¿El apoyo para dejar de fumar brindado por el personal de farmacia comunitaria ayuda a las personas a dejar de fumar?

Antecedentes

El hábito de fumar es la causa principal de muerte y enfermedad prevenible en todo el mundo. Los farmacéuticos comunitarios son profesionales de la salud respetados que brindan servicios de salud de fácil acceso y convenientes a sus comunidades, y están bien situados para ayudar a sus clientes a dejar de fumar. De hecho, muchos gobiernos reconocen a las farmacias comunitarias como una forma útil de prestar muchos servicios de salud. Sin embargo, se necesita evidencia de que estos servicios son efectivos antes de desarrollarlos más ampliamente.

Características de los estudios

Se realizaron búsquedas de estudios relevantes en enero 2019 y se encontraron siete con 1774 personas. Se realizaron tres estudios en el Reino Unido y uno en Australia, Estados Unidos, Qatar e Italia. Cada estudio proporcionó apoyo conductual presencial brindado por el personal de farmacia, que recibió formación específica. Los estudios compararon el programa estructurado con un apoyo menos intensivo para dejar de fumar.

Resultados clave

Se encontró evidencia de que la atención estructurada más intensiva administrada por el personal de la farmacia comunitaria probablemente ayuda a más personas a dejar de fumar que el apoyo menos intensivo.

Calidad de la evidencia

Se encontró evidencia de calidad baja de que el apoyo de la farmacia comunitaria ayuda a las personas a dejar de fumar. Las limitaciones de la evidencia se debieron a problemas potenciales con las formas en que se realizaron algunos de los estudios y el bajo número de personas que dejaron de fumar en los estudios incluidos, por lo que no se sabe cuán efectivos son realmente estos programas.

Conclusiones de los autores: 

Los farmacéuticos comunitarios pueden brindar apoyo conductual efectivo a las personas que intentan dejar de fumar. Sin embargo, esta conclusión se basa en evidencia de certeza baja, limitadas por el riesgo de sesgo y la imprecisión. Los estudios de investigación adicionales podrían cambiar esta conclusión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los farmacéuticos comunitarios podrían proporcionar un tratamiento efectivo para dejar de fumar porque ofrecen fácil acceso a los miembros de la comunidad. Están bien situados para proporcionar asesoramiento sobre el uso correcto de los productos para dejar de fumar y apoyo conductual para ayudar en el abandono.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones administradas por el personal de farmacias comunitarias para ayudar a las personas a dejar de fumar, con o sin uso concurrente de farmacoterapia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscaron en el registro especializado del Grupo de Revisión Cochrane de Adicción al Tabaco, junto con clinicaltrials.gov y el ICTRP, los estudios sobre el abandono del hábito de fumar realizados en una farmacia comunitaria, con los términos de búsqueda «pharmacist* or pharmacy or pharmacies». Fecha de la búsqueda más reciente: enero 2019.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de intervenciones administradas por el personal de farmacias comunitarias para promover el abandono del hábito de fumar en los clientes fumadores, en comparación con el apoyo farmacológico habitual o cualquier programa menos intensivo. La principal medida de resultado fueron las tasas de abandono del hábito de fumar a los seis meses o más después del comienzo de la intervención.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar esperados por Cochrane para el cribado de los estudios y la extracción y manejo de datos. Se realizó un metanálisis mediante un modelo de efectos aleatorios de Mantel-Haenszel para generar cocientes de riesgos (CR) e intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se identificaron siete estudios con 1774 participantes. Se consideró que el riesgo de sesgo de tres estudios era alto, y en cuatro, incierto. Cada estudio brindó apoyo conductual presencial por el personal de la farmacia, y requirió su capacitación. Por lo general, estos programas incluyeron apoyo desde el inicio antes del día en que se deja de fumar y la continuación de las citas semanales durante varias semanas después. Los comparadores fueron apoyo conductual mínimo o menos intensivo para el abandono del hábito de fumar, que generalmente consistió en unos pocos minutos de asesoramiento único sobre cómo dejarlo. Los participantes en los brazos de intervención y de control recibieron una farmacoterapia equivalente para el abandono del hábito de fumar en todos los estudios menos en uno. Todos los estudios se realizaron en países de ingresos altos y se reclutaron participantes que visitaban farmacias. Se agruparon seis estudios de 1614 participantes y se detectó un beneficio de las intervenciones conductuales más intensivas para el abandono del hábito de fumar administradas por el personal de las farmacias comunitarias en comparación con las intervenciones menos intensivas para el abandono del hábito de fumar durante el seguimiento más largo (CR 2,30; IC del 95%: 1,33 a 3,97; I2 = 54%; evidencia de certeza baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save