soja en lugar de una fórmula de leche de vaca pueda reducir la alergia en lactantes y niños.

Las fórmulas para lactantes fueron diseñadas para tratar de disminuir la probabilidad de desarrollar alergia o intolerancia alimentaria. Estas fórmulas incluyen fórmulas hidrolizadas de leche de vaca y de soja. Una revisión de los ensayos halló que, en los lactantes con alto riesgo de alergia que no pueden ser alimentados exclusivamente con leche materna, no hay ninguna reducción en los casos de alergia en la lactancia y la niñez asociada con la alimentación con fórmula de soja comparada con fórmula de leche de vaca. No se encontraron estudios elegibles que compararan la fórmula de soja con una fórmula de proteínas hidrolizadas.

Conclusiones de los autores: 

No se puede recomendar la alimentación con fórmula de soja para prevenir la alergia o la intolerancia alimentaria en lactantes de alto riesgo. Se necesitan más estudios para determinar la función de las fórmulas de soja para la prevención de la alergia o intolerancia alimentaria en lactantes que no pueden ser amamantados, con fuertes antecedentes familiares de alergia o intolerancia a la proteína de la leche de vaca.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las alergias y reacciones a los alimentos en lactantes y niños son frecuentes y pueden estar relacionadas con diversos alimentos, incluidas las fórmulas de leche de vaca modificadas. Se han utilizado fórmulas basadas en soja para tratar a lactantes con alergia o intolerancia alimentaria. Sin embargo, no está claro si pueden ser recomendadas para la prevención de la alergia y la intolerancia alimentaria en lactantes, sin pruebas clínicas de las mismas.

Objetivos: 

Determinar el efecto de la alimentación con fórmula de soja modificada comparada con la leche materna, la fórmula de leche de vaca o una fórmula de proteínas hidrolizadas en la prevención de las alergias o la intolerancia alimentaria en lactantes sin prueba clínica de alergia o intolerancia alimentaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group). Se actualizaron las búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL)(The Cochrane Library, Número 1, 2006), MEDLINE (1966 a marzo de 2006), EMBASE (1980 a marzo de 2006), CINAHL (1982 a marzo de 2006) y revisiones anteriores y sus referencias cruzadas.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios y cuasialeatorios que comparan el uso de una fórmula de soja modificada con la leche materna, una fórmula de leche de vaca modificada o una fórmula de proteínas hidrolizadas para la alimentación de lactantes sin intolerancia o alergia alimentaria clínica en los seis primeros meses de vida. Sólo los ensayos con >80% de seguimiento de los participantes y que informaron el grupo de asignación eran elegibles para su inclusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Cada revisor evaluó de forma independiente la elegibilidad de los estudios para su inclusión, la calidad metodológica y la extracción de los datos. Las medidas de resultado primarias incluían alergia clínica, alergias específicas e intolerancia alimentaria. En los casos en que no se encontró heterogeneidad del efecto de tratamiento, se utilizó el modelo de efectos fijos para el metanálisis. Cuando la heterogeneidad fue significativa o evidente, los resultados se presentaron mediante el modelo de efectos aleatorios y se buscaron las posibles causas de la heterogeneidad.

Resultados principales

Se incluyeron tres estudios elegibles que examinaron a lactantes de alto riesgo con antecedentes de alergia en familiares de primer grado. Ningún estudio elegible incluyó lactantes alimentados con leche materna. Ningún estudio analizó el efecto de una alimentación temprana y a corto plazo con fórmula de soja. Todos compararon la alimentación prolongada con fórmula de soja y fórmula de leche de vaca. Un estudio fue de metodología adecuada y sin alergia irregular, lo que previno las co-intervenciones en los grupos de tratamiento. Un estudio con ocultamiento de la asignación incierto y 19,5% de pérdidas durante el seguimiento informó una reducción significativa en la alergia, asma y rinitis alérgica en niños. Sin embargo, ningún otro estudio informó sobre beneficios significativos con el uso de una fórmula de soja. El metanálisis no halló diferencias significativas en la incidencia de alergia infantil (2 estudios; RR típico 0,73; IC del 95%: 0,37 a 1,44). En un estudio, no se informó ninguna diferencia significativa en el asma en lactantes (RR 1,10; IC del 95%: 0,86 a 1,40), eccema en lactantes (RR 1,20; IC del 95%: 0,95 a 1,52), la prevalencia de eccema en niños (RR 1,10; IC del 95%: 0,73 a 1,68), rinitis en lactantes (RR 0,94; IC del 95%: 0,76 a 1,16) o la prevalencia de rinitis en niños (RR 1,20; IC del 95%: 0,73 a 2,00). El metanálisis no encontró ninguna diferencia significativa en la incidencia de asma en niños (3 estudios, 728 lactantes; RR típico 0,71; IC del 95%: 0,26 a 1,92), la incidencia de eccema de la niñez (2 estudios, 283 lactantes; RR típico 1,57; IC del 95%: 0,90 a 2,75) o la incidencia de rinitis en niños (2 estudios, 283 lactantes; RR típico 0,69; IC del 95%: 0,06 a 8,00). Un estudio no informó ninguna diferencia significativa en la IPLV en lactantes (RR 1,09; IC del 95%: 0,45 a 2,62), la ALV en lactantes (RR 1,09; IC del 95%: 0,24 a 4,86), la incidencia de alergia a la proteína de soja en niños (RR 3,26; IC del 95%: 0,36 a 29,17) y la urticaria. Ningún estudio comparó la fórmula de soja con la fórmula de proteínas hidrolizadas.

Conclusiones de los autores

No se puede recomendar la alimentación con fórmula de soja para prevenir la alergia o la intolerancia alimentaria en lactantes de alto riesgo. Se necesitan más estudios para determinar la función de las fórmulas de soja para la prevención de la alergia o intolerancia alimentaria en lactantes que no pueden ser amamantados, con fuertes antecedentes familiares de alergia o intolerancia a la proteína de la leche de vaca.

Esta revisión debería citarse como:Osborn DA, Sinn JLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron tres estudios elegibles que examinaron a lactantes de alto riesgo con antecedentes de alergia en familiares de primer grado. Ningún estudio elegible incluyó lactantes alimentados con leche materna. Ningún estudio analizó el efecto de una alimentación temprana y a corto plazo con fórmula de soja. Todos compararon la alimentación prolongada con fórmula de soja y fórmula de leche de vaca. Un estudio fue de metodología adecuada y sin alergia irregular, lo que previno las co-intervenciones en los grupos de tratamiento. Un estudio con ocultamiento de la asignación incierto y 19,5% de pérdidas durante el seguimiento informó una reducción significativa en la alergia, asma y rinitis alérgica en niños. Sin embargo, ningún otro estudio informó sobre beneficios significativos con el uso de una fórmula de soja. El metanálisis no halló diferencias significativas en la incidencia de alergia infantil (2 estudios; RR típico 0,73; IC del 95%: 0,37 a 1,44). En un estudio, no se informó ninguna diferencia significativa en el asma en lactantes (RR 1,10; IC del 95%: 0,86 a 1,40), eccema en lactantes (RR 1,20; IC del 95%: 0,95 a 1,52), la prevalencia de eccema en niños (RR 1,10; IC del 95%: 0,73 a 1,68), rinitis en lactantes (RR 0,94; IC del 95%: 0,76 a 1,16) o la prevalencia de rinitis en niños (RR 1,20; IC del 95%: 0,73 a 2,00). El metanálisis no encontró ninguna diferencia significativa en la incidencia de asma en niños (3 estudios, 728 lactantes; RR típico 0,71; IC del 95%: 0,26 a 1,92), la incidencia de eccema de la niñez (2 estudios, 283 lactantes; RR típico 1,57; IC del 95%: 0,90 a 2,75) o la incidencia de rinitis en niños (2 estudios, 283 lactantes; RR típico 0,69; IC del 95%: 0,06 a 8,00). Un estudio no informó ninguna diferencia significativa en la IPLV en lactantes (RR 1,09; IC del 95%: 0,45 a 2,62), la ALV en lactantes (RR 1,09; IC del 95%: 0,24 a 4,86), la incidencia de alergia a la proteína de soja en niños (RR 3,26; IC del 95%: 0,36 a 29,17) y la urticaria. Ningún estudio comparó la fórmula de soja con la fórmula de proteínas hidrolizadas.

Tools
Information
Share/Save